menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Latente, el peligro de otro percance en el Metro

COMPARTIR

···
menu-trigger

Latente, el peligro de otro percance en el Metro

15/01/2021
Actualización 15/01/2021 - 13:25

Los trabajadores del Metro están alarmados, la zozobra entre los conductores de los convoyes se palpa en su mirada y es solo cuestión de tiempo para que pase un percance de graves consecuencias.

Las afectaciones al sistema de radiocomunicación por el incendio en las instalaciones centrales de mando obliga a que, a través de sus celulares particulares, los conductores se comuniquen entre sí para monitorear el avance de los trenes.

Las líneas 4, 5 y 6 laboran con lazarillos, en virtud de que operan a ciegas y sin comunicación entre trenes.

Esto es solo una de las graves anomalías en las que opera el sistema central de todo el transporte público de la capital del país que, antes del incendio, transportaba diariamente a más de 5 millones de pasajeros.

Claudia Sheinbaum y su fiel pero torpe escudera, Florencia Serranía, quien cobra como directora en el Metro en dos plazas, deben renunciar y no solo por tener al borde del colapso al Sistema de Transporte Colectivo, por no canalizar el presupuesto suficiente para dar el mínimo mantenimiento, sino porque en lugar de agilizar las reparaciones y canalizar partidas extraordinarias para la cabal operación del Metro, se hacen de la vista gorda y solo atinan a dar una serie de justificaciones que ni un párvulo daría.

La CDMX en estos momentos padece del embate de los 'cinco jinetes del apocalipsis': la crisis sanitaria que coloca a la metrópoli como la de mayor contagios en América Latina; la crisis económica que tiene a media ciudad paralizada; el peligro que representa la operación del Metro en las condiciones actuales; la crisis de inseguridad y, por si fuera poco, el surgimiento de una camada de funcionarios públicos sin experiencia ni perfiles académicos adecuados para los puestos que desempeñan, además del torpe manejo para dirigir a los trabajadores que están bajo sus mandos.

Esta plaga de inútiles que, por desgracia, se ha replicado en el gobierno federal, tienen a la capital del país en una situación inédita en cuanto a la ingobernabilidad que se vive y que no tarda en desatar expresiones violentas en las calles.

En el sexenio pasado había puestos de vacunación contra la influenza en el Metro, ahora ni lo uno ni lo otro.

El diseño del plan de emergencia para atender la demanda de transporte es peor que el mismo problema, ya que el hacinamiento en las paradas de autobuses es el caldo de cultivo para que el contagio por Coronavirus se propague exponencialmente.

Como plan emergente, después del incendio la Secretaría de Movilidad ha informado que se implementaron operativos alternos para garantizar la movilidad a las personas que cotidianamente utilizan el servicio, no obstante, se ha podido constatar que los camiones de RTP y en las patrullas, que son utilizadas como alternativa, no se respeta la sana distancia para evitar que continúen los contagios de Covid-19, ante el semáforo rojo en el que se encuentran la Ciudad y el Estado de México.

La jefa de gobierno capitalino alienta a que haya más enfermos y muertes por Covid-19 por carecer de un sistema de transporte alterno para cubrir la demanda.

La secretaria de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados federal, Mónica Bautista Rodríguez, solicitó a la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México y a la Fiscalía General de la República llevar a cabo las investigaciones correspondientes y deslindar las responsabilidades penales y administrativas por el incendio ocurrido el pasado 9 de enero en las instalaciones del Puesto Central de Control del Sistema de Transporte Colectivo Metro, considerado como instalación estratégica.

La legisladora responsabilizó a la SHCP y al Ejecutivo federal, además de las dos señoras que despachan en la jefatura de gobierno y en la dirección del Metro, de ser los responsables del incendio en el Puesto 1 de la Central de Control, por aplicar su “austeridad irresponsable”.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.