menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Producción automotriz en México vive en marzo su peor caída en 11 años

COMPARTIR

···
menu-trigger

Producción automotriz en México vive en marzo su peor caída en 11 años

bulletArmado bajó 24.6%, debido al paro de firmas por COVID-19; la exportación disminuyó 11.9%, la mayor reducción en cuatro años.

Axel Sánchez
07/04/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

En marzo de 2020 se armaron en México 261 mil 805 automóviles, 24.6 por ciento menos que lo reportado en el mismo mes del año pasado. Se trata de la peor caída para un tercer mes desde la crisis económica global de 2009 y el volumen más bajo en siete años, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Así, en el tercer mes del año, la industria automotriz mexicana presentó la mayor caída en 11 años en producción de vehículos para un tercer mes, cuando la variación fue de -32.4 por ciento, derivado de la suspensión de labores en distintas plantas del país como medida de precaución ante la propagación del coronavirus COVID-19.

Esta situación repercutió en la exportación de autos que realizó el país, pues en marzo de este año se enviaron al extranjero 285 mil 75 unidades, 11.9 por ciento por debajo de los reportado en el mismo lapso de 2019, siendo la mayor caída en cuatro años.

“También una menor demanda en Estados Unidos, causada por el coronavirus, afecta los planes de las empresas del país, pues es el principal mercado de destino de la industria nacional”, afirmó en entrevista previa Brais Alvarez, Automotive Account Manager de la consultora J.D. Power México.

Fausto Cuevas, director general de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), destacó que en marzo se mandaron 220 mil 002 autos a la Unión Americana, 13.7 por ciento inferior a lo registrado en el mismo mes de 2019.

“Nuestro principal socio reportó una caída de 37.9 por ciento en venta de autos, aunque somos el país que menos redujo su envío a Estados Unidos, frente a otros competidores en dicho mercado. Por ahora 17 por ciento de los autos que se venden en la Unión Americana son hechos en México”, comentó.

La empresa que más redujo su producción de autos en marzo fue Honda con un desplome de 52.6 por ciento, Audi bajó 48.6 por ciento, seguida por Ford con una baja de 45.8 por ciento y Toyota con una reducción de 43.7 por ciento, estas empresas fueron las primeras en anunciar sus medidas sanitarias ante el coronavirus.

Se espera que la mayoría de las empresas armadoras regresen para finales de este mes, excepto Ford, que anunció en un comunicado que aún no tiene una fecha de regreso.

“La salud y la seguridad de nuestra fuerza laboral, distribuidores, clientes, socios y comunidades sigue siendo nuestra máxima prioridad. Estamos trabajando muy de cerca con los líderes sindicales para desarrollar procedimientos adicionales de salud y seguridad destinados a ayudar a mantener nuestra fuerza laboral segura y saludable”, dijo Kumar Galhotra, presidente de la empresa en Norteamérica.

En cifras acumuladas al primer trimestre de 2020, se armaron en México 908 mil 393 autos, cifra 8.6 por ciento debajo de lo registrado en igual periodo del año pasado, la mayor reducción en 11 años.

Mientras que entre enero y marzo de este año se enviaron al extranjero 779 mil 294 vehículos, 6.9 por ciento inferior a lo reportado en el mismo lapso de 2019, también es la caída más grande desde 2009.

Ante la falta de un respaldo por parte del gobierno de México ante la crisis económica que ocasionará la pandemia de coronavirus Covid-19, los distribuidores buscan mecanismos propios para enfrentar la contingencia y poder sostener los empleos que generan, afirmó Guillermo Rosales, director general adjunto de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA).

“Se están trabajando en mecanismos para enfrentar esta contingencia, como usar canales de venta por internet, seguimiento de mantenimiento por llamadas telefónicas, se tiene una coordinación con las financieras de las marcas y los bancos para tener planes de apoyo, para el pago de los financiamientos del inventario”, dijo el represente industrial.

A pesar de ello, dijo que está la posibilidad de que algunas agencias deberán hacer ajustes en su plantilla, puesto que no están operando ningún piso de ventas, ante las medidas de contingencia decretadas por el gobierno federal.

Rosales aseveró que insistirá al gobierno federal por medidas que protejan el empleo que genera la industria automotriz, usando incluso su participación en distintas cámaras empresariales.

Agregó que es lamentable que no se tomen en cuenta las propuestas del sector privado en la que puede ser la peor crisis económica de la presente generación y la más profunda de los últimos 100 años.

“El presidente está empeñado en hacer más de lo mismo (…) Somos el único país que rechaza el apoyo a la inversión privada y da la espalda a sus trabajadores”, destacó.