Desde el desierto de Israel para México
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Desde el desierto de Israel para México

COMPARTIR

···
menu-trigger

Desde el desierto de Israel para México

08/11/2019

Se imagina lo que significaría para un agricultor poder controlar la humedad y temperatura de su parcela, cuándo y cuánto regar y determinar la cantidad exacta de los nutrientes a usar para la fertilización, todo desde su celular o tableta.

Nos aseguran que esto ya se hace en Israel y que justamente una firma originaria de este país, Netafim, que dirige Ricardo Medina, ya trajo este sistema a México, llamado NetBeat, pues desde el año pasado forman parte de Orbia –antes Mexichem– que encabeza Daniel Martínez-Valle.

Tan sólo en 2019, Netafim ha colocado ya 50 sistemas NetBeat en el campo mexicano.

La firma prevé crecer a ritmo de doble dígito, basado en el hecho de que, de los 22 millones de hectáreas para producción agrícola, se estima que al menos 6 millones serán susceptibles de usar este tipo de riego, que es la especialidad de Netafim, que para más detalle logró hacer crecer frutas y hortalizas en el desierto del Negev en Israel.

Netafim tiene ya varios años de presencia en México y nuestro país representa para la empresa el tercer mercado en ventas, sólo después de Estados Unidos e India.

Por cierto, la empresa participará como uno de los expositores a seguir de la Expo AgroAlimentaria 2019, que arranca la semana próxima en Irapuato.

El que enfrenta problemas con la piratería y uso falso de la marca, es Rotoplas, que dirige Carlos Rojas Aboumrad, pues nos dicen que recientemente la compañía tuvo que informar a sus clientes que sus productos sólo se comercializan a través de distribuidores autorizados, por lo que la venta masiva o a precios de oferta en sitios web no oficiales, no son parte de las prácticas que desarrolla la compañía.

Así que mucho ojo con esto, si ve anuncios de garrafones de agua a precios ilógicos, mejor no se arriesgue, porque ya sabe que lo barato sale caro. 

La firma estadounidense Becton Dickinson (BD), que en México dirige Juan Pablo Solís Rosendo, en conjunto con PiSA Farmacéutica, que capitanea Carlos Álvarez Bermejillo, realizaron una alianza estratégica para desarrollar un dispositivo médico denominado pluma de insulina glargina, “Galactus”, que próximamente será comercializado en todo el país.

La compañía BD llegó por primera vez a México en 1931 de la mano de Mapad y fue hasta 1957 que se establecieron de manera formal y México fue la primera nación, fuera de Estados Unidos, a la que llegaron.

Hoy en día, BD cuenta con tres segmentos de negocios: medical, diagnósticos y biociencias.

Por su parte, PiSA Farmacéutica es una compañía 100 por ciento mexicana fundada en 1945 en Jalisco por Miguel Álvarez Ochoa y que en la actualidad da empleo a más de 20 mil mexicanos.

Desde hace 25 años participa en el segmento de la diabetes con productos como metformina, glibenclamida, glimepirida y gagapentina, así como la insulina humana recombinante, desarrollada en conjunto con Biocon Ltd, compañía de biotecnología con sede en Bangalore, India, que preside Kiran Mazumdar-Shaw.

La insulina glargina bajo el nombre comercial de Galactus, fue el primer producto aprobado en México con la categoría de Medicamento Biotecnológico Biocomparable (MBB), de acuerdo a los lineamientos emitidos por Cofepris en el año 2012.

La tecnología de BD, permitió crear la pluma con diferenciadores que facilitan la aplicación de la insulina que elabora PiSA Biotec.

En México, el costo anual de la atención de la diabetes es de 3 mil 872 millones de dólares, según la última Encuesta Nacional de Salud y Nutrición. Además, el costo por persona es de 707 dólares al año.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.