El sector externo ha perdido dinamismo
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El sector externo ha perdido dinamismo

COMPARTIR

···

El sector externo ha perdido dinamismo

09/05/2019

En las últimas semanas iniciamos el análisis de la evolución de los motores del crecimiento de la economía con el objetivo de entender de mejor manera la desaceleración que estamos experimentando. Analizamos, en particular, la industria de la vivienda, que representa el 6.0 por ciento de la economía, y el sector turismo, que representa el 8.7 por ciento del PIB nacional. En esta entrega reflexionamos sobre el sector externo.

Las exportaciones representan un motor de crecimiento muy importante de la economía mexicana. Nuestro país apostó decididamente por la apertura comercial hace cerca de veinticinco años. Las estadísticas lo muestran claramente. En 1993 las exportaciones representaban el 12.3 por ciento del PIB, proporción que se ha multiplicado por más de tres (37.9 en el 2017). Para poder aquilatar el significado de ese cambio, baste señalar que en promedio los países de la OCDE pasaron de 17.9 a 27.9 por ciento en el mismo periodo. En esta materia estamos más cerca de la Unión Europea, que registra 44.7 por ciento, que de los vecinos de América Latina y el Caribe (21.3) y Estados Unidos (11.9 por ciento).

El impacto del sector exportador en la economía tiene que ver fundamentalmente con dos cosas: la importancia y evolución de las exportaciones y el contenido nacional de las mismas.

Una forma de acercarnos al contenido nacional de las exportaciones son las cifras que publica el Inegi sobre el Valor Agregado de Exportación de la Manufactura Global (VAEMG), que es el valor añadido por una economía a los productos de exportación, que son parte de un proceso de producción global.

Las unidades económicas que forman parte de este sector realizan el 80.0 por ciento de las exportaciones y el 50.5 de las importaciones manufactureras de nuestro país, y su producción representa el 42.3 por ciento del total de la producción manufacturera. De acuerdo a las últimas cifras publicadas por el Inegi el valor agregado promedio de su producción en México es de 42.5 por ciento, el otro 57.5 corresponde a insumos importados, con diferencias importantes por rama de actividad. En la fabricación de equipo de transporte el contenido nacional representa el 45.9 por ciento (28.7 por ciento de insumos nacionales y 17.2 por ciento de valor agregado), pero en la industria eléctrica el contenido local es de solo 23.8 por ciento (7.4 por ciento de insumos nacionales y 16.4 por ciento de valor agregado). Con respecto a sus exportaciones, el valor agregado nacional es de 19.3 por ciento (6.9 por ciento de bienes y servicios nacionales y 12.3 por ciento de valor agregado bruto).

Sin duda es vital incrementar el contenido nacional de las exportaciones, pero aún con ese bajo porcentaje, su evolución tiene un gran impacto en la economía dada su importancia relativa respecto del PIB.

En este contexto, vale la pena señalar que el crecimiento enero-marzo de las exportaciones fue de sólo 2.3 por ciento respecto del mismo periodo del año anterior, las exportaciones no petroleras crecieron 2.9 y las petroleras cayeron 4.8 por ciento. ¿Por qué calificar el crecimiento de 2.3 de las exportaciones de manera un tanto pesimista? Por dos razones: primero porque el crecimiento en el mismo periodo del año anterior fue de 11.5 por ciento y en el 2017 de 11.2; y segundo, porque cuando eliminamos la estacionalidad, el crecimiento del primer trimestre del 2019 respecto del último trimestre de 2018 fue de sólo 0.9 por ciento, en contraste con los crecimientos registrados en 2018 y 2017, que fueron 3.7 y 1.8 por ciento respectivamente.

En síntesis, dado el crecimiento que está teniendo la economía de los Estados Unidos (3.2 por ciento en el primer trimestre del año), es de esperarse que las exportaciones continúen siendo un motor importante de la economía mexicana, aunque no con el mismo dinamismo que en años anteriores, si consideramos lo que ha pasado en este inicio de año. Es clara también la necesidad de impulsar el contenido nacional de las exportaciones, como se expresa en el PND.

Anumerismo en el fútbol. Ahora que el equipo León quedó de líder general de la Liga MX con 41 puntos, se señaló en varios medios de comunicación que obtuvo el récord de más puntos desde que en el campeonato se juega con 18 equipos. Me parece que obtuvo el récord desde que tenemos torneos cortos. El récord anterior correspondía al América en el Apertura 2002, cuando alcanzó 43 unidades, salvo que en aquel torneo la liga se jugaba con 20 equipos. La forma de comparar los dos récords es calculando los puntos por partido, que en el caso del América resulta en 2.263 (43/19) y en el caso del León 2.412 (41/17), es decir, el León superó el récord histórico del América, aunque, como dicen por ahí, declaro mi conflicto de interés: soy panza verde de corazón.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.