Ahorra más; no hoy, mañana
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Ahorra más; no hoy, mañana

COMPARTIR

···

Ahorra más; no hoy, mañana

21/05/2019

¿Crees ahorrar suficiente? ¿Sabes cuánto patrimonio necesitas para tu vejez? Muchos contestan rápido con otra pregunta: ¿Cómo quieres, si es insuficiente para cubrir mis gastos diarios?

Shlomo Benartzi ofrece una respuesta a través de una estrategia que llama “Save More, not today, Tomorrow” y es un buen ejemplo de cómo utiliza las finanzas conductuales para corregir hábitos que perjudican a las personas. La premisa es fijar cantidades de ahorro para el futuro y eso facilita evadir la resistencia.

Las finanzas conductuales son una combinación de la psicología y economía, tratando de entender los errores en la administración; con ello, asegura Benartzi, es posible ayudar a la toma de decisiones.

Estudios señalan que se dificulta al haber una tendencia a postergar todo para después y les genera un tremendo pesar dejar de consumir ahora para hacerlo más tarde. Las compras son atractivas pues provocan una gratificación inmediata y pocas personas poseen la voluntad para realizar un sacrificio.

Benartzi comenta de un experimento en donde a un grupo de monos les dan una manzana y están muy felices. A otros les regalan dos, pero luego les quita una de ellas y arman un gran alboroto. Esta es la noción de aversión a la pérdida.

La misma sensación se presenta con el ahorro; la gente tiene una percepción mental y emocional de qué significa una pérdida, porque debe cortar el gasto.

Un primer paso es revisar esos “pequeños” consumos que son factibles de ser suprimidos y después imponer una obligación de una determinada cantidad del ingreso. Está demostrado que al forzarlo es menos complicado hacerlo.

El planteamiento de Benartzi es llevarlo a cabo antes de tocar el dinero. Se les ocurrió una solución que él mismo llama “vergonzosamente simple” y es “ahorrar más, no hoy, mañana”. Implica tomar en forma automática de la nómina un monto para la jubilación, con el compromiso de elevarlo al haber un incremento salarial.

Para México en particular es posible fijar una parte del sueldo para hacer aportaciones voluntarias a la Afore y esto traería consigo la ventaja adicional de que son deducibles de impuestos.

Un esquema que opera de manera similar son los seguros de vida que contienen un componente de ahorro y algunas instituciones financieras programan aportaciones mensuales a fondos de inversión. Incluso, las denominadas “tandas” funcionan, siempre y cuando ese recurso se deposite en el banco para evitar gastarlo.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.