Si el precio de su viaje es demasiado bueno, puede ser un fraude
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Si el precio de su viaje es demasiado bueno, puede ser un fraude

COMPARTIR

···
menu-trigger

Si el precio de su viaje es demasiado bueno, puede ser un fraude

31/05/2019
Actualización 31/05/2019 - 15:17

En nuestro país, los mexicanos recorriendo el territorio nacional son fundamentales para la buena salud de la industria turística. Es conocido el dato que los viajeros domésticos son cuatro o cinco veces más importantes que los turistas extranjeros, en cuanto a la derrama económica que generan.

También se sabe que cada día crece el número de mexicanos que en lugar de recurrir a una agencia de viajes o llamar directamente a un hotel, línea aérea o hasta autobuses, a la hora de vacacionar o salir por trabajo, prefieren hacer el trámite por internet, ya sea para reservar una habitación, un boleto de transporte o incluso para adquirir todo el paquete eligen hacerlo a través de alguna de las muchas plataformas que existen en línea.

Recurrir a estos servicios, por diversas razones resulta una buena opción, tanto por la comodidad de realizar la compra desde la oficina o casa, como por razones económicas, gracias a que los paquetes en muchas ocasiones resultan más baratos que adquirir cada servicio por separado.

Sin embargo, empresas especializadas sobre el tema cada vez alertan más sobre el peligro de ser víctima de fraude, si no se toman las debidas precauciones.

Por ejemplo, Kaspersky Lab explica que este riesgo se incrementa en las semanas previas a las temporadas altas, ya que la demanda de compra de viajes aumenta por razones obvias.

Y, precisamente, nos encontramos en uno de esos periodos debido a que se acercan las vacaciones de verano. Por lo que en este mayo que hoy concluye, los investigadores de esta empresa mundial de ciberseguridad han detectado múltiples operaciones tramposas “para aprovecharse de aquellos usuarios que buscan conseguir las mejores ofertas de viaje”.

Asegura que en los últimos treinta días encontraron más de ocho mil ataques de phishing que, según explica la página Avast, “es un método que los ciberdelincuentes utilizan para engañar al usuario y conseguir que revele información personal, como contraseñas o datos de tarjetas de crédito, seguridad social y cuentas bancarias. Lo hacen mediante el envío de correos electrónicos fraudulentos o dirigiéndole a un sitio web falso”.

Kaspersky Lab sostiene que estos ataques se presentan disfrazados de ofertas de plataformas conocidas, así como envíos masivos de correos electrónicos que aparentemente provienen de una marca de viajes legítima, pero que en realidad son un engaño para que las víctimas se suscriban a servicios telefónicos de pago.

“El spam (mail no solicitado que se envía a un gran número de destinatarios con fines publicitarios o comerciales) y el phishing se encuentran entre los vectores de ataque más eficaces. Manipulan y explotan el comportamiento humano, como la confianza en la marca, en un proceso conocido como ingeniería social. Las campañas son a menudo muy convincentes, ya que los atacantes utilizan sitios falsos que son casi idénticos a la versión legítima, y que engañan fácilmente a las víctimas despreocupadas para que faciliten los datos de la tarjeta bancaria o paguen por un producto o servicio que no existe”, explica.

Precisa que tan sólo el 21 de mayo pasado detectaron siete diferentes correos electrónicos disfrazados de ofertas de boletos de avión y cuartos de hotel de conocidas plataformas: tres simulaban ofrecer vuelos gratis a cambio de completar una encuesta y compartir el enlace con otros, y después se pedía que ingresaran su número de teléfono, el cual luego los estafadores utilizan para suscribirlos a servicios móviles de pago.

“Los investigadores también han detectado ataques de phishing entre finales de abril y finales de mayo, disfrazados de sitios web populares, como Airbnb, para reservar alojamiento de alquiler (7 mil 917 ataques). En un ejemplo, los estafadores habían creado una página de phishing que se parecía mucho a la plataforma legítima, y pretendían ofrecer a las víctimas un alojamiento barato en el centro de la ciudad con altas valoraciones. Una vez que la víctima confirmaba la reserva y transfería el dinero, el estafador y la oferta desaparecían”, añade.

Para no caer en estos engaños y acabar siendo una víctima de fraude, dan las siguientes recomendaciones, como no hacer clic en enlaces procedentes de fuentes desconocidas y mejor ingresar a un sitio web confiable escribiendo en el teclado la dirección.

Son varias recomendaciones, pero la que me parece mejor afirma que “si una oferta parece demasiado buena para ser verdad”, probablemente es un fraude. Así que si va a viajar y hará la transacción en línea, tome sus precauciones y hágales caso a los expertos.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.