Primer ministro británico, Boris Johnson, reorganiza su gabinete
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Primer ministro británico, Boris Johnson, reorganiza su gabinete

COMPARTIR

···
menu-trigger

Primer ministro británico, Boris Johnson, reorganiza su gabinete

bulletEntre los cambios, el ministro de Finanzas, Sajid Javid, presentó su renuncia, esto tras altercados con uno de los asesores del mandatario.

AP
13/02/2020
Actualización 13/02/2020 - 21:40
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El primer ministro británico, Boris Johnson, 'remodeló' su gobierno este jueves, destituyendo y nombrando ministros para puestos clave.

La decisión ocurre dos semanas después del Brexit y un mes antes de la presentación del presupuesto anual del gobierno.

La Bolsa de Londres cayó repentinamente 1.4 por ciento y la libra esterlina se desplomó tras la noticia, ilustrando la preocupación de los mercados por este movimiento imprevisto. Sin embargo, la divisa británica recuperó rápidamente el nivel de los 1.3 dólares.

Los cambios incluyeron la inesperada renuncia del ministro de Finanzas, Sajid Javid, que se esperaba mantuviera su puesto , y el nombramiento de Rishi Sunak.

Sunak, de 39 años, fundador de un fondo de inversiones que entró en política hace solo cinco años y desde julio de 2019 ocupaba el puesto de secretario de Finanzas y es ahora el número uno de esa cartera.

Un portavoz confirmó la dimisión de Javid, que según medios había chocado con el influyente asesor de Johnson, Dominic Cummings. Javid tenía previsto presentar el presupuesto anual el mes que viene .

Según una fuente cercana al ahora exministro, el premier le había ordenado que cesará a todos sus asesores, a lo que se negó.

Johnson pretendía estrechar su control sobre el Gobierno tras obtener una gran mayoría parlamentaria en las elecciones de diciembre.

Ese triunfo permitió al mandatario sacar a Reino Unido de la Unión Europea el mes pasado, cumpliendo su principal promesa electoral.

Ahora su gobierno conservador afronta un desafío aún mayor, negociar una nueva relación con la UE de 27 países para final de año. Ambas partes aspiran a tener un acuerdo que cubra comercio, seguridad y otras áreas para cuando termine el periodo de transición el 31 de diciembre.

Por ahora, sus posiciones están muy alejadas. E incluso con un acuerdo, la nación afronta un enorme ajuste cuando ponga fin a décadas de comercio y viajes sin trabas con la UE a principios de 2021.

Varias mujeres con cargos importantes en el gobierno, incluidas la secretaria de Negocios, Andrea Leadsom; la secretaria de Medio Ambiente, Theresa Villiers, y la ministra de Vivienda, Esther McVey, dijeron haber sido despedidas.

Otra sorpresa fue la destitución del secretario de Irlanda del Norte, Julian Smith. Smith recibió elogios generalizados por ayudar a desactivar el bloqueo político que dejó a Irlanda del Norte sin gobierno ni asamblea regional durante tres años.

El ultraleal Alok Sharma, exministro de Desarrollo Internacional, fue nombrado ministro de Negocios y jefe de la cumbre sobre el cambio climático COP26, cuando los líderes mundiales se reúnan en Escocia en noviembre próximo.

Tras la presión de los gobiernos británico e irlandés, los principales partidos nacionalista irlandés y unionista británico, que comparten el poder, volvieron al trabajo el mes pasado.

Además de modificar su equipo, Johnson tiene que nombrar un nuevo responsable para la conferencia de la ONU sobre cambio climático, que Reino Unido acoge este año. La cumbre, conocida como 26ta Conferencia de las Partes, o COP26, está programada para noviembre en Glasgow.

Los preparativos han tenido un comienzo accidentado después de que Johnson despidiera la semana pasada a Claire O’Neill, exministra del gobierno y a la que el año pasado se encargó la dirección de la cita.

El gobierno conservador británico afronta un desafío aún mayor, negociar una nueva relación con la Unión Europea (UE), de 27 países para final de año.

Tanto Londres como Bruselas aspiran a tener un acuerdo que cubra comercio, seguridad y otras áreas para cuando termine el periodo de transición el próximo 31 de diciembre.

Por ahora, sus posiciones están muy alejadas e incluso con un acuerdo, Gran Bretaña afronta un enorme ajuste cuando ponga fin a décadas de comercio y viajes sin trabas con la UE a principios del año 2021.