Fiscalización de la obra pública
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Fiscalización de la obra pública

COMPARTIR

···
menu-trigger

Fiscalización de la obra pública

03/05/2019

El Congreso mexicano está muy activo. Por ejemplo, hoy hay un evento en Veracruz sobre las mejores prácticas en materia de fiscalización, rendición de cuentas y combate a la corrupción, coordinado por la diputada Aleida Alavez y al cual asisten el presidente de la Comisión de Vigilancia y el auditor especial de Gasto Federalizado de la ASF.

Por otra parte, hace unos días se realizó el Foro de Consulta sobre la Ley de Obras Públicas y servicios relacionados con las mismas, a convocatoria de la Comisión de Infraestructura de la Cámara de Diputados, con la colaboración del Colegio de Arquitectos de la CDMX. Tuve la oportunidad de participar en su cierre, que resultó muy provechoso y tuvo la participación activa de los colegios de ingenieros y arquitectos.

Hubo diversos pronunciamientos de los participantes, como el llamado a replantear la ley para transparentar la contratación, adjudicación y realización de obra pública en el país; asimismo, para privilegiar la planeación y el desarrollo de los proyectos de infraestructura urbana, por parte de la Arq. Susana Miranda. En su participación, el presidente de la Comisión, el diputado Exsome Zapata, aseguró que las obras construidas y muchos proyectos en marcha excedieron el tiempo previsto para su conclusión. El IMCO propuso que se regule la planeación, contratación, ejecución y auditorías en las obras de los tres órdenes de gobierno.

La realización de estos eventos fortalece y estimula los trabajos que se realizan en la ASF al respecto, y permite visualizar que el avance que se tiene en el orden federal no se ve replicado aún en estados y municipios, hay una jungla legislativa. Por ello, la ASF trabaja en la creación de la Auditoría Especial de Obra Pública, lo que formó parte de nuestra propuesta, así como en la revisión de la legislación federal y busca se homologuen las legislaciones locales en la materia. El contar con una auditoría especial de esta naturaleza implicará adoptar una buena práctica en materia de fiscalización, como lo ha señalado la OCDE, ya que los mayores recursos de inversión pública se canalizan a obras de infraestructura, y ahí se han dado muchos casos de corrupción, como el de Odebrecht.

Por otra parte, en el marco de la OLACEFS, organización de las auditorías superiores de América Latina y el Caribe, se está trabajando en dos auditorías multinacionales: una sobre la corrupción transnacional y otra sobre la reconstrucción en materia de desastres naturales. En ambas participará personal de la Auditoría Superior.

A partir del intercambio de visiones, incluyendo las de quienes participamos en los diferentes foros de reflexión en esta temática, se logrará construir un diagnóstico robusto sobre la necesidad de realizar adecuaciones pertinentes a nuestro marco normativo en esta materia.

La ASF tiene dentro de sus atribuciones la fiscalización de la Cuenta Pública, verificando las contrataciones, así como el cumplimiento de sus objetivos, a los que agregaría dos más: 1) La verificación de su impacto ambiental y social, ya que no basta con que los recursos sean pagados en tiempo y forma si estos no tienen un valor público. 2) Es necesario eliminar la construcción de obras que no se ocupan y no sean socialmente necesarias, así como verificar su asignación transparente y sin corrupción.

Hoy ya se cuenta con información de calidad y técnicas de big data para detectar patrones. La Auditoría puede identificar por entidad federativa, sus municipios y organismos, el monto que le facturaron las empresas de nueva creación, las empresas fantasma, así como las ya sancionadas por la ASF y la SFP.

Por todo lo dicho, los foros organizados por la Cámara de Diputados, entre ellos el organizado recientemente por las Comisiones Unidas de Presupuesto y Hacienda, así como por la Comisión de Vigilancia, resaltan su relevancia. Ello es algo que hay que destacar, pues sus resultados serán positivos para la definición de mejores políticas y mejor legislación.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.