El rol del CFO en el negocio
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El rol del CFO en el negocio

COMPARTIR

···
menu-trigger

El rol del CFO en el negocio

07/10/2019
Actualización 07/10/2019 - 14:41

Por: Juan Carlos Pérez Rocha , director general adjunto de Banca de Empresas de HSBC México

En los últimos años el rol del director de finanzas o también denominado Chief Financial Officer (CFO) dentro de las empresas ha evolucionado. Hoy, esta posición es la de un jugador estratégico y activo en diferentes momentos dentro de una organización; si de futbol soccer se tratara, podría decirse que el CFO es el mediocampista que todo jugador quisiera tