¿Qué hacer ante la 'seducción' de los activos de los mercados emergentes?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Qué hacer ante la 'seducción' de los activos de los mercados emergentes?

COMPARTIR

···

¿Qué hacer ante la 'seducción' de los activos de los mercados emergentes?

El mejor enfoque hacia los activos en los mercados emergentes es ser selectivo.

Financial Times / Mohamed El-Erian
12/03/2019
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Ilustración: Ismael Angeles.

Conforme los activos de los mercados emergentes son impulsados en direcciones opuestas, hay dos enfoques tentadores —pero igualmente erróneos —que los inversionistas pueden adoptar.

El primero es aumentar bruscamente o reducir la exposición a los bonos, acciones y monedas de los mercados emergentes, porque se pueden presentar buenos argumentos en favor de cualquiera de los dos enfoques. El segundo es quedarse paralizados y no hacer nada, precisamente porque no se pueden decidir entre los conjuntos opuestos de argumentos.

En lugar de esto, la respuesta es ser selectivo. Hay varias formas de hacerlo, incluyendo el cambio de tenencias de deuda en moneda local a bonos vendidos en moneda extranjera, y favorecer inversiones soberanas (y algunas corporativas) de alta calidad basadas en balances sólidos.

El argumento en favor de un aumento general en la exposición a los mercados emergentes se basa en la mejora de las condiciones en ciertos países, el contexto global más amplio, así como los cambios estructurales dentro de la propia clase de activos.

La mayoría de los países grandes e influyentes, entre ellos Argentina, Brasil y Turquía, han superado los trastornos financieros que enfrentaron en 2018. Los impactos fueron severos, pero las respuestas políticas agresivas, los balances soberanos adecuados y, en el caso de Argentina, la intervención excepcional del FMI, les permitieron a los países navegar un año muy difícil. El precio que cada uno pagó fue una importante contracción económica.

El repunte en los precios de los productos básicos ha sido positivo para los activos de los mercados emergentes. Después de caer un 15 por ciento en 2018, los precios de los productos básicos se recuperaron un 13 por ciento en los primeros dos meses de este año, generando mayores ingresos por exportaciones para algunas naciones de mercados emergentes.

El dramático giro político por parte de la Reserva Federal en enero también ha contribuido, al permitir que otros bancos centrales se distancien de medidas más duras. Por lo tanto, no es sorprendente que las acciones de los mercados emergentes subieran un 9 por ciento en los primeros dos meses de 2019, los bonos vendidos en monedas extranjeras obtuvieran una rentabilidad del 5 por ciento y los bonos vendidos en monedas locales obtuvieran casi el 4 por ciento.

Finalmente, una característica estructural notable de la inversión en mercados emergentes también proporciona cierta comodidad adicional. A pesar de los problemas en 2018, el dinero invertido con fondos de mercados emergentes se ha mantenido relativamente ‘leal’; las salidas de capital fueron inferiores a lo que la historia habría pronosticado. Esto apoya la opinión de que la clase de activos está logrando desarrollar una base más profunda y amplia de inversionistas dedicados.

Sin embargo, en oposición a este sólido argumento a favor de un amplio aumento en las propiedades en los mercados emergentes, existe un conjunto igualmente convincente de argumentos bajistas que se basan en acontecimientos en países específicos y en el panorama económico mundial.

Comenzando con los países, está claro que la transición hacia un crecimiento más rápido e inclusivo sigue siendo difícil de alcanzar para muchos de ellos. Esto debilita el argumento a largo plazo a favor de los mercados emergentes mientras que a su vez aumenta el riesgo de trastornos políticos, regulatorios o financieros.

El contexto económico mundial también es preocupante. Aunque se implementaron para revertir una desaceleración en China, las medidas tradicionales que los responsables políticos han tomado hasta ahora — préstamos dirigidos, recortes en las exigencias de reservas para los bancos y una mayor inversión por parte de empresas estatales —han sido menos efectivas que en el pasado. En Europa, la falta de políticas favorables al crecimiento, lo cual refleja tanto las incertidumbres políticas específicas de cada país como las de la Eurozona, está debilitando el impulso económico.

El mejor enfoque hacia los activos en los mercados emergentes es ser selectivo. Esto incluye aprovechar los rendimientos más altos de bonos y préstamos con vencimiento a corto plazo en algunos de los activos de grado especulativo que, sin embargo, tienen reservas para pagar la deuda que vencería pronto.