Esta metodología invierte los pasos clásicos para emprender
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Esta metodología invierte los pasos clásicos para emprender

COMPARTIR

···
menu-trigger

Esta metodología invierte los pasos clásicos para emprender

bulletAcuñada por Eric Reis, la metodología Lean Startup busca reducir el número de empresas que fracasan, validando la idea de negocio directamente con el cliente.

bulletIBM, BID y la aceleradora Idearse-Anáhuac se han unido para lanzar en México un programa de aceleración basado en este método.

Nieves Tejada
30/08/2018
Según una investigación de Harvard Business School, el 75% de las nuevas startups fracasan en los primeros años de vida.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Se acabaron los tiempos en los que para emprender era necesario elaborar un plan de negocio con un pronóstico a cinco años, usarlo para buscar financiación y así desarrollar el producto o servicio, o al menos eso es lo que busca la metodología Lean Startup.

Acuñada por Eric Reis en su libro “Lean Startup: cómo crear empresas de éxito utilizando la innovación continua” en 2011, esta metodología de emprendimiento se ha convertido en la más utilizada en Silicon Valley. Lean Startup aboga por ir valorando el negocio conforme se va desarrollando el servicio o producto. La validación de ideas se hace mediante experimentación y con una retroalimentación constante de los clientes.

“Esta forma de crear una empresa puede reducir la probabilidad de fracaso y por lo tanto la pérdida de inversión y tiempo”, asegura Luis Baeza, Líder de Ecosistema de IBM México, en entrevista para El Financiero.

Según una investigación de Harvard Business School, el 75% de las nuevas startups a nivel mundial fracasan en los primeros años de vida. En México esa cifra es incluso más grande, en donde solo 1 de cada diez sobrevive.

Esta forma de crear una empresa puede reducir la probabilidad de fracaso y por lo tanto la pérdida de inversión y tiempo".
Luis BaezaLíder de Ecosistema de IBM México

El método se estructura en tres pasos fundamentales. En primer lugar, el emprendedor debe identificar y definir el problema. Lo puede hacer a través de encuestas a los potenciales clientes. Después necesita desarrollar un “producto mínimo viable” y probarlo con los usuarios reales para ver si funciona. Finalmente, es necesario monetizarlo y ver si el cliente está dispuesto a pagar por el servicio o producto. Así, el emprendimiento es considerado como un proceso continuo, en el que se prueba, se revisa, se descartan hipótesis, se aprende de los clientes, se van añadiendo cambios y lo importante es poder adaptarse a las necesidades del usuario más rápido que la competencia.

El surgimiento de este método no hubiera sido posible sin la tecnología y la transformación digital. “Con la tecnología actual puedes hacer un prototipo básico del producto y probarlo. Por ejemplo, gracias a la tecnología basada en la nube puedes ver cómo funciona la inteligencia artificial o las herramientas de Big Data”, señala Baeza, quién cree que México todavía debe crecer mucho tecnológicamente.

“Aunque México es la decimocuarta economía a nivel mundial, se encuentra en el puesto 41 si analizamos el índice de desarrollo digital. Por lo tanto hay una área de oportunidad para fomentar el uso de la tecnología”, comenta Baeza.

Es así como IBM en alianza con el Fondo Multilateral de Inversiones del Banco Interamericano de Desarrollo y la Aceleradora de Negocios IDEARSE-Anáhuac deciden lanzar el programa Lean Startups México. Con él, buscan brindar apoyo a los emprendedores mexicanos.

El programa, que arrancó hace unos meses, prevé la creación de veinte sedes en todo el país. De momento ya se lanzaron las sedes de Hidalgo, Estado de México, Yucatán y San Luis Potosí. Antes de que finalice el año, se lanzará una sede más y las otras 15 convocatorias se abrirán en 2019.

Para entrar en el programa, basta con inscribir la iniciativa en la página oficial rellenando el formulario con información sobre el equipo y sus capacidades técnicas, el proyecto, la inversión realizada hasta el momento, un video de presentación y otros datos relacionados con la industria y el mercado.

Las convocatorias se abren durante un mes y después son seleccionadas entre diez y quince iniciativas que entran en el proceso de aceleración sin costo alguno. Los seleccionados trabajan durante nueve semanas con un instructor personalizado para evaluar el proyecto siguiendo los pasos de la metodología.

El programa cubre todo tipo de sectores, Fintech, agroindustria, salud, educación, entre otros. Actualmente en México ya cuentan con sesenta proyectos inscritos y diecinueve graduados en producción que salieron del programa y siguen operando sus servicios.