Gloria a Hong Kong: manifestantes 'inundan' las calles en megaprotesta
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Gloria a Hong Kong: manifestantes 'inundan' las calles en megaprotesta

COMPARTIR

···
menu-trigger

Gloria a Hong Kong: manifestantes 'inundan' las calles en megaprotesta

bulletEsta manifestación fue organizada por el Frente Civil de Derechos Humanos y los prodemocrtáticos señalan que la lucha en Hong Kong continuará 'seguiremos adelante'.

Bloomberg I Por Cathy Chan, Iain Marlow y Aaron Mc Nicholas
08/12/2019
Actualización 08/12/2019 - 23:13
Manifestantes 'inundan' las principales avenidas de Hong Kong.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Hong Kong vio su mayor protesta prodemocrática en meses este domingo,un indicio de que habrá más disturbios el próximo año, ya que el movimiento que comenzó en junio para luchar contra el creciente control de China sobre la ciudad muestra su poder de permanencia.

Más de 800 mil personas abarrotaron las calles de Hong Kong, coreando lemas que resonaban entre los rascacielos, en una muestra masiva de apoyo a un movimiento de protesta que no daba visos de flaquear tras seis meses de reivindicaciones sociales y políticas.

Coreando “Luchad por la libertad” y “En pie con Hong Kong”, los manifestantes formaron una marea humana en la isla de Hong Kong, desde el distrito comercial de Causeway Bay hasta la zona financiera de Central.

Miles de manifestantes llenaron los principales bulevares del centro de la ciudad, algunos ondeando banderas estadounidenses, cantando 'Gloria a Hong Kong' y 'Cinco demandas, ni una menos'.

Las protestas fueron en gran parte pacíficas durante la tarde (hora local), aunque por la noche surgieron tensiones entre policías antidisturbios y algunos manifestantes radicales.

Esta manifestación fue la primera organizada por el Frente Civil de Derechos Humanos para obtener la aprobación de la policía desde agosto, lo que provocó que muchos hongkoneses, quienes normalmente no se unirían a una asamblea ilegal, salieran a las calles.

Las protestas se dan luego de una victoria ararasadora para las fuerzas prodemocráticas en las elecciones locales del mes pasado.

“Es la última oportunidad que le da el pueblo a Carrie Lam (jefa de gobierno)”, aseguró el líder del Frente Derechos Humanos y Civiles de Hong Kong, Jimmy Sham, para resolver los problemas de la ciudad.

"Otra muestra impresionante del poder político de los hongkoneses", dijo Claudia Mo, una legisladora prodemocrática que se unió a la marcha el domingo. "Por ahora es obvio que la lucha en Hong Kong continuará, seguiremos adelante", dijo. "Esto puede durar para las generaciones venideras".

Carrie Lam, líder de Hong Kong, respaldada por el presidente chino Xi Jinping, se ha negado a ceder ante demandas que incluyen una investigación independiente sobre la violencia policial y elecciones significativas para los principales cargos políticos de la ciudad.

Las manifestaciones han mantenido el apoyo popular incluso cuando la economía ha caído en una recesión.

"Si Carrie Lam o el régimen de Beijing continúan ignorando la protesta los hongkoneses continuará resistiendo al gobierno por medios pacíficos y no tan pacíficos", dijo Fernando Cheung, otro legislador de la oposición.

Los manifestantes han tratado de presionar al Gobierno con marchas pacíficas masivas y acciones más extremas como cerrar las redes de transporte, destrozar negocios vinculados al continente y confiscar universidades. La policía ha realizado más de 6 mil arrestos, mientras fue criticado por abusos al tratar de contener las manifestaciones.

Más temprano este domingo, la policía dijo que arrestaron a 11 personas mientras confiscaban una pistola semiautomática, chalecos a prueba de balas, y gas pimienta en la redada. Sospechaban que un grupo "extremo" de personas trataría de atacar a la policía o "crear caos" durante la concentración.

Si bien la protesta fue en gran parte pacífica, la policía dijo la madrugada del lunes que algunos habían bloqueado las calles por la noche, las paredes del Tribunal Superior pintadas y las tiendas destrozadas.

"Estamos muy nerviosos", dijo Li Kwai Wah, superintendente principal de la Oficina de Tríadas contra el Crimen Organizado, a los periodistas anteriormente. "Insto a los manifestantes hoy a que presten especial atención a su entorno y abandonen la escena e informen a la policía si hay signos de peligro".

La multitud era tan grande y densa que la marcha se detenía por completo en ocasiones. Los manifestantes llenaban las estrechas calles aledañas exclamando “Revolución en nuestros días”.

Una manifestante recorrió parte de la ruta avanzando sobre sus manos y rodillas, arrastrando ladrillos y latas vacías tras ella. Era una buena metáfora del movimiento prodemocracia, que se ha convertido en un esfuerzo a largo plazo para preservar las libertades que distinguen a Hong Kong de las demás ciudades chinas.

“Esto es solo el principio. Tenemos mucho camino por recorrer”, dijo otra manifestante, Louisa Yiu, ingeniera.

Muchos asistentes alzaban la mano con los cinco dedos extendidos en alusión a sus cinco exigencias, que incluyen elecciones democráticas a la cámara legislativa y al jefe de gobierno local, así como una investigación sobre la actuación policial en las protestas.

Los activistas dijeron confiar en que la gran asistencia ayudara a conseguir concesiones del gobierno de Lam. Había manifestantes de todas las edades. Un hombre caminaba junto a su hijo pequeño, que iba disfrazado de Spiderman.

La policía desplegó un gran número de agentes con equipo antimotines a lo largo de la ruta. Por la mañana se había anunciado la detención de 11 personas y la incautación de varias armas, incluida.

Las demandas

Muchos asistentes alzaban la mano con los cinco dedos extendidos en alusión a sus cinco exigencias, que incluyen elecciones democráticas a la cámara legislativa y al jefe de gobierno local, así como una investigación sobre la actuación policial en las protestas.

Los activistas dijeron confiar en que la gran asistencia ayudara a conseguir concesiones del gobierno de Lam. Había manifestantes de todas las edades. Un hombre caminaba junto a su hijo pequeño, que iba disfrazado de Spiderman.

La policía desplegó un gran número de agentes con equipo antimotines a lo largo de la ruta. Por la mañana se había anunciado la detención de 11 personas y la incautación de varias armas, incluida una de fuego con más de 100 balas. Según la policía, los detenidos planeaban utilizar las armas durante la protesta para culpar a la policía, que ha sido acusada de abuso de la fuerza contra los manifestantes.

El gobierno de Lam retiró un proyecto de ley que permitía extradiciones al continente que originalmente desencadenó las protestas, y llamó al diálogo sobre las otras demandas.

China ha tratado de retratar los problemas de naturaleza principalmente económica, mientras se niega a ofrecer una solución política.