menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Trump está recibiendo casi todos los medicamentos posibles contra COVID-19 y esa no es una buena señal

COMPARTIR

···
menu-trigger

Trump está recibiendo casi todos los medicamentos posibles contra COVID-19 y esa no es una buena señal

bulletDesde su diagnóstico, a Trump se le ha dado una combinación de productos farmacéuticos experimentales, la mayoría aún no aprobados individualmente y ampliamente no probados en combinación.

Bloomberg /Michelle Fay Cortez
04/10/2020
Actualización 04/10/2020 - 17:55
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El presidente Donald Trump está obteniendo casi todos los medicamentos disponibles para ayudarlo a combatir el COVID-19. Puede que eso no sea algo bueno.

Lo que pasa con la atención médica del mandatario es un fenómeno bien establecido con nombre propio: Síndrome V.I.P. Los pacientes ricos y famosos a menudo tienen un fácil acceso a los tratamientos médicos más avanzados. El cuidado de personalidades de alto perfil puede poner a los médicos bajo una presión pública adicional, aumentando el incentivo para probar nuevos medicamentos y procedimientos altamente promocionados.

La adopción agresiva de terapias exóticas y no probadas puede ser un arma de doble filo si lleva a los médicos a pasar por alto la atención estándar. La enfermedad no tiene en cuenta el prestigio o el poder político. Los tratamientos experimentales a menudo no se sostienen con más tiempo y estudio. Aún así, la tentación de tomar todas las medidas disponibles es fuerte.

“Los presidentes son tratados de manera diferente”, señaló Art Caplan, director de ética médica de la Escuela de Medicina Grossman de la Universidad de Nueva York. “Los médicos se vuelven más agresivos. Van a entrar allí y hacer todo lo que puedan. No quieres que te culpen por perder su vida ".

La voluntad de Trump de apostar por tratamientos experimentales está bien establecida. Tomó el medicamento contra la malaria hidroxicloroquina como medida de protección en mayo después de que un asistente dio positivo por el virus. No se infectó, pero los estudios posteriores no demostraron que el medicamento ofreciera ningún beneficio.

Desde su diagnóstico, a Trump se le ha dado una combinación de productos farmacéuticos experimentales, la mayoría aún no aprobados individualmente y ampliamente no probados en combinación. También está tomando medicamentos de venta libre, como zinc, melatonina y el antiácido Pepcid, dijo la Casa Blanca.

Uno de los primeros compuestos que se le dio a Trump fue el cóctel de anticuerpos de Regeneron Pharmaceuticals, que solo han tomado unos pocos cientos de personas. Si bien se ha mostrado prometedor en ensayos en etapa inicial, no hay evidencia de su seguridad y eficacia en combinación con el medicamento antiviral remdesivir de Gilead, que también se administró a Trump.

Los médicos de Trump dijeron el domingo que también agregaron dexametasona a su atención. Si bien el esteroide se ha utilizado durante décadas, parece que no hay datos sobre cómo podría interactuar con el remdesivir y el fármaco de anticuerpos de Regeneron en combinación.

Sean Conley, el médico personal de Trump, ha dicho que no se saltará ninguna terapia que pueda beneficiar al presidente.

"Estamos maximizando todos los aspectos de su atención, atacando este virus en un enfoque múltiple", aseveró Conley durante su primera sesión informativa sobre la condición de Trump. “Este es el presidente y no quería retener nada. Si existía alguna posibilidad de que agregara valor a su atención y acelerara su regreso, quería tomarla ”.

La idea de que hacer algo es mejor que la inacción es un mito omnipresente en la medicina, dijo Vinay Prasad, profesor asociado de medicina en la Universidad de California en San Francisco. Más del 90 por ciento de las personas se recuperan de COCVID-19 sin hacer nada, dijo.

"Desde el punto de vista de lo que es mejor para su salud, es una mala medicina", señaló Prasad. "La razón por la que hacemos los estudios en primer lugar es que no sabemos si los medicamentos funcionan, y mucho menos cuando se administran con otros medicamentos que no han sido probados".

