Relación de López Obrador con el sector empresarial, ¿en un 'punto de quiebre'?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Relación de López Obrador con el sector empresarial, ¿en un 'punto de quiebre'?

COMPARTIR

···
menu-trigger

Relación de López Obrador con el sector empresarial, ¿en un 'punto de quiebre'?

bulletEsta es la situación de la relación del presidente mexicano con la IP, en medio de la pandemia por el coronavirus y una economía a la baja.

Bloomberg /Michael O'Boyle
25/03/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La relación del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, con el sector empresarial del país se está deteriorando rápidamente por la respuesta al coronavirus y su decisión de respaldar un voto popular para cerrar una planta de cerveza parcialmente construida, cuando la economía no está en su mejor momento.

El lunes, López Obrador respaldó una consulta pública del fin de semana en la que la población de Mexicali votó a favor de revocar las licencias de la cervecería de Constellation Brands. El presidente justificó la cancelación diciendo que necesita "escuchar a la gente" incluso si la participación en la votación fue de menos del 5 por ciento de los votantes registrados.

Los líderes empresariales señalaron la decisión como una herida autoinfligida que disuadiría las inversiones en México en medio de una caída del mercado global que ha hundido el peso a un mínimo histórico. El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) criticó la posición del gobierno.

"La señal que México envía al mundo es que la ley no se respeta aquí, y que no hay ninguna garantía para aquellos que buscan invertir, generar empleo y desarrollo en nuestro país", dijo el CCE en un comunicado.

La relación entre AMLO y la comunidad empresarial de México siempre fue complicada, incluso con los esfuerzos de ambas partes para lograr un tono conciliador. López Obrador, que pasó toda su carrera política denunciando a los ricos y poderosos, ganó la elección con la promesa de romper con el capitalismo y poner a los pobres de México en primer lugar, manteniendo la postura favorable a los negocios de México.

Sin embargo, la dura refutación utilizada por el grupo empresarial liderado por Carlos Salazar, quien se había convertido en uno de los principales intermediarios entre los líderes empresariales y AMLO, marca una posible fractura en el acuerdo visto en los primeros 16 meses del nuevo gobierno.

AMLO tuvo un comienzo difícil al cancelar el aeropuerto de Texcoco parcialmente construido, incluso antes de tomar el poder en diciembre de 2018. Luego desafió los proyectos de gasoductos del sector privado. Su gobierno dijo que podría reducir los subsidios de los parques solares y eólicos privados.

"Justo cuando crees que el presidente mexicano está listo para tomar las decisiones correctas para la prosperidad a largo plazo del pueblo mexicano, te muestra lo increíblemente terco que puede ser", dijo Duncan Wood, director del Mexico Institute del Wilson Center, en Washington.

"El efecto indirecto del proyecto Constellation Brands va a ser enorme", dijo Wood. "Esto asustará a los inversores aún más de lo que ya lo han estado".

La oficina de prensa de López Obrador no respondió a una solicitud de comentarios sobre este artículo. El miércoles, López Obrador sugirió que podría haber habido irregularidades en los permisos para la fábrica de cerveza, y agregó que no estaba preocupado por reducir la inversión.

AMLO también ha sido criticado recientemente por líderes empresariales por su manejo de la crisis del coronavirus y su negativa a implementar planes de estímulo para 'domar' una economía a la baja, justo cuando los gobiernos de todo el mundo se apresuran a apuntalar la confianza en medio del brote del virus.

"Hacemos un llamado al Gobierno mexicano para que intensifique su respuesta para evitar consecuencias catastróficas", dijo Bosco de la Vega, presidente del Consejo Nacional Agropecuario (CNA), durante una video conferencia la semana pasada.

México se enfrenta al riesgo de quiebras generalizadas de pequeñas y medianas empresas si no ofrece un plan más sólido para apoyarlas a medida que se cierran sectores de la economía debido al brote, dijo un ex alto funcionario del gobierno de la administración anterior que ahora representa al sector privado. Solicitó el anonimato para no interrumpir las conversaciones con el gobierno.

En lugar de una respuesta coordinada de sus funcionarios como se vio en Chile, la comunidad empresarial fue recibida el lunes por la mañana con una conferencia de López Obrador sobre cómo no habría rescates ni exenciones fiscales para las grandes empresa durante esta crisis.

“Quieren que desperdiciemos gastos como en el pasado. Cada vez que había una emergencia: tirar dinero. No, tenemos que ocuparnos del presupuesto”, dijo López Obrador este miércoles, repitiendo su postura de austeridad. Dijo que ofrecería préstamos bajos o sin intereses a las pequeñas empresas.

"Necesitamos coordinación de las autoridades", dijo Carlos González, jefe de investigación de la correduría mexicana Monex. "Lo que tenemos son acciones desarticuladas".