¿Crecimiento per cápita de cero en el sexenio?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Crecimiento per cápita de cero en el sexenio?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Crecimiento per cápita de cero en el sexenio?

19/09/2019
columnista
Eduardo Sojo
Érase una vez un Número

La semana pasada buscamos responder una pregunta muy coyuntural, que tenía que ver con las expectativas de crecimiento de la economía para el segundo semestre del presente año, concluyendo que las expectativas de crecimiento de la SHCP y la mediana de los pronósticos de las encuestas de los analistas entrevistados por el Banco de México y Citibanamex parecían optimistas a la luz de la información disponible.

Sin embargo, la pregunta más importante hoy en día no es esa, sino la que puso sobre la mesa Ariane Ortiz-Bolín, de Moody’s, en un evento reciente: ‘La gran pregunta para nosotros es si estos años son atípicos o si estos son los nuevos crecimientos de México en el largo plazo’. Esa inquietud es lo verdaderamente relevante, es decir, preguntarnos si podemos regresar a tener un crecimiento de 2.0 por ciento promedio anual.

En la encuesta mensual a analistas que hace el Banco de México empieza a asomarse la misma preocupación. Es cierto que la mediana de crecimiento esperado para los próximos diez años es 2.05 por ciento, pero la desviación estándar ahora es mayor (0.4 en agosto vs. 0.32 de julio), con un mínimo de 1.10 por ciento, cuando el mínimo anterior era de 1.7 por ciento.

Algo similar se observa en las expectativas del gobierno federal reflejadas en el apartado de perspectivas económicas y fiscales de mediano plazo 2021-2025 del documento de Criterios Generales de Política Económica 2020. Si tomamos en cuenta la mediana de crecimiento esperado de la encuesta del Banco de México para 2019 y 2020 y las expectativas del gobierno federal, el crecimiento promedio esperado para todo el sexenio es de 2.0 por ciento, con un rango que estaría entre 1.7 por ciento y 2.3 por ciento; considerando un buen desempeño de la economía de los Estados Unidos. De aquel 4 por ciento promedio anual para el sexenio ya mejor ni hablamos.

No sé a ciencia cierta en que número estaba pensando la analista de Moody’s cuando se refería a ‘los nuevos crecimientos de México en el largo plazo’, pero podemos construir una referencia de acuerdo a lo que ha pasado este año y las expectativas para el 2020. La mediana de crecimiento de la economía en la encuesta del Banco de México es de 0.5 por ciento para 2019 y 1.4% para 2020, un acumulado de 1.9%; mismo crecimiento acumulado que va a tener la población en ese periodo de acuerdo a las proyecciones de Conapo (0.97 por ciento en 2019 y 0.94 por ciento para 2020). En otras palabras, el crecimiento per cápita esperado para los primeros dos años del sexenio es de cero. ¿Será ese el crecimiento que debemos esperar para el sexenio completo?

Las proyecciones de Conapo muestran que el crecimiento de la población será de 0.9 por ciento en 2021, 0.87 por ciento en 2022, 0.83 por ciento en 2023 y 0.8 por ciento en 2024. Si la economía crece a una tasa similar a la de la población tendríamos un crecimiento promedio anual de 0.9 por ciento en el sexenio y un crecimiento per cápita de cero. ¿Será este el crecimiento para el sexenio?, ¿alcanzaremos el 2 por ciento que se refleja en el documento de criterios, o tendremos un intermedio (1.4 por ciento)? ¿Cuáles serán los nuevos crecimientos de la economía de México? Depende de las reacciones que el gobierno federal tenga ante el estancamiento de la economía.

Las tres principales razones que nos han llevado a la situación actual son en mi opinión: desconfianza de los inversionistas privados, que inició con la cancelación del aeropuerto, siguió con la decisión de detener la participación del sector privado en el mercado energético y continuó con el nombramiento de perfiles inapropiados en los órganos reguladores y la aprobación de leyes como la Ley Federal de Extinción de Dominio; la decisión de apuntalar a Pemex en un entorno de finanzas públicas muy comprometidas, que dejan sin ningún margen de maniobra al resto de los sectores, y la caída severa de la inversión pública, que combinada con la inversión en proyectos de muy baja rentabilidad económica y social, están dañando severamente las perspectivas de crecimiento.

¿Es viable cambiar estos escenarios? Yo creo que sí, pero ello requiere que el Presidente modifique, con acciones, no con discursos, las tres principales causas que nos llevaron a esta situación.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.