La impresión de que las personas prominentes tienen acceso a más opciones de tratamiento, incluso si aún no han mostrado ningún beneficio en estudios grandes y rigurosos, podría ser perjudicial, dijeron los médicos.

“Científicamente no es un enfoque sólido y envía un mensaje al pueblo estadounidense de que si eres un V.I.P. hay algo que puedes conseguir que el resto de nosotros no podemos ", aseveró Jeremy Faust, médico de medicina de emergencia del Brigham & Women’s Hospital en Boston y editor de Brief19, un resumen diario de noticias sobre el SARS-CoV-2. “No le damos ese medicamento a la persona promedio no porque no nos preocupemos por ellos. Es porque no sabemos si ayudará o no ".

Además, los médicos dijeron que podría resultar más difícil para las empresas inscribir pacientes en ensayos clínicos, en los que los pacientes podrían recibir un placebo en lugar de una terapia experimental, cuando los pacientes conocidos tengan acceso sin obstáculos a los medicamentos que aún se están estudiando en el laboratorio.

“Está recibiendo este mensaje de personas prominentes de que los ensayos clínicos son para personas promedio y personas especiales, simplemente les damos lo que funciona”, dijo Prasad. "Va a envenenar nuestra capacidad para hacer estudios en los próximos años".

Conley reconoció que su enfoque podría dificultar el seguimiento del progreso de Trump.

"Dado que proporcionamos algunas de estas terapias avanzadas tan temprano en el curso, mucho antes que la mayoría de los pacientes que conocemos y seguimos, es difícil saber dónde está", dijo Conley el sábado.

Los médicos del presidente Donald Trump agregaron un esteroide llamado dexametasona a su tratamiento, un medicamento que se usa típicamente en pacientes más graves con COVID-19.

La dexametasona puede controlar los efectos inflamatorios e inmunitarios del virus. Considerado un avance potencial para los pacientes cuyos casos de COVID-19 han empeorado significativamente, en un estudio se encontró que ayuda a reducir significativamente la probabilidad de muerte en aquellos que necesitan soporte de oxígeno o están conectados a un ventilador.

El COVID-19 es una infección de dos fases y, a menudo, los síntomas más mortales no provienen del virus en sí, sino cuando el sistema inmunológico se sale de control. La infección puede persistir durante una semana a 10 días antes de empeorar.

"El presidente ha seguido mejorando", dijo este domingo el médico de la Casa Blanca Sean Conley, quien es el médico principal de Trump, a los periodistas en el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed. "Como con cualquier enfermedad, hay frecuentes altibajos a lo largo del curso".

El equipo médico del presidente se está preparando para darle de alta el lunes. Sin embargo, no está claro por qué le están dando un medicamento que se usa típicamente en pacientes graves o con deterioro, si ese fuera el caso.

La dexametasona también conlleva algunos riesgos. En pacientes como Trump, que según sus médicos no recibe oxígeno de forma regular, el esteroide se asoció con una tasa de muerte potencialmente más alta, según el estudio del fármaco publicado en el New England Journal of Medicine. "No encontramos ningún beneficio (y la posibilidad de daño) entre los pacientes que no necesitaban oxígeno", escribieron los autores del estudio.

"Debatimos si incluso lo comenzaríamos, la dexametasona", dijo Conley el domingo. "Y decidimos que, en este caso, los beneficios potenciales al principio del curso probablemente superan cualquier riesgo en este momento".

Con el uso durante más de dos semanas, el medicamento conlleva cierto riesgo de efectos secundarios como hipertensión arterial o confusión mental, según la Organización Mundial de la Salud. Pero esos riesgos no están asociados con el uso a corto plazo, según la OMS.

También te puede interesar:

Trump 'da sorpresa' a sus simpatizantes y sale del hospital para saludarlos