Avión presidencial con sello ITAM
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Avión presidencial con sello ITAM

COMPARTIR

···
menu-trigger

Avión presidencial con sello ITAM

22/01/2020
Actualización 22/01/2020 - 11:28
columnista
Darío Celis
La Cuarta Transformación

Corría el año 2008 y Airbus, que capitaneaba Tom Enders, sacó de su línea de producción un Airbus A340. Era el número de serie 902 versión VIP, o sea, para un jefe de Estado.

El solicitante era el presidente de Túnez, Ben Ali, que estaba por reelegirse por quinta ocasión y no gozaba ya de mucha popularidad.

La aeronave fue adquirida en 2009 directamente a Airbus, luego de que una orden de compra de la aerolínea Kingfisher fuera cancelada.

Al año siguiente ese A340 fue reconfigurado con interiores VIP. El aparato terminó costándole al gobierno tunecino 240 millones de dólares.

La bronca fue que Ali ni siquiera tuvo chance de 'saborear' su megaavión. El presidente sería depuesto en la 'Primavera Árabe' que se vivió en la pasada década.

El nuevo presidente, Beyi Caid Essebsi, no quiso usar el avión y lo puso a la venta. Se le pidió a la aerolínea bandera de ese país, a Tunisair, que le encontrara un nuevo dueño.

La compañía que preside Elyes Mnakbi lo ofreció en 180 millones de dólares. Es decir, 60 millones menos de lo que costó.

El ganón fue el gobierno de Turquía, que lo terminó comprando en ¡78 millones de dólares! Hoy el que se pasea muy gustoso en ese avión de nueva generación es el presidente Recep Tayyip Erdoğan.

Moraleja: las aeronaves se deprecian exponencialmente cada día y hay que usarlas.

El gobierno de Ben Ali nunca lo voló. El aparato estuvo arrumbado en uno de los hangares de Airbus en Toulouse, Francia. Y es que no hubo mercado para ese avión presidencial.

Su reconfiguración los hace costosos e imposible de recuperarlos financieramente hablando.

La historia del A340 de Airbus no dista mucho del avión presidencial que ahora Andrés Manuel López Obrador está rifando.

El Boeing 787 Dreamliner lo adquirió Felipe Calderón en 2012. Se incluyó en una orden de compra de Aeroméxico, de Eduardo Tricio y Valentín Diez Morodo.

Costó 130 millones de dólares a 'casco verde', esto es, sin pintura y sin asientos, pues Presidencia lo adecuaría a su gusto. Y estamos hablando de Enrique Peña, que había ganado las elecciones.

Su secretario de Hacienda, Luis Videgaray, autorizó una partida adicional de 80 millones de dólares que se pagó a Associated Air Center para reconfigurar el nuevo TP-01 al gusto del mexiquense.

Compra y reconfiguración se financiaron con un crédito de Banobras que estructuraron Meade y Videgaray.

Los artífices de la compra de ese avión, que tuvo un valor de 210 millones de dólares, pero que si proyectamos a 15 años el contrato de arrendamiento que pagará Banobras, subirá hasta los 750 millones, fueron precisamente Meade y Videgaray.

Aprovecharon las negociaciones que Andrés Conesa, el director de Aeroméxico, tenía con Boeing para modernizar la flota de esa compañía.

Georgina Kessel
Georgina KesselIlustraciones de Nelly Vega

En Banobras despachaba Georgina Kessel, quien facilitó toda la ingeniería financiera. El avión terminó llegando en 2016, año en que Peña Nieto lo empezó a volar.

¿Por qué AMLO le tiene tanta animadversión al José María Morelos y Pavón? Porque encarna las prácticas del neoliberalismo puro que tanto detesta.

Para acabarla de rematar, Meade, Videgaray y Conesa fueron compañeros en el ITAM y una de sus maestras ahí fue Kessel.

PREOCUPACIÓN EN EL gremio de abogados de propiedad intelectual. Y es que la representación comercial de Estados Unidos que comanda Robert Lighthizer empezó a hacer consultas sobre el cumplimiento de México en temas de derechos de autor y propiedad industrial. Desde el arribo de la 4T se ha relajado la política en la materia, con todo y que se incluyó en el T-MEC. Nuestro país puede ser ingresado a la Sección 301 de la Ley de Comercio estadounidense. En abril, el gobierno de Donald Trump publica la famosa lista negra.

LA ÚLTIMA LLAMADA de Altos Hornos de México es un buen resultado de la negociación que sostiene desde finales del año pasado con Grupo Techint, de Paolo Rocca. La acerera que en lo operativo lleva Luis Zamudio acumula ya más de 10 mil millones de pesos en deudas con proveedores. El pasivo ha venido creciendo como bola de nieve en los últimos tres años y se agudizó tras los problemas de Alonso Ancira con la 4T. Le decía que en febrero se sabrá si el emporio coahuilense se vende o no al grupo italo-argentino.

Juan Miguel Villar-Mir
Juan Miguel Villar-Mir

LAS DOS PRÓXIMAS semanas serán clave para Grupo CAABSA en su intento por adquirir una participación en OHL. Los hermanos Luis y Mauricio Amodío han intensificado sus viajes a España para negociar el cierre de la operación con el equipo de Juan Miguel Villar-Mir. Los mexicanos ya cuentan con una línea flexible del BBVA, que preside Carlos Torres. Se habla de 250 millones de dólares. Lo que aún no queda claro es cuánto del consorcio constructor ibérico asumirían. Las pláticas versan entre un 30 y 48 por ciento. No los pierda de vista.

SI BIEN PEMEX no paga a los proveedores que están participando en aguas someras, sí le paga a los bancos que tienen cedidos los contratos de aquéllos. La empresa que dirige Octavio Romero no puede confontarse con el sector financiero porque perdería sus propias líneas de crédito. Las instituciones que están en esa circunstancia son Inbursa de Carlos Slim, Santander de Héctor Grisi, BanBajío de Santiago Oñate, Bx+ de Antonio del Valle y Engen Capital de Juan Pablo Loperena. También Bancomext, de Eugenio Nájera.

HABLANDO DE PEMEX, la empresa está a punto de salir a mercadear el Paquete 5 de la nueva refinería de Dos Bocas. Es el que quedó pendiente y es el que involucra todo el área de almacenamiento de petrolíferos. Se va a subdividir en 8 subpaquetes que agruparán 90 tanques. El valor de este Paquete 5 ronda los 400 millones de dólares. Apunte algunas de las empresas que podrían participar: Tarsco que lleva Rubén Cortina, Tradeco de Federico Martínez, Trinity que maneja Javier Palero y Prodemex de Olegario Vázquez Aldir.

Francisco Gil Díaz
Francisco Gil Díaz

LA SACUDIDA QUE Raquel Buenrostro le está dando al SAT no se veía desde que Francisco Gil Díaz era subsecretario de Ingresos de Hacienda, en el sexenio de Carlos Salinas. De ese tamaño. La funcionaria de la 4T agarró parejo: desde directores centrales hasta directores generales. Los que dicen que podrían aguantar el vendaval son la Auditora Fiscal Federal, Rosalinda López; el director de las Aduanas, Ricardo Ahued, y el Administrador de Grandes Contribuyentes, Antonio Martínez Dagnino.

Marcos Ramírez
Marcos Ramírez

BANORTE SE ADELANTÓ a todos sus competidores para atender la solicitud que lanzó Andrés Manuel López Obrador en la Convención Bancaria de hace un año, a fin de reducir comisiones por remesas en apoyo a los paisanos. En el último reporte de 'Quién es quién en los precios' que presenta la Profeco en la 'mañanera', se informó que el banco dirigido por Marcos Ramírez es el que paga más. Por cada 300 dólares de envío, Banorte dispensa 5 mil 625 pesos, a un tipo de cambio de 18.75 y con cero cobro de comisión.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.