Cuidado con las inversiones de saliva
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Cuidado con las inversiones de saliva

COMPARTIR

···
menu-trigger

Cuidado con las inversiones de saliva

25/03/2020
Actualización 25/03/2020 - 12:04

En el entorno complicado de la economía mexicana, la desesperación por encontrar una buena inversión en donde proteger nuestro dinero nos puede conducir a negocios hechos de saliva; les platico una experiencia.

Hace unas semanas me invitaron a realizar una compra de un bien raíz, en donde me ofrecían un descuento de 30 por ciento como precio de preventa, de un departamento que sería entregado a principios de 2022. El pago habría que realizarlo por adelantado.

Suponiendo el cumplimiento de lo prometido, tendría un rendimiento de alrededor del 15 por ciento anual, más la plusvalía de la propiedad, lo cual podría llevarlo a una ganancia significativa. Desmenucemos la alternativa.

1.- El desarrollador está lejos de hacer una obra de caridad, opta por la preventa con esos márgenes de descuento porque se financia con las personas dispuestas a esperar lo necesario y con menos recursos legales para cobrar recargos si el lapso de entrega se alarga, lo cual tiene una elevada probabilidad de ocurrir ahora, con la contingencia del Covid-19 .

2.- Como he mencionado innumerables veces, los rendimientos altos van ligados a riesgos altos y aquí el principal inconveniente sería el incumplimiento con tiempos y calidades, sobre todo al ser un compromiso de saliva.

3.- Para la promoción utilizan un render manejado a través de un joystick con una gran pericia y lo llevan en una realidad virtual 3D por las áreas sociales y los departamentos. Al lado tienen una pared, pisos y acabados que se supone serán similares a los de la propiedad en cuestión.

4.- Sobre el terreno en donde se edificaría todavía no hay obra alguna y, por el contrario, existen casas por derrumbar para hacer la cimentación.

Es evidente que el desarrollador se apalanca con particulares a un 30 por ciento en dos años, porque es probable que esté sobreendeudado con los bancos y al final de cuentas le sale más barato y menos riesgoso.

El resultado podría ser muy rentable, pues además del 30 por ciento de ganancia, estará el aumento de la plusvalía en la zona. Digamos que podría obtenerse 60 por ciento más de lo invertido en dos años.

Esto se daría bajo tres supuestos básicos. El primero: no es un engaño; segundo, lo finalizan a tiempo; y tercero, los acabados y la calidad son los prometidos. Esto, teniendo como contexto las condiciones económicas actuales del país se vislumbra difícil.

De nos ser así, podría terminar demandando y peleando para que le devuelvan el dinero. ¿Qué hacer? En la próxima entrega continuamos con el tema.

Has tenido ofrecimiento de 'negocios de saliva'; coméntame en Instagram: @atovar.castro

Twitter: @albertotovarc

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.