Rosa Nelly Trevinyo: Re-descubrimiento estratégico
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Rosa Nelly Trevinyo: Re-descubrimiento estratégico

COMPARTIR

···
menu-trigger

Rosa Nelly Trevinyo: Re-descubrimiento estratégico

bullet“Si los dueños no quieren, las cosas no pasan."

Opinión MTY Empresas Familiares Rosa Nelly Trevinyo-Rodríguez
16/09/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Rosa Nelly Trevinyo-Rodríguez
Rosa Nelly Trevinyo-RodríguezFuente: Cortesía

En medio de este momento histórico que estamos viviendo, muchas empresas familiares han decidido luchar y reinventarse…O mejor dicho, re-descubrirse. Para esto, no sólo han recurrido a la digitalización, sino que también han invertido en procesos de planificación estratégica que les permitan repensar su razón de ser, adaptar sus modelos de negocio y definir su “siguiente nivel”.

En esta “nueva” normalidad, ser eficientes no basta; hay que cambiar. Sin embargo, los cambios no se dan por arte de magia; y para que sean rápidos y verdaderos, deben venir “de arriba”. Así que, cuando de repensar el negocio se trata, el convencimiento y compromiso de los soci@s es indispensable. Y es que, al final, un proceso de cambio en la empresa es también, un proceso de re-descubrimiento único en la familia empresaria—desarrollo de capacidades personales y re-construcción de un sueño compartido. Por eso, si los dueños no quieren, las cosas no pasan.

¿Cómo empezar? Contrata a un buen asesor familiar-empresarial. Tengámoslo claro, para que el re-descubrimiento estratégico funcione, es esencial que todos los miembros de la familia empresaria participen en las reflexiones; acepten que desean y necesitan cambiar para adaptarse a la nueva realidad; exhiban ilusión por re-descubrirse a título personal y profesional; visualicen su futuro y el futuro del negocio en el largo plazo y se comprometan a no estorbar en los esfuerzos de implementación del cambio. Ningún proceso de planificación estratégica, por más elaborado que sea, hace (o logra) esto por sí solo.

¿Y luego?...

PASO # 1: Comienza analizando el entorno y a tus clientes.

¿En qué mercado estamos? ¿Quiénes son mis competidores? ¿Qué están haciendo? ¿Cuál es su ventaja competitiva? ¿Compartimos clientes? ¿Quiénes son mis clientes? ¿Qué necesitan? ¿Qué hábitos de consumo exhiben en esta “nueva” normalidad? Se trata de realizar un benchmarking creativo y de construir posibles “nuevos” escenarios de mercado.

PASO # 2: Re-define tu identidad estratégica.

¿En qué somos los mejores? ¿Qué productos/servicios no otorgaremos? ¿Por qué hemos sobrevivido esta crisis? ¿Cuál es nuestra esencia? ¿Cuáles son nuestros valores? ¿En qué otros sectores o nichos de mercado podríamos aplicar nuestras capacidades y experiencia? ¿Existe alguna “asociación” que pudiera resultar viable, rentable y deseable para la empresa y para sus dueños? Se trata de definir nuestra identidad y nuestras capacidades a potenciar.

PASO # 3: Aterriza la estructura y los procesos que realmente necesitas.

¿Qué áreas, procesos, productos/servicios no agregan valor hoy en la empresa? ¿Por qué los tenemos? ¿Podemos optimizarlos, sustituirlos o eliminarlos? ¿Qué otras estructuras, procesos, productos/servicios pueden ser más viables y rentables? Se trata de configurar la organización para aprovechar nuevas oportunidades de negocio.

PASO # 4: Analiza tu cultura organizacional.

¿Tenemos el talento que necesitamos para llegar al “siguiente nivel”? ¿Trabajamos en equipo? ¿Nos comunicamos eficientemente? ¿Nos respetamos? ¿Fomentamos la profesionalidad, la evaluación certera y los resultados medibles? ¿Cómo se resuelven los conflictos? ¿Los incentivos y las compensaciones son adecuados? ¿Sabemos cuál es el proyecto conjunto que estamos construyendo (rumbo)?

Paso # 5: Fracasa temprano, seguido y barato.

¿Reconocemos el fracaso? ¿Salimos pronto de él o nos aferramos a nuestra idea? Debemos desarrollar la capacidad de reconocer cuando una (nueva) idea de negocio ha fallado, aceptarlo y movernos. Se trata de emprender dentro de la empresa continuamente—sin perder la ilusión.

Como diría Darwin: “No es la especie más fuerte la que sobrevive, ni la más inteligente, sino la que mejor responde al cambio”.

La autora es Socia de Trevinyo-Rodríguez & Asociados, Fundadora del Centro de Empresas Familiares del TEC de Monterrey y Miembro del Consejo de Empresas Familiares en el sector Médico, Petrolero y de Retail.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.