Las relaciones comerciales con Oriente en la era Trump
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Las relaciones comerciales con Oriente en la era Trump

COMPARTIR

···
menu-trigger

Las relaciones comerciales con Oriente en la era Trump

13/05/2019
logo Dave Lafferty
Estratega en Jefe de mercados de Natixis IM

La relación comercial entre EU y China han dado mucho de qué hablar, aquí algunos puntos para reflexionar:

EU no puede influir en la dinámica interna macroeconómica de China, esto es, que la inversión es mayor que el consumo (generar un superávit comercial estructural). Como resultado, la administración deberá equipar de armamento a su política comercial a través de la aplicación de aranceles.

Aparentemente esta es la nueva realidad para la relación comercial entre los dos países. Amenazar con aranceles para convencer a China de volver a la mesa de negociaciones. Amenazar de nuevo con el fin hacer que las negociaciones continúen avanzando —esta es la etapa en la que nos encontramos actualmente. Y finalmente, si se logra llegar a un acuerdo, continuar con las amenazas arancelarias para reforzar su cumplimiento.

Esta es la razón por la que los inversionistas deberán sentirse solo moderadamente complacidos ante un eventual acuerdo. Esto no es algo binario: malo si no hay acuerdo, bueno si lo hay. Incluso si el tratado se logra, aún estaremos viviendo en un mundo donde esta distensión comercial puede romperse instantáneamente por un post en Twitter a modo de prueba. 

Un acuerdo es todavía más que probable en algún momento del presente año, pero esta probabilidad ha caído de un 75-80% a cerca de un 60-65%. Esto es mejor que un 50/50, pero difícilmente una certeza como los mercados han estado ya considerando en meses recientes.

La mejor razón para esperar un acuerdo es que tanto Trump como Xi reconocen la desaceleración significativa que ambas economías experimentaron en el 4T -e igualmente importante, las ventas masivas del mercado asociadas con dicha desaceleración. Ningún líder va a querer vivir otra vez este entorno, especialmente Trump, que se aproxima a un año electoral.

Así pues, en este punto una venta masiva en los mercados es todavía solo ruido de fondo hasta que veamos las cosas con más claridad. Y la pregunta ¿es esto una reconfiguración temporal antes de que las negociaciones continúen o en definitiva las negociaciones ya se salieron de su curso?... aún no hemos llegado a esto.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.