Cesáreo Gámez: Recorta FMI perspectivas para México
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Cesáreo Gámez: Recorta FMI perspectivas para México

COMPARTIR

···
menu-trigger

Cesáreo Gámez: Recorta FMI perspectivas para México

bulletLa continua debilidad de la inversión se ha registrado en nuestro país en los últimos meses.

Opinión MTY UANL Cesáreo Gámez
24/01/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Cesáreo Gámez
Cesáreo GámezFuente: Cortesía

El Fondo Monetario Internacional (FMI) bajó drásticamente las perspectivas de crecimiento para la economía del país en su último reporte Panorama Económico Mundial (WEO, por sus siglas en inglés). Específicamente el WOE anticipa un crecimiento de 0.0 por ciento para 2019, que se incrementará a 1.0 por ciento en 2020 y a 1.6 por ciento durante el 2021.

Esto representa una reducción de tres décimas de punto en relación a los pronósticos contenidos en la edición anterior del WEO, en octubre de 2019.

Las perspectivas de crecimiento a nivel mundial también se ajustaron a la baja. Los analistas del FMI consideran que la economía mundial crecerá 3.3 y 3.4 por ciento en 2020 y 2021, respectivamente.

Para Estados Unidos, las nuevas perspectivas del WEO es que su economía crecerá 2.0 por ciento y 1.7 puntos porcentuales en 2020 y 2021, mientras que el IPB de Canadá registrará tasas de 1.8 por ciento en el presente año y el siguiente.

De acuerdo con el informe, el recorte de las perspectivas de crecimiento de México en 2020 y 2021 se deben, entre otras razones, a la continua debilidad de la inversión que se ha registrado en nuestro país en los últimos meses.

Y las cifras proporcionadas por el INEGI dan la razón a los analistas del FMI. De acuerdo con el organismo de generar las estadísticas en nuestro país, la inversión fija bruta registró una tasa negativa de 8.6 por ciento en octubre. Con este resultado, se completaron nueve meses consecutivos mostrando cifras negativas en este indicador.

Los rubros más afectados fueron la inversión en maquinaria y equipo, que registró una tasa negativa de 9.3 por ciento, destacando el equipo de transporte importado que mostró una caída de 22.2 puntos porcentuales en el periodo en cuestión.

La formación de capital es un elemento clave en la productividad, en el PIB potencial y en la capacidad de crecimiento de la economía, todo lo cual redunda en la creación de empleos, el incremento en los ingresos y en el bienestar de la población.

Esperemos que con las obras públicas anunciadas recientemente y la ratificación del T-MEC se restaure la confianza de los inversionistas y se retome el crecimiento en este indicador.

Crece inseguridad

La percepción de inseguridad por parte de los mexicanos adultos se incrementó en el último trimestre de 2019, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), realizada por el INEGI.

Entre la población mexicana mayor de 18 años, el porcentaje de ciudadanos que manifestaron sentirse inseguros en su localidad se incrementó de 71.3 a 72.9 por ciento en el último trimestre del año pasado.

En Nuevo León, la ENSU tuvo resultados contrastantes. El municipio con mayor percepción de inseguridad fue Monterrey, en donde pasó del 73.8 al 78.8 por ciento de la población adulta en el último trimestre de 2019.

Otros municipios que también registraron incrementos en la percepción de inseguridad fueron Guadalupe, Escobedo y San Nicolás.

En cambio, en Apodada, Santa Catarina y San Pedro, la percepción de inseguridad disminuyó. Por cierto, que San Pedro registró una percepción de inseguridad del 18.98 por ciento entre la población adulta, la más baja registrada en el país en este indicador.

La inseguridad sigue siendo una de las principales tareas pendientes de la administración de Andrés Manuel López Obrador. Durante el primer año de su mandato no disminuyó de manera significativa, incluso se registró el mayor número de homicidios en la historia del país.

Esto tiene consecuencias devastadoras en la confianza de los agentes económicos, que se traducen en menor inversión y un menor crecimiento de la economía del país.

El autor es economista de la UANL, con Doctorado en la Escuela de Graduados de Administración y Dirección de Empresas (EGADE) del ITESM. Es profesor de la Facultad de Economía de la UANL y miembro del SNI-Conacyt.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.