Cuidado con el 'tsunami' de contratos en Pemex
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Cuidado con el 'tsunami' de contratos en Pemex

COMPARTIR

···

Cuidado con el 'tsunami' de contratos en Pemex

19/09/2018
Actualización 19/09/2018 - 9:12

Nueve días le bastaron al área de Procura y Abastecimiento de Pemex Exploración y Producción (PEP) para lanzar 23 procesos licitatorios más, a pesar de la recomendación/instrucción hecha por el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, de dejar de estar promoviendo contrataciones con el riesgo de que no se homologuen a la próxima política petrolera.

Contratos publicados entre el 4 y el 13 de septiembre, que desde adentro se dice, tienen la finalidad de acelerar la producción de crudo para que ‘el tren’ de la producción de AMLO y su equipo quede ‘encarrerado’, pero que en la realidad carecen de estructura sólida, reportan desde diversos frentes.

De acuerdo con los propios concursantes, versiones que confirman trabajadores de adentro, la misma prisa por sacar estos contratos ha hecho que las bases de licitación sean descuidadas, algunas incluso con motivo a sospecha, y otras más con criterios tan abiertos que pueden abrir la puerta a alguna de esas empresas que, sin gente, sin oficinas y sin maquinaria especializada, se hagan de contratos millonarios y que a la postre no tengan capacidad de cumplir.

Lo preocupante, es que de acuerdo con otras fuentes, NINGUNA, ABSOLUTAMENTE NINGUNA de estas licitaciones y concursos ha sido avalada por la nueva administración, son los funcionarios actuales de PEMEX y de PROCURA los que quieren cerrar con ‘broche de oro’ (literalmente) el sexenio. Por ello, es necesario e indispensable que se revisen uno a uno, de la misma forma que ayer Rocío Nahle, futura secretaria de Energía, confirmó a la agencia Reuters que se revisa ya el contrato de Talos, Premier y Sierra, que dio origen al redescubrimiento de Zama, que comparte con Pemex.

Aún más preocupante resulta que llegaron a este espacio documentos donde funcionarios de Pemex señalan que están en cola (léalo bien), ¡más de 80! contratos más que estarían publicándose en lo que resta de este mes, incluidos Acuerdos Referenciales (ACREF), todo ello calculado con cronómetro en mano por Miguel Ángel Servín Diago, director operativo de Procura y Abastecimiento, y por su tocayo, Migue Ángel Lugo Valdez, coordinador del área para PEP, para que ninguno de ellos se asigne después del 1 de diciembre.

Esta es una llamada de emergencia al equipo de transición en materia energética para que no se dejen sobajar por los funcionarios que van en retirada, aquí lo crítico es definir las mejores estrategias de contratación involucrando a la nueva administración de Pemex, con la finalidad de lanzar licitaciones que realmente les generen ahorros y una buena rentabilidad, y además, con equidad para que compañías nacionales puedan participar y que se alineen con los planes de la siguiente administración.

En medios locales de la costa del Golfo circuló una versión FALSA sobre el supuesto relevo de Octavio Romero Oropeza como próximo director general de Pemex, por alguien que fuera “ingeniero petrolero, y no agrónomo”. El golpeteo, me informan, vino desde los pisos de hasta arriba de la Torre de Pemex, en un intento por exhibir que el próximo mandamás de la petrolera nacional no tiene, dicen, los conocimientos técnicos necesarios para el cargo, pero lo que no toman en cuenta es que él nació en cuna petrolera, conoce la industria de cerca, y lo más importante, cuenta con el respaldo de la industria local.

En seguimiento a lo que informé la semana pasada en este espacio, al final firmaron los responsables en Pemex y los de Grupo R, de Ramiro Garza Vargas, prefiriendo un buen arreglo a un mal pleito, esto ante la falta de proyectos que dieran trabajo a dos de sus plataformas semisumergibles en la localización de nuevos pozos petroleros para perforar.

Así, Pemex optó por un cierre anticipado y no seguir pagando un arrendamiento por trabajos que no estaban realizando las plataformas de perforación Centenario GR y Bicentenario, así que ambas ya están en el mercado esperando propuestas para contratarse con los nuevos jugadores que entraron con la famosa reforma energética.

Sin embargo, las plataformas que siguen trabajando en Pemex son La Muralla IV que también es de aguas profundas, y las plataformas autoelevables Cantarell I y Cantarell II, en aguas someras. Veremos cómo les va a estos grupos mexicanos que tienen equipos parados en todo el Golfo de México ante la falta de fondos en Pemex. ¿Encontrarán la luz con el plan del presidente electo?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.