El bono de cambio de gobierno ya se acabó
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El bono de cambio de gobierno ya se acabó

COMPARTIR

···
menu-trigger

El bono de cambio de gobierno ya se acabó

18/07/2019
columnista
Eduardo Sojo
Érase una vez un Número

Normalmente cuando hay un cambio de gobierno la sociedad renueva sus esperanzas de que la economía va a estar mejor; sin embargo, en el inicio del gobierno del presidente López Obrador las expectativas de un mejor futuro se incrementaron mucho más allá de los que habíamos visto en sexenios anteriores, particularmente en el caso de las encuestas en los hogares. Nunca antes en la historia de la encuesta (inició en 2001) se había obtenido un índice tan alto de mexicanos que consideraban que la economía del país iba a estar mejor dentro de doce meses, que en el mes de febrero del 2019; sin embargo, las cifras del mes de junio pasado de las encuestas de confianza del consumidor y de expectativas empresariales del INEGI muestran que el bono de inicio de gobierno ya se acabó. La venta de una economía que va ‘requetebién’ se está topando con la realidad. El margen de maniobra para cometer errores se terminó.

Los primeros en anticiparlo fueron los especialistas en economía. Las expectativas en materia económica se empezaron a deteriorar después de la decisión de cerrar el proyecto del NAICM y trasladarlo a Santa Lucía. Todavía en octubre del año pasado la expectativa de crecimiento para el 2019 de los analistas económicos que son parte de la encuesta del Banco de México era de 2.2%. Hoy la mediana de las expectativas de crecimiento es de la mitad (1.1%) y no pocos pronostican un crecimiento inferior al 1.0%. Pero no solo se han deteriorado las expectativas para el 2019, también han disminuido para el año entrante de un crecimiento esperado de 2.4% hace un año, a 1.7% en la última encuesta. Para el 2021 la expectativa de crecimiento ya está en 1.85%. El objetivo de crecer al 4% en promedio anual durante el sexenio va quedando como una aspiración cada vez más lejana.

En el pasado reciente, los especialistas en economía andaban por un lado y los consumidores y directivos de empresas captados por las encuestas del INEGI por el otro; ya no es el caso, las opiniones se están alineando.

Respecto de las encuestas en hogares, el indicador que mide la situación económica del país respecto de hace doce meses es, para el mes de junio, muy similar al que se registraba en el mismo mes del sexenio del presidente Calderón (40.7 vs 39.5) e inferior al que se observaba en el sexenio del presidente Fox para el mismo período (43.6). También ha caído la venta de un mejor futuro. El indicador que mide cómo esperan los mexicanos que estará la economía en doce meses, bajó de 59.0 en febrero a 49.8 en junio, indicador no muy lejano de los observados en los sexenios de los presidentes Fox y Calderón, 49.3 y 48.1 respectivamente. Los porcentajes del presidente Peña Nieto fueron más bajos en ambos casos.

Para los directivos de empresas, las encuestas de opinión no tienen series tan amplias. En el caso de las empresas manufactureras, el indicador que mide cómo está la economía respecto de hace doce meses también ha estado bajando, y el correspondiente a junio es inferior a los dos sexenios anteriores, 47.4 vs 52.3 y 53.1 para 2019, 2013 y 2007, respectivamente. Lo mismo sucede cuando analizamos el indicador que mide cómo esperan los directivos de las empresas manufactureras que esté la economía dentro de doce meses; los datos de junio de los respectivos inicios de sexenio son 52.2, 58.0 y 59.2, para los sexenios de los presidentes López Obrador, Peña Nieto y Calderón respectivamente.

Una buena noticia es que los factores que podrían obstaculizar el crecimiento de la actividad económica en los próximos seis meses son de orden interno. De acuerdo con la encuesta de BANXICO las principales respuestas se concentran en: Incertidumbre política interna 17.1%, inseguridad pública 12.6%, plataforma de producción de PEMEX 11.7%, gasto público 11.7%, e incertidumbre sobre la situación económica interna 10.8%. Los tres últimos más que duplicaron su porcentaje de respuestas entre noviembre del 2018 y junio del 2019.

Lo anterior significa que está en manos de quienes tienen la responsabilidad de gobernar, la modificación de los cada vez más pesimistas pronósticos de la economía. Para ello, el primer paso es reconocer que la economía no va bien. Estoy seguro que la sociedad agradecería una dosis de realismo y empatía de parte de los gobernantes, sentir que están observando lo mismo que los ciudadanos están viviendo.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.