¿Cómo nos fue en enero? Ni frío, ni calor
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Cómo nos fue en enero? Ni frío, ni calor

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Cómo nos fue en enero? Ni frío, ni calor

16/02/2020
Actualización 17/02/2020 - 11:44
columnista
Ernesto O'Farrill
Perspectiva Bursamétrica

Nuestro indicador más oportuno, el IBEM, nos permite estimar que el IGAE de enero, bajo cifras originales, podría haber crecido en 0.0 por ciento anual. Ni frío, ni calor. Una excelente noticia después de estar observando una fatal tendencia de profundización de la contracción económica en los últimos meses del año pasado.

Aún no contamos con cifras definitivas del IGAE de diciembre y del PIB al cuarto trimestre. El dato oportuno que nos dio el Inegi del PIB al cuarto trimestre de una reducción de 0.3 por ciento anual nos parece demasiado alegre, al contrastarla contra lo que nos dice nuestro indicador el IBAM; nuestro segundo indicador oportuno, que nos permite hacer una estimación más precisa de los futuros datos del IGAE con una correlación de 99.5 por ciento.

La cifra oportuna de -0.3 por ciento para el cuarto trimestre implicaría que el IGAE de diciembre debería presentar un crecimiento de por lo menos 0.6 por ciento anual. El IGAE de octubre presentó una contracción de 0.7 por ciento anual y el de noviembre fue de -0.8 por ciento anual. Nuestra estimación con base en el IBAM bajo cifras desestacionalizadas para el IGAE de diciembre es una contracción de 1.8 por ciento anual. Con esta estimación de diciembre, el promedio del crecimiento para el cuarto trimestre pasado sería de -1.0 por ciento anual, en lugar del -0.3 por ciento que arrojó el dato oportuno del Inegi. Las cifras definitivas del IGAE de diciembre y del PIB al cuarto trimestre se conocerán el próximo 25 de febrero.

El Índice Bursamétrica de la Economía de México/(IBEM) para enero se ubicó con base en cifras originales (no desestacionalizadas) en 128.47 unidades vs. 132.99 puntos de diciembre, con una caída de 3.4 por ciento mensual, equivalente a una variación negativa de 4.18 por ciento anual. Al analizar los componentes del indicador se observa que en general, tanto los que se refieren a la actividad industrial y a la exportación como los del mercado interno presentan una tendencia de menor desaceleración.

• El Índice ISM del sector manufacturero de Estados Unidos marcó mayor contracción al bajar de 48.30 en diciembre a 47.90 en enero.

• Los datos de la industria automotriz que presentaron variaciones menos negativas que en meses anteriores. La producción automotriz bajó 4.05 por ciento anual, las exportaciones de automóviles bajaron 5.83 por ciento y las ventas del mercado doméstico bajaron 5.98 por ciento anual.

• Las ventas de Walmart México bajo tiendas y semanas comparables presentaron un incremento de 0.25 por ciento real anual.

• Uno de los componentes del Índice Mexicano de Confianza Económica del IMCP/Bursamétrica, la percepción sobre la situación a futuro, subió marginalmente de 71.01 de diciembre a 70.21 unidades en enero.

• El Indicador IMEF del sector no manufacturero marcó una menor debilidad al aumentar de 48.9 en diciembre a 50.3 unidades en enero.

• El Indicador IMEF del sector manufacturero marcó una menor contracción al subir de 47.0 puntos en diciembre a 48.2 unidades en enero.

• El precio de exportación de la mezcla mexicana de petróleo en pesos bajó 13 por ciento anual.

• El Índice de la Bolsa Mexicana de Valores presentó una variación positiva anual de +0.87 por ciento.

• Las ventas de Walmart México, en tiendas y semanas comparables, crecieron en enero a 0.07 por ciento real anual, mientras que en diciembre subieron en 2.94 por ciento real anual.

• El Indicador Mexicano de Confianza Económica del Instituto Mexicano de Contadores Públicos/Bursamétrica en su componente de la percepción actual observó una reducción marginal a 64.09 puntos respecto a los 64.36 unidades registradas en diciembre

Por estos factores la estimación del IGAE para el primer mes del año es de 0.0 por ciento de crecimiento. Continuamos en la anemia, que se nos está convirtiendo en crónica.

Coincido totalmente con Ary Naïm, country manager de la Corporación Financiera Internacional del Banco Mundial que escribió en este diario el miércoles pasado que “México continúa siendo un país sumamente atractivo para la inversión”. (A lo que yo agregaría)… Inmensamente rico, con enormes ventajas competitivas naturales; es realmente el país de la pobreza inexplicable. Naim remata: “México cuenta con todas las condiciones para capitalizar sus activos estratégicos y crecer de manera inclusiva y sostenible. No se necesita mucho, unas cuantas señales bastan”. En lo que esas señales llegan, el Banco de México señaló en su comunicado de política monetaria de la semana pasada que se anticipa una expansión económica del PIB para 2020 menor (a la estimada previamente).

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.