Guerra comercial amenaza negociaciones de Boeing con China
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Guerra comercial amenaza negociaciones de Boeing con China

COMPARTIR

···
menu-trigger

Guerra comercial amenaza negociaciones de Boeing con China

bulletEl pedido potencial de las aerolíneas chinas, el cual involucra unos cien aviones de doble pasillo, tendría un valor de más de 30 mil millones de dólares antes de los descuentos habituales, dependiendo de la combinación de aviones.

Bloomberg News
05/06/2019
Actualización 05/06/2019 - 12:24
Un Boeing 737 Max 8 de la aerolínea china Yangtze River Airlines.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Boeing ha estado negociando uno de los pedidos más grandes de aviones de línea ancha con aerolíneas chinas, incluso a medida que aumentan las tensiones entre Washington y Beijing, aseguraron este miércoles personas familiarizadas con las conversaciones.

Las discusiones se centran en unos cien aviones de doble pasillo: Dreamliners 787, así como aviones 777X, el avión de largo alcance más reciente en la alineación de Boeing, dijo una de las personas, quien pidió no ser nombrada ya que las conversaciones son privadas.

Las negociaciones se han centrado en particular en el 777-9, el avión más caro del fabricante con un precio de 442.2 millones de dólares, que se ha visto envuelto en una caída de las ventas antes de su debut en 2020.

Ningún acuerdo es inminente, advirtieron las personas, y la guerra comercial es una complicación importante para todos los involucrados. La parte china está esperando directrices del Gobierno antes de seguir adelante con las discusiones, según algunas personas, a medida que se intensifica la lucha entre Estados Unidos y China.

La batalla por el comercio y la tecnología entre las dos economías más grandes del mundo ha entrado en una nueva fase, con acusaciones de que China ha incumplido los compromisos adquiridos en la mesa de negociaciones, lo que ha desencadenado una nueva ronda de aranceles.

Las empresas se ven atrapadas en la disputa: el presidente Donald Trump está impidiendo que el gigante de las telecomunicaciones Huawei compre tecnología estadounidense y busca extender la prohibición a cinco empresas chinas de videovigilancia.

Beijing prometió tomar represalias, emitiendo una advertencia de viaje para Estados Unidos y amenazando con poner en una lista negra a empresas extranjeras. Lanzó una investigación sobre FedEx por entregas 'indebidas', y la principal empresa conjunta de Ford Motor en China fue multada por violaciones antimonopolio este miércoles.

Aun así, las negociaciones por los aviones subrayan los intereses superpuestos entre los dos países en cuanto a aviación. Boeing, bajo presión por la puesta a tierra mundial de su avión 737 Max, es el mayor exportador de Estados Unidos, y el acuerdo ayudaría a reducir el déficit comercial de su país de origen con China.

El pedido potencial tendría un valor de más de 30 mil millones de dólares antes de los descuentos habituales, dependiendo de la combinación de aviones.

Boeing declinó hacer comentarios, mientras que la Administración de Aviación Civil de China no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios de Bloomberg News.

China es una superpotencia emergente de la aviación, en camino a convertirse en el mayor mercado de aviación del mundo en la década de 2020. Tiene ambiciones de unirse eventualmente a Boeing y Airbus como fabricante de aviones dominante a nivel global, pero el primer avión de fuselaje ancho desarrollado localmente está a al menos ocho años.

Eso deja a las aerolíneas del país en manos de los duopolistas para obtener aviones grandes que naveguen sobre los océanos y satisfacer la demanda de viajes de los consumidores chinos.

Los nuevos aviones ayudarían a reemplazar una generación anterior de aviones 777, detalló una de las personas. Boeing ha vendido 101 de esos aviones a aerolíneas chinas, según su sitio web.

La empresa ha pronosticado ventas saludables para el 777X en China, donde las aerolíneas aún deben solicitar un modelo descomunal, el primer avión bimotor diseñado para transportar a más de 400 viajeros.

Pero el momento del debut del avión es incierto, en medio de una controversia sobre el proceso de certificación de aviones en Estados Unidos a raíz de dos accidentes mortales del 737 Max de cuerpo estrecho, de Boeing.

Con el Max en tierra por tiempo indefinido, Boeing está buscando órdenes de aviones de cuerpo ancho más grandes para ayudar a aumentar su efectivo.

A pesar de los antecedentes comerciales prohibitivos, la compañía con sede en Chicago todavía está trabajando para alcanzar un acuerdo comercial que sus clientes en China puedan llevar al gobierno para su aprobación, destacaron las personas.

Boeing está "muy comprometido" en las conversaciones comerciales entre Estados Unidos y China, explicó su director ejecutivo, Dennis Muilenburg, en una conferencia en Bernstein el 29 de mayo.

China inicialmente consideró poner el 737 Max en un borrador de la lista de productos estadounidenses que el país compraría para reducir su superávit comercial con Estados Unidos, pero cambió de opinión ante la preocupación por la seguridad de la aeronave, expusieron personas familiarizadas con el asunto en marzo.

China fue el primer país del mundo en poner en tierra el 737 Max, el avión más vendido de Boeing. La medida atrajo atención, ya que ignoraba la posición de las autoridades de aviación estadounidenses en ese momento.

La Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) finalmente se unió a los reguladores de todo el mundo dejando en tierra el modelo de pasillo único.