De Puente Grande para el mundo
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

De Puente Grande para el mundo

COMPARTIR

···
menu-trigger

De Puente Grande para el mundo

12/06/2019
Actualización 12/06/2019 - 8:20

Hace casi 6 años, en el penal preventivo de Puente Grande, Jalisco, nació Prison Art, una empresa fundada por Jorge Cueto, un exrecluso que notó la habilidad que tenían algunos internos para dibujar.

Apoyado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés) y las aceleradoras de negocios Endeavor y New Ventures, entre otros organismos, Prison Art logró convertirse en una compañía productora y exportadora de bolsos, chaquetas y playeras, cuyos estampados han sido elaborados por reclusos.

La firma mexicana con sentido social, ha capacitado a poco más de mil personas recluidas en penales para producir ilustraciones que se usan en Prison Art.

Armando Laborde, socio fundador de New Ventures, nos contó que actualmente, los productos de Prison Art se exportan a Barcelona, y la empresa analiza su expansión a Alemania, mientras que en México tiene una tienda en Masaryk en Polanco, otro punto de venta en la terminal 1 del AICM y en total factura anualmente alrededor de 30 millones de pesos.

Los productos de Prison Art tienen un costo que va desde los 100 hasta los 900 pesos, dependiendo del tamaño y diseño de las bolsas y accesorios.

Los internos crean diseños en un pedazo de cuero, que mide aproximadamente 40 por 40 centímetros, mismos que después son confeccionados en bolsas de lujo para mujeres y accesorios para su comercialización.

La petrolera BP quiere seguir ganándose a los consumidores mexicanos y tiene claro que parte de su estrategia de posicionamiento no solo está en ofrecer combustible competitivo, sino también en proveer los servicios que hay alrededor de una gasolinera.

Álvaro Granada, director de downstream de la firma en el país, nos contó que ya analizan desarrollar una cadena de tiendas de conveniencia en sus estaciones, por lo que estudian la pertinencia de operar una marca propia o desarrollarla en alianza con una empresa que sepa cómo se opera este negocio en México.

Dicen que estos meses han probado distintos modelos de negocio en sus gasolineras, pues consideran que cada región de la nación tiene distintas demandas, por lo que podrían estar anunciando algo sobre este tema al cierre de 2019.

Este mercado es dominado por Oxxo y 7Eleven, los cuales ya tienen sus marcas de estaciones de servicio, que son Oxxo Gas y Petro-Seven, respectivamente, por lo que BP tendrá una dura batalla en cuanto salga con su propia cadena de conveniencia. Esta batalla ya no sólo será por litros de a litro.

Hablando de otras bolsas, este día quien estará en el Congreso de Jalisco es el empresario José Anguiano, mandamás de la firma Anguiplast, para recibir el Reconocimiento al Mérito Ambiental en la categoría empresarial, gracias a su esfuerzo durante 28 años en cuanto a la producción de bolsas sustentables.

A la fecha, Anguiplast ha reciclado tal cantidad de residuos plásticos que podría llenar el equivalente a 10 estadios Azteca.

Además, la firma mexicana emplea de manera directa a 750 personas, y es el sustento indirecto de más de 3 mil 500 familias, al participar en un sector altamente competitivo; basta considerar que en el país el 52 por ciento de los residuos de un basurero son orgánicos, 11 por ciento son plásticos y sólo el 0.4 por ciento son bolsas.

La importancia del plástico en la economía nacional representa un valor de mercado de cerca de 30 mil millones de dólares al año.

Por ahora nos cuentan que José Anguiano y su equipo alistan para el próximo mes una nueva inversión para aumentar su capacidad recicladora en la entidad, de la que darán cuenta muy pronto.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.