Alerta por coronavirus: buscan a pasajeros de un crucero que desembarcó en Camboya
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Alerta por coronavirus: buscan a pasajeros de un crucero que desembarcó en Camboya

COMPARTIR

···
menu-trigger

Alerta por coronavirus: buscan a pasajeros de un crucero que desembarcó en Camboya

bulletLas autoridades sanitarias de todo el mundo se están movilizando luego de que se descubriera que una huésped estadounidense del barco estaba infectada.

Bloomberg / K. Oanh Ha y Philip Heijmans
17/02/2020
El crucero Westerdam es propiedad de Holland America.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

No acaban las desventuras para el llamado crucero 'paria' Westerdam, que por temor al coronavirus fue rechazado por cinco puertos y que finalmente pudo atracar en Camboya la semana pasada, busca ahora a los pasajeros que desembarcaron después de que se descubriera que una huésped estadounidense del barco estaba infectada.

El operador de cruceros Holland America Line, que aseguró que el patógeno no había afectado a nadie a bordo del Westerdam, ahora dice que está trabajando con las autoridades para lidiar con las posibles consecuencias de los pasajeros que regresaron y que pudieron haber estado expuestos al virus. Los pasajeros provienen de 41 países y territorios, la mayoría de Estados Unidos.

Desde Países Bajos hasta Tailandia, las autoridades sanitarias están implementando procedimientos, desde cuarentenas en instalaciones gubernamentales hasta registros con trabajadores de salud pública, para tratar manejar a los viajeros y el riesgo que representan si han sido infectados.

“Puede haber otras personas del barco que han adquirido la infección y no mostraron síntomas, pero ahora están regresando a casa”, asegura Ben Cowling, profesor de epidemiología en la Universidad de Hong Kong. “Ahora que hay un caso confirmado, poner a las personas que regresan a sus hogares en cuarentena es algo natural y razonable”.

La difícil situación del Westerdam, que obtuvo notoriedad en redes sociales después de ser rechazado por cinco países y territorios, se convirtió en un fiasco de salud pública horas después de que el primer ministro de Camboya, Hun Sen, diera la bienvenida a los pasajeros en el muelle y su ministerio de Salud los autorizara a desembarcar.

La saga del barco marca un nuevo golpe para la naciente industria de los cruceros de Asia y coincide con un aumento alarmante de infecciones en el Diamond Princess de Carnival, en cuarentena en Yokahama, Japón.

Malasia, Tailandia y Singapur dijeron que ya no permitirían que los pasajeros del Westerdam transiten por sus aeropuertos. La salida de la mayor parte de los Mil 455 pasajeros después de un cuestionario de salud autoinformado y un control de temperatura ha aumentado las tensiones entre algunos de los vecinos de Camboya en el sudeste asiático. Veinte pasajeros también habían resultado negativos para el coronavirus en Camboya antes de que se despejara el barco.

“La viceprimera ministra, que dirige el consejo nacional de respuesta a emergencias, ya anunció que no permitiremos vuelos desde Camboya que tengan pasajeros del Westerdam”, dijo Ong Kian Ming, viceministro del Ministerio de Comercio Internacional e Industria de Malasia. “Así que creo que está enviando una señal a las autoridades en Camboya”.

Estados Unidos evacuó a 300 estadounidenses del Diamond Princess, incluidos 14 que dieron positivo en la prueba para el virus pero no mostraban síntomas. Japón dijo que las infecciones del barco aumentaron a 454 después de que se identificaron 99 nuevos casos.

Tailandia, el último país en rechazar al Westerdam, dijo que someterá a los retornados a una cuarentena de 14 días y también les dará la opción de autocuarentena.

“El barco se considera de alto riesgo porque las personas están en contacto cercano entre sí por un periodo prolongado”, explica Subhuman Karnchanapimai, secretario permanente del Ministerio de Salud. “Solo miren lo que pasó con el Diamond Princess”.

La única infección en el Westerdam hasta el momento es una mujer estadounidense de 83 años que recibió autorización para viajar desde Camboya. Después de que ella y más de otros 100 pasajeros llegaron a Malasia el 14 de febrero para transitar, tuvo fiebre, tos y dificultades para respirar. Dos pruebas confirmaron el diagnóstico de coronavirus. Su esposo de 85 años dio negativo, al igual que otros seis pasajeros. Está en condición estable en un hospital de Kuala Lumpur.

En Camboya, Holland America, propiedad de Carnival, ahora está trabajando para gestionar una crisis de relaciones públicas que se intensifica. A los pasajeros se les dijo que su regreso a casa se retrasaría mientras las autoridades camboyanas volvían a realizar pruebas de coronavirus en todos los pasajeros restantes en el país, dijo el operador en su blog.

Según el operador del crucero, las pruebas para los 406 pasajeros del Westerdam en tránsito en un hotel en Phnom Penh resultaron negativas, por lo que fueron autorizadas a viajar a casa, mientras que las autoridades realizan pruebas a 255 huéspedes y 747 miembros de la tripulación que aún están a bordo del crucero.