Finanzas sustentables y la mitigación del cambio climático
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Finanzas sustentables y la mitigación del cambio climático

COMPARTIR

···
menu-trigger

Finanzas sustentables y la mitigación del cambio climático

26/11/2019

Por Pablo David Necoechea Porras, Sustainability Manager de Grupo Televisa.

Un desarrollo económico respetuoso con el medio ambiente mitigaría daños físicos y económicos provocados por el cambio climático, teniendo como externalidades beneficios en el bienestar social y económico. Para la consecución de objetivos ambientales y económicos, los formuladores de políticas públicas deberán desarrollar e implementar instrumentos a favor del crecimiento que promuevan finanzas sustentables.

A través de dos plataformas internacionales, el Acuerdo de París y la Agenda 2030, la comunidad global reconoció la gran importancia que tiene la mitigación del cambio climático para el desarrollo armónico, fijando metas para reducir su impacto ambiental sin afectar su crecimiento económico. Sin embargo, tanto a nivel mundial, como en México se observa que a medida que se ha incrementado el crecimiento económico, medido a través del PIB, se ha registrado a su vez un aumento en la cantidad de emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI).

El PIB mundial ha crecido del 2005 al 2018 un 82%, mientras que México en el mismo periodo registró un incremento del 43%. Al igual que el PIB ha aumentado también lo hicieron las emisiones de gas de tipo invernadero; México en este tema registró en los últimos 14 años un aumento del 4%, que fue cinco veces menor al incremento del 22% de emisiones a nivel mundial.

La siguiente figura muestra una relación positiva entre el PIB y las emisiones de GEI. Tanto a nivel mundial como en México, se observa que a medida que se ha incrementado el PIB se ha registrado a su vez un aumento en la cantidad de emisiones de GEI. Sin embargo, África y Oceanía registraron una la relación inversa, ya que al existir un menor PIB a su vez hay un menor registro de emisiones GEI.

Por su parte, el consumo de energía en México durante los últimos años se ha reducido en comparación con el uso a nivel mundial, presentando una brecha significativa; mientras que en México ha disminuido un 11% desde 2005, a nivel mundial se ha incrementado en 12% el consumo de energía.

La economía a nivel mundial y la mexicana muestran de manera histórica un comportamiento creciente, una más que otra, debido a que la tasa de crecimiento promedio anual de 2005 a 2018 a nivel mundial fue de aproximadamente 6%, mientras que en México fue de 3%, lo que significó que la economía mundial creció el doble, respecto a la mexicana.

La siguiente figura muestra la relación negativa entre el PIB y el consumo de energía para los continentes americano, africano, oceánico y en México, es decir, que, a mayores niveles de PIB en estas regiones, se ha registrado un menor consumo de energía. Asia registró una relación positiva, ya que al existir mayores niveles de Producto Interno Bruto a su vez hay un mayor consumo de energía. Europa no muestra una asociación fuerte entre estas variables, es decir, no muestra una dirección pronunciada entre el aumento del PIB y el consumo de energía o viceversa.

El crecimiento económico y las emisiones de GEI son interdependientes, al igual que el crecimiento económico y la energía. El modelo actual de crecimiento económico está amenazando un crecimiento sustentable, lo que representa un gran desafío. Las externalidades del cambio climático representan un riesgo para la sociedad y el medio ambiente. Es necesario promover y sostener criterios sociales y ambientales en la formulación de la política económica y financiera.

Las finanzas sustentables promueven una reevaluación de las prioridades de inversión basadas en factores no solo económicos sino ambientales y sociales. Por lo que, es necesario especializarse en financiamiento a través de indicadores no financieros que evalúen y aseguren el éxito en la colocación de fondos y cerrar brechas de inversión.

Existe una brecha de inversión para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París. La OCDE estima que se requerirían USD 6.9 billones de inversión anual en energía, transporte, edificios e infraestructura de agua durante los próximos 15 años para ser coherente con el escenario de 2° C establecido en el Acuerdo de París. Por lo que, es necesario movilizar recursos financieros, especialmente para los países en desarrollo, lo que requiere colaboración internacional para alinear esfuerzos y objetivos. Además de que, en el largo plazo, la producción económica del G20 aumentaría en un 2,5% en 2050; este aumento sería de 4,6% si se tiene en cuenta la prevención de los daños provocados por el cambio climático.

En el contexto de los Objetivos de Desarrollo Sustentable (ODS), las instituciones financieras y los bancos multilaterales de desarrollo son grandes aliados en el trabajo de mitigación de riesgos ambientales para que el sector privado acceda a productos financieros y los inversores cumplan con su obligación fiduciaria. El ODS 17 incorpora el objetivo de "movilizar recursos financieros adicionales de múltiples fuentes para los países en desarrollo". Sin embargo, los niveles actuales de inversión pública y privada no son suficientes para movilizar los USD 2.5 billones para los países en desarrollo. Los gobiernos y el sector privado deben enfrentar este desafío, por lo que es necesario conectar el riesgo y las expectativas de rendimiento de los inversores privados con oportunidades de inversión en sectores como la infraestructura en los mercados en desarrollo.

El desarrollo financiero sustentable dependerá tanto de la promoción de productos financieros verdes como del nivel de madurez de sustentabilidad de los mercados financieros. La forma en que una entidad invierte su dinero podría afectar las condiciones de vida tanto de la entidad como de la sociedad en un futuro a largo plazo. Por lo tanto, es necesario fomentar el diálogo y la colaboración entre diversos agentes regionales para promover la financiación sustentable.

Estamos ante menor costo de oportunidad de alcanzar un crecimiento económico respetuoso con el medio ambiente, y de brindar la oportunidad de adoptar medidas que aborden tanto el cambio climático como el estímulo del crecimiento económico donde las medidas de estímulo de instrumentos financieros con criterios sustentables pueden favorecer un crecimiento armonioso.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.