Jorge Paredes: Impulsando al sector inmobiliario
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Jorge Paredes: Impulsando al sector inmobiliario

COMPARTIR

···
menu-trigger

Jorge Paredes: Impulsando al sector inmobiliario

bulletEsta actividad solo se logrará cuando se avance en la observancia del estado de derecho y eso implica que todos cumplamos con lo establecido por las leyes.

Opinión MTY Panorama Inmobiliario Jorge Paredes
28/01/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Jorge Paredes Guerra
Jorge Paredes GuerraFuente: Cortesía

Todos los actores del amplio sector inmobiliario debemos cada uno en su trinchera sumar ideas, esfuerzos y acciones concretas para que nuestro impulso sea palanca del desarrollo económico de nuestro país.

Percibo muchas oportunidades de mejora de todo lo que hemos venido haciendo en el pasado en nuestra industria, y creo que todos podemos incidir para lograr los cambios que se requieren hacer.

Ahora que en este año inician a "moverse" los que serán protagonistas en las candidaturas a puestos de elección popular a nivel municipal, estatal y federal, debemos de pedirles que se requieren cambios unos de carácter urgente para mejorar nuestra calidad de vida.

A nivel municipal y estatal, el escollo más grande para cualquier emprendedor es la larga y tortuosa tramitología que se necesita llevar a cabo para lograr obtener un permiso de construcción, un permiso de subdivisión, un permiso de fraccionamiento, la tramitación de los regímenes de condominio, los certificados del registro público, los trámites en catastro y otros muchos más.

Me gustaría que en sus planes de las campañas políticas contemplaran cómo reducir los tiempos y mejorar los sistemas y procesos internos para darle rapidez y reducir los costos para los ciudadanos. Pero también combatir el principal escollo que es la corrupción.

Se puede lograr lo anterior haciendo que todos los trámites fueran en línea y apoyados con las más modernas plataformas de la tecnología de la información que actualmente se dispone. Además, darle total transparencia a dicha información y que se encuentre disponible en internet todos los usos de suelo permitidos, los CUS, COS y CAS de todos y cada uno de los lotes del municipio. Es increíble que solo dos municipios en el país, de los dos mil 457 que hay en la República Mexicana, tienen la información disponible en internet.

Sabemos que todos los derechos ciudadanos tienen su contrapartida en deberes. Tenemos derecho de libre tránsito en todas las calles y carreteras pero no podemos rebasar los límites de velocidad porque se nos multa o sanciona por la autoridad. Todos tenemos el derecho de libre ejercicio de la profesión que cada uno elija siendo lícita, pero debe estar regulada para defender los legítimos derechos de los consumidores. Lo primero que debe saber es si cumplen los asesores inmobiliarios con la Ley de Protección de Datos, con la Ley Antilavado, con la Ley de Extinción de Dominio y demás Leyes Fiscales.

Una persona sin un mínimo de capacitación para asesorar y orientar en el servicio inmobiliario establecido por un marco regulatorio no puede y no debe ejercer la profesión inmobiliaria, tal y como sucede en los Estados Unidos, Brasil y otros muchos países. Es tarea pendiente en la mayoría de las 32 entidades del país el que exista una ley que regule la actividad inmobiliaria. Se ha logrado a través de muchos años de insistencia que ya en la actualidad existan 18 leyes estatales inmobiliarias, sin embargo, lo que resulta insólito es que solo en cinco de éstos estados cuenten con su reglamento por lo cual en el resto es letra muerta la ley debido a la negligencia del poder ejecutivo para avanzar en su implementación como es el caso de Nuevo León.

El impulso de la actividad inmobiliaria solo se logrará cuando se avance en la observancia del estado de derecho y eso implica que todos los que nos dedicamos a la actividad inmobiliaria cumplamos con lo establecido por las leyes.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.