El rebrote de COVID-19 en Beijing muestra lo 'sigiloso' que es el coronavirus
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El rebrote de COVID-19 en Beijing muestra lo 'sigiloso' que es el coronavirus

COMPARTIR

···
menu-trigger

El rebrote de COVID-19 en Beijing muestra lo 'sigiloso' que es el coronavirus

bulletLa crisis en el centro político de China también revela la dificultad de librar el contagio insidioso sin una vacuna efectiva.

Bloomberg
22/06/2020
Actualización 22/06/2020 - 19:17
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Justo cuando Beijing parecía listo para proclamar la victoria sobre el coronavirus, un hombre de 52 años con fiebre y escalofríos mostró cómo la pandemia puede salir de la aparente oscuridad.

El paciente había comprado carne y pescado en un mercado mayorista en el sur de Beijing ocho días antes de dar positivo el 11 de junio. Su infección marcó el primer caso de COVID-19 en la capital china en 55 días y anuló las esperanzas de que meses de distancia física, pruebas meticulosas y la cuarentena había llevado al patógeno a la extinción en la ciudad de más de 20 millones de habitantes.

Ahora, más de 200 personas dieron positivo en Beijing, se cerraron nuevamente las escuelas y se cancelaron miles de vuelos nacionales. El resurgimiento muestra una advertencia severa a los países que parecen haber cortado las cadenas de transmisión: la capacidad del coronavirus de causar pocos o ningún síntoma en una gran proporción de personas le permite propagarse en silencio durante semanas, incluso meses, creando reservas virales que pueden permanecer ocultos hasta que alguien se enferma lo suficiente como para justificar la prueba.

"La transmisión podría haber comenzado un mes antes, con tantos pacientes asintomáticos o levemente sintomáticos diseminando gran parte del virus al medio ambiente", dijo George Gao, jefe del Centro Chino para el Control y Prevención de Enfermedades, a asesores gubernamentales en una reunión en Shanghai la semana pasada. Es posible que el virus esté al acecho en condiciones oscuras y húmedas antes de que se amplifique en personas infectadas, dijo.

La crisis en el centro político de China también revela la dificultad de librar el contagio insidioso sin una vacuna efectiva.

Algunos países y ciudades que parecían haber domesticado el virus están viendo que los casos comienzan a aumentar nuevamente. Victoria, el segundo estado más poblado de Australia, endureció las medidas de control el lunes después de un aumento en los casos. Nueva Zelanda nombró a un líder militar la semana pasada para supervisar la cuarentena de los ciudadanos que regresan del extranjero para evitar nuevos brotes. A principios de este mes, el país eliminó los requisitos de distanciamiento físico después de informar cero casos activos de COVID-19, lo que indica que había logrado su objetivo de eliminar el virus.

En otros lugares, países desde Corea del Sur hasta Alemania están luchando contra nuevos cotagios, tratando de eliminar las chispas antes de que se conviertan en incendios furiosos.

"No podemos asumir que se 'elimina' en ninguna parte", dijo Peter Collignon, profesor de medicina clínica en la Escuela de Medicina de la Universidad Nacional de Australia en Canberra, que asesora al gobierno australiano sobre el control de infecciones.

Una pausa en los casos reportados puede reflejar que la transmisión se ha suprimido a niveles muy bajos, dijo Collignon. Aún así, el virus puede continuar infectando a las personas, aunque con síntomas mínimos, y "puede estallar y propagarse si se le da la oportunidad", dijo.

Las autoridades de salud de Beijing probablemente identificaron la punta de un iceberg de casos cuando diagnosticaron con COVID-19 al hombre de 52 años que asistió al mercado a principios de este mes, dijo Raina MacIntyre, profesora de bioseguridad global en la Universidad de Nueva Gales del Sur en Sydney.

"Es posible que el brote en sí comenzó semanas antes de ser identificado", dijo.

Poco después de que se detectó la infección del hombre, se encontraron más casos entre comerciantes y aquellos que compraban en el mercado mayorista. Los funcionarios de salud también identificaron el virus en muestras ambientales recolectadas, incluso en una tabla de cortar utilizada para cortar salmón importado.

La secuenciación genética mostró que el virus aislado en el brote fue similar al que se había propagado en Europa, lo que alimentó las especulaciones de que el virus podría haberse introducido a través del salmón importado.

El epidemiólogo jefe del Centro Chino para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), Wu Zunyou, dijo que el hallazgo "no indica mucho", ya que el artículo de la cocina puede haber sido contaminado por las gotas respiratorias de un trabajador o comprador infectado.

"Me imagino que en las plantas empacadoras de carne, si hubiera una persona infectada, podrían contaminar el medio ambiente y el virus podría estar allí por un tiempo", dijo Benjamin Cowling, jefe de epidemiología y bioestadística de la Universidad de Hong Kong. "Pero no hay evidencia que conduzca a una transmisión posterior".

Donde se ha estudiado la transmisión del coronavirus, parece haberse propagado principalmente de una persona a otra directamente, dijo Cowling.

Antes de este mes, Beijing detectó por última vez un nuevo caso a mediados de abril, cuando un estudiante que regresaba de los Estados Unidos se enfermó después de completar un período de 14 días en cuarentena a su llegada. Posteriormente transmitió el virus a su madre, hermano y abuelo, pero la transmisión estaba contenida dentro de la familia.

Después de que se informó la infección del 11 de junio, se detectaron seis casos al día siguiente, luego surgieron docenas de casos diariamente durante la semana siguiente. El viceprimer ministro de China, Sun Chunlan, advirtió sobre los riesgos de una mayor propagación dada la correlación del brote con un mercado mayorista abarrotado.

Beijing aumentó rápidamente las pruebas para detectar, tratar y poner en cuarentena a los infectados por el virus y rastrear sus contactos para sofocar el creciente grupo.

Wu, de China CDC, dijo que el brote en Beijing está bajo control, y los nuevos casos reportados reflejan el retraso entre las personas que contrajeron el virus y posteriormente dieron positivo.

Aún así, nuevos casos seguirán surgiendo, dijo Wu. "Por 'bajo control', no quiero decir que no habrá casos mañana o pasado mañana. La curva continuará por un tiempo, con cada vez menos casos".

Con nuevos casos en la meseta y sin la erradicación de COVID-19 a la vista, Beijing se abstuvo de recurrir a un bloqueo de toda la ciudad como el que frenó el contagio en Wuhan, donde surgió la pandemia a fines de 2019.

En cambio, los funcionarios están restringiendo el movimiento de los residentes en los puntos críticos identificados, un enfoque que busca detener la transmisión y causar la menor interrupción económica en la capital china.

"En China, existe una estrategia muy clara para reducir los casos de COVID-19 a cero y mantenerlos así lo más posible", dijo Cowling, de la Universidad de Hong Kong. "Pero las medidas necesarias para reducirlo a cero podrían ser demasiado drásticas y tener demasiado efecto en la salud a largo plazo de las personas, debido a las consecuencias económicas".

Mientras tanto, el resto del mundo está mirando para ver si el enfoque alternativo de Beijing puede sofocar el brote sin infligir más daño económico. Es otra situación difícil, la pandemia está obligando a los gobiernos de todo el mundo a sopesar este enfoque.

"No tiene precedentes", dijo MacIntyre. "La mayoría de las personas que viven hoy no han experimentado algo así".