Bajío corporativo
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Bajío corporativo

COMPARTIR

···
menu-trigger

Bajío corporativo

23/10/2019

Además de Querétaro, los mercados de oficinas de Aguascalientes, San Luis Potosí y en particular el de León, son fiel reflejo de la pérdida de dinamismo que durante años mantuvo el mercado de los parques industriales en el Bajío.

Para muchos es sabido que la negociación del nuevo acuerdo comercial T-MEC con Estados Unidos y Canadá, así como los cambios en los planes de algunas empresas, en particular del sector automotriz estadounidense, ha sido determinante para la cadena de suministro que se genera o cancela a partir de planes de inversión de largo plazo.

Y no es para menos, hasta el primer trimestre del año en curso, 53% de la demanda industrial en la zona se originaba en el sector automotriz y 39% por la actividad de manufactura. Por tanto, los cambios de planes de inversión como el que anunció Ford el año pasado, impactó el desempeño inmobiliario.

Considerado parte de los mercados emergentes, el corredor corporativo de Aguascalientes ha experimentado cambios en los precios de salida de arrendamiento, los ritmos de nuevas edificaciones y la tasa de disponibilidad desde el tercer trimestre de 2016, de acuerdo con la firma de servicios inmobiliarios CBRE.

Este cambio para un mercado que cuenta con un inventario de apenas 65 mil 656 metros cuadrados, un precio promedio de arrendamiento de 147 dólares por metro cuadrado y una tasa de 22.3%, no logró en el tercer trimestre del año en curso recuperar los precios y reducir la tasa de ocupación.

León que durante años ha sido considerado relevante por la evolución inmobiliaria industrial había venido incrementando el inventario de oficinas clases A y B con un total de 98 mil 929m2 y una tasa de disponibilidad de 14% en los últimos 5 años.

Sin embargo, los números del tercer trimestre revelan los ajustes del mercado. En este período se edifican más de 44 mil m2, mientras los precios de arrendamiento cayeron a 250 pesos por m2, de los más de 260 en que se encontraba en 2017.

Esta ciudad destaca respecto a otras en la región por su nivel de inversión extranjera directa que es de 2 mil 298 millones de dólares, una tasa de desocupación laboral de 3.7% y el tamaño de su población.

No menos importante es San Luis Potosí que elevó a 200 pesos el precio de arrendamiento por m2 para un mercado que tiene un inventario de 97 mil 282 metros cuadrados de oficinas clases A y B, así como una tasa de desocupación de 13.6%.

Adicionalmente algunas previsiones del mercado en la región Bajío han destacado la escasez de recurso humano ante una eventual recuperación de la demanda de empresas de manufactura, al igual que la capacitación derivada de la alta especialización que requieren algunas empresas ubicadas en la zona.

En la zona también se ha señalado la necesidad de generar empleados especializados que puedan integrarse al proceso de transición de capacidades derivadas de la automatización en algunas actividades productivas.

En los primeros meses del año se mencionaba de manera importante la llegada de empresas de Estados Unidos y China a la región por las oportunidades creadas para el sector exportador, en específico las ubicadas en la región T-MEC tema que aún no queda concluido.

Ese impasse ha producido cambios en los planes de negocios de algunas empresas, como FibraHotel que modificó su estructura financiera y reorientó su estrategia de expansión ante el debilitamiento del mercado hotelero de negocios en la región.

Por tanto, el Bajío se ajusta a los nuevos tiempos. Muestra de ello es la oportunidad que han generado la expansión del e-commerce a nuevas regiones y por otro lado, consolidar mercados logísticos urbanos.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.