menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

No puede Sheinbaum

COMPARTIR

···
menu-trigger

No puede Sheinbaum

11/01/2021
Actualización 11/01/2021 - 16:02

La envidiable posición con la que arrancó Claudia Sheinbaum al inicio del sexenio, respecto a la sucesión presidencial, ya que era la favorita de Andrés Manuel López Obrador, se ha ido diluyendo con el paso del tiempo, en virtud de que no ha podido, ya no digamos revertir, sino atenuar los acuciantes problemas por lo que atraviesa la capital del país.

La Ciudad de México apesta a muerte. Los hospitales que atienden a pacientes con Covid-19 están saturados, los crematorios y funerarias tienen lista de espera para darle los últimos servicios a los cadáveres; la inseguridad pública sigue al alza, no obstante los infructuosos esfuerzos que hace el titular de la Secretaría de Seguridad Pública, Omar García Harfuch, ya que mientras no extermine el cáncer de la corrupción en las filas de la corporación y la complicidad de los altos mandos con criminales, no habrá soluciones de fondo.

La titular de la jefatura de la CDMX tardó meses en aplicar las pruebas masivas de detección del coronavirus y ahora, ante la llegada de la vacuna, seguramente pasarán otros largos meses para inocular a la población; dicen que en dos meses quedarán vacunados los adultos pertenecientes a la tercera edad, sin embargo, es imposible ya que no se tiene la capacidad, ni el personal y ni siquiera el antígeno suficiente para hacerlo.

A nivel nacional hay 15 mil 400 millones de adultos mayores en el país, si dividimos 60 días entre esa cantidad, se deberían vacunar diariamente 256 mil personas para lograr el objetivo que estableció el presidente de la república.

La crisis económica por la que transitan diversos sectores productivos en la capital ha puesto en nivel de extinción a más de 10 mil restaurantes con su respectiva plantilla laboral, y ahora con el confinamiento se aniquila a aquellas empresas que pagan impuestos, mientras que a los informales se les alienta a establecerse y seguir operando en la semiclandestinidad.

No es posible que se ordene el cierre generalizado y los casos de Covid-19 sigan en aumento a niveles de llegar a la cifra de mil fallecimientos diarios en promedio en el país, sin embargo, en la realidad esa cifra solo correspondería a la CDMX, toda vez que los fallecimientos en hospitales privados, o en el hogar, no se contabilizan.

No hay familia o círculo de amigos o conocidos que se escape de conocer algún caso de contagio y lamentablemente de fallecimientos, y ello seguirá por varios meses más.

Y por si faltara algo, ahora se incendia el Puesto Central de Control del Sistema de Transporte Colectivo (STC) del Metro que dejará sin servicio por varios días más a seis líneas, además de un muerto y más de 55 lesionados.

Esto representa tan solo la punta del iceberg que significa la falta de mantenimiento en el sistema de transporte que es la columna vertebral del transporte público de la metrópoli.

La ley mordaza que aplica Claudia Scheinbaum al sindicato del Metro impide conocer al detalle el nivel de desabasto de refacciones para tener en condiciones razonablemente de operación a los convoyes, rieles, líneas eléctricas y todo el sistema computarizado.

Claudia Sheinbaum no puede con el encargo que le hicieron los chilangos que votaron por ella y que ahora muchos de ellos decepcionados y molestos, esos que han sufrido pérdidas humanas por el Covid-19, que ya no tienen trabajo y que tampoco tienen acceso al Metro porque no funciona, desesperados no saben qué hacer o a quién acudir para que los apoye en una crisis que lamentablemente se prolongará por buen tiempo más.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.