No te quedes en casa, acude de inmediato al doctor
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

No te quedes en casa, acude de inmediato al doctor

COMPARTIR

···
menu-trigger

No te quedes en casa, acude de inmediato al doctor

11/09/2020
Actualización 11/09/2020 - 15:25

Advierten seis exsecretarios de salud en un texto denominado 'La Gestión de la Pandemia en México', que se debe modificar la directriz. “Si te sientes mal, quédate en casa” ya que ha sido fuente de muchas confusiones y equívocos, de fallecimientos que pudieron evitarse: casi 80 por ciento de las personas que han muerto durante la pandemia carecieron de la atención especializada requerida. El autodiagnóstico, incluso el asistido telefónicamente, no parece ser una vía cierta y segura. En cambio, los casos de gestión más exitosos en el mundo, incluso con sistemas de salud poco robustos, han convocado a los ciudadanos a los centros de salud lo antes posible, desde los primeros síntomas (Vietnam o Argentina).

El estudio en cuestión, 146 páginas, elaborado por Salomón Chertorivski, José Ángel Córdova, Julio Frenk, Mercedes Juan, José Narro y Guillermo Soberón, no tiene desperdicio y sólo citaremos algunos apuntes de gran calado, como por ejemplo, la recomendación de prepararse para convivir con el virus durante un largo tiempo, ya que con la información disponible en México es imposible prever el ritmo y la llegada de la cúspide de contagios y rebrotes. Incluso, no puede descartarse un nuevo confinamiento en el futuro cercano, sea a escala nacional o subnacional.

Los expertos recomiendan ejecutar una campaña nacional de pruebas, tanto de infección (pcr) como de anticuerpos (serológicas), todo lo amplia que sea posible para alcanzar un nivel de representatividad suficiente y conocer el movimiento real que el nuevo coronavirus ha desplegado en la sociedad mexicana.

Dado que los confinamientos generales no son deseables y afectan gravemente a la economía, la estrategia consiste en poner en marcha un tipo de epidemiología de precisión, es decir, una estrategia que aspire a cuarentenas y confinamientos precisos, parciales y localizados; saber dónde empezó un brote, quiénes están en riesgo y ubicarlos con seguridad. “Pero si vamos a necesitar una salud pública de precisión, requerimos datos de calidad”.

Otros consejos apuntan hacia la elaboración de una encuesta serológica a los mexicanos. Un plan nacional de ocho semanas para controlar la pandemia. Este propósito puede ser la base para restablecer la coordinación con todos los gobiernos –federal, estatales– con todos los sistemas de salud, públicos y privados, los cuales a partir de los mapas de infección pueden planear las medidas subsecuentes hacia un nuevo periodo extraordinario de seis a ocho semanas para el genuino control de la epidemia (el tiempo promedio que han necesitado otros países en ese objetivo). La instancia llamada a restablecer la coordinación sanitaria nacional es el Consejo de Salubridad General.

Mientras que para el presidente López Obrador la pandemia sigue su marcha natural de contagios con una visión oficial Darwiniana, la sobrevivencia del más fuerte y sin pruebas masivas de detección, sin protocolos de seguimiento de contagios y mucho menos sin los insumos necesarios, medicamentos y personal médico suficiente; el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell se da el lujo de desdeñar con una soberbia inusitada, las recomendaciones formuladas por un panel de expertos, comandados por seis exsecretarios de salud.

El hecho contundente es que de los 70 mil muertos, en la realidad por lo menos son el triple, Un gran porcentaje estarían todavía vivos, si el gobierno se hubiera aplicado en sanarlos o en prevenir la enfermedad, mediante la aplicación masiva de pruebas de detección; el uso del cubrebocas; la atención adecuada en los hospitales públicos y con la participación inmediata del gobierno federal en la toma de decisiones, ya que se tardó tres meses en reaccionar.

La inmunidad del rebaño es la apuesta a la que le tira el gobierno, en tanto llega la vacuna milagrosa y con ello, salvar a cientos de miles de mexicanos, mientras tanto, sólo queda rezar para que, en un efecto de la ruleta rusa, no se contagie la gente al tocarle la bala de la muerte

Ante esta irresponsable actitud del gobierno que a todas luces implica responsabilidad penal, López-Gatell descalifica, sin saber a ciencia cierta de qué se trata la propuesta de los exfuncionarios, desdeñando el conocimiento, privilegiando el capricho y el egocentrismo.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.