menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Bancos, lentos en requerimientos de la era Covid

COMPARTIR

···
menu-trigger

Bancos, lentos en requerimientos de la era Covid

21/01/2021
Actualización 21/01/2021 - 12:50

Al igual que muchas empresas, y no obstante de los enormes recursos con los que cuentan, la pandemia aceleró el deterioro de los bancos; están lejos de responder a los retos de las nuevas tendencias tecnológicas requeridas por la población que ahora llevan las riendas de las decisiones de negocios y familias.

Los modelos disruptivos de las fintech independientes toman cada vez más espacio porque las instituciones son monolíticas y resistentes a ser eficientes en sus procesos. Malos en sus páginas en internet, en sus aplicaciones, en su servicio en sucursal y la joya de la corona: el pésimo sistema telefónico.

Se distancian a pasos agigantados de millennials y centennials que desean atención virtual de calidad. Han hecho un esfuerzo con aplicaciones en los móviles; sin embargo, van tarde en simplificar lo suficiente, como para asegurar que son opciones adecuadas.

No existe un banco que tenga una respuesta digital impecable, todas fallan y peor cuando actualizan sus sistemas, hacen complicada la operación. Los requerimientos van más allá de revisar el saldo, pagar cuentas o realizar una transferencia. Deberán entrar a la nueva era a través de conceptos tales como inteligencia artificial, machine learning y deep learning, el internet de las cosas e incluso el blockchain, que tanto ha impulsado a las criptomonedas.

Hay procedimientos que aún requieren ir a sus instalaciones y ese es un verdadero problema. Es tortuoso ir a una sucursal con funcionarios sin capacitar, métodos de ingreso discrecionales con la pandemia, lentitud en el servicio y falta de empleados. Es casi seguro que perderás una mañana completa en necesidades cómo abrir alguna inversión o pedir informes de un crédito; además con el riesgo de errores y datos mínimos para tomar la decisión.

Lo anterior desalienta la bancarización, pues hace difícil las transacciones a nivel personal y el aprendizaje de los elementos básicos para la buena administración del dinero. Es una mala mezcla el rezago de la educación financiera por parte de la población en general, con la deficiente orientación de quienes dan la cara al público.

Por el contrario, ciertos bancos que se aprovechan de la falta de conocimiento de sus clientes para embaucarlos con tasas ridículas para el ahorro y costos de crédito que están cerca de la usura.

Seamos selectivos con las instituciones que usamos y por desgracia debemos de utilizar varias, dependiendo de lo que uno busca y estar a atentos de las compañías fintech, las cuales podrían empezar a ofrecer mejor servicio.

¿Qué opinas de tu banco? Coméntame en Instagram: @atovar.castro Twitter: @albertotovarc

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.