Diferencial de tasas entre el bono a 5 años y el cete a un mes en mínimo de 14 años
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Diferencial de tasas entre el bono a 5 años y el cete a un mes en mínimo de 14 años

COMPARTIR

···
menu-trigger

Diferencial de tasas entre el bono a 5 años y el cete a un mes en mínimo de 14 años

bulletLos instrumentos de corto plazo ofrecen un mayor rendimiento que los de mayor lapso, situación que no se registraba desde 2005.

Esteban Rojas
12/06/2019
Actualización 12/06/2019 - 7:04
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La brecha entre los rendimientos de los instrumentos de deuda en México se amplía, lo que anticipa que prevalecerá un débil desempeño en la economía, sin descartar el riesgo de una recesión de no aplicar a tiempo medidas anticíclicas.

El diferencial entre el rendimiento que pagan los Cetes a 28 días contra el Bono M a 5 años se ubicó en 71 puntos base, el más elevado desde el 22 de septiembre del 2005, según los resultados de la última subasta primaria de valores publicados por el Banco de México.

Es decir, los instrumentos de corto plazo están ofreciendo un mayor rendimiento que los de mayor plazo, dando lugar a lo que se conoce como curva invertida.

“La curva invertida entre los rendimientos de largo y el corto plazo no solamente es un fenómeno que se está dando en México, sino que también se observa en Estados Unidos, lo cual es una señal de que se espera un débil crecimiento económico, sin descartar todavía un escenario de una recesión en dado caso de que no se tomen las medidas correctivas a tiempo”, dijo Carlos Hernández, analista de Masari Casa de Bolsa.

La mejoría en el riesgo generó un mayor ‘apetito’ por el papel de deuda del Gobierno mexicano en la subasta primaria de valores, aunque no fue suficiente para revertir el hecho de que los instrumentos de corto plazo den un mejor rendimiento que los de un horizonte de vencimiento mayor.

La subasta primaria de valores gubernamentales número 24 del año se caracterizó por una baja generalizada en las tasas de interés, aunque con una mayor velocidad en los de un horizonte mayor, como respuesta en parte al efecto positivo en la confianza derivada del acuerdo entre México y Estados Unidos en materia migratoria y comercial.

El rendimiento de los Cetes a 28, 91 y 175 días bajó en dos, cinco y cuatro puntos base, en cada caso, para ubicarse en 8.28, 8.30 y 8.31 por ciento, de acuerdo con el Banco de México.

La curva de rendimientos de los Cetes está plana, es decir, en el plazo que va de un mes hasta medio año, pagan a los que invierten sus recursos en este instrumento prácticamente lo mismo.

En tanto que la tasa del denominado Bono M a 5 años, con vencimiento en septiembre del 2024, se ubicó en 7.57 por ciento, una baja de 37 puntos base con la reportada en la subasta primaria anterior.

En los Udibonos de 10 años se reportó una tasa real de 3.50 por ciento, menor a la anterior de 3.84 por ciento.

“El comportamiento de los instrumentos de cobertura contra la inflación, como los Udibonos, es una señal de que el crecimiento de los precios al consumidor pudiera seguir siendo elevado en el corto plazo, aunque para finales de año pudiera ubicarse por debajo del rango máximo de tolerancia establecido en el 4 por ciento”, explicó.

El enfriamiento en el crecimiento económico y una menor inflación dejan la puerta abierta para esperar una reducción en la tasa de referencia del Banco de México.

“La curva de rendimientos descuenta 30 puntos base de recortes implícitos en la tasa de referencia de Banxico para este año y un total acumulado de 76 puntos base en un horizonte de 12 meses”, de acuerdo con analistas de Banorte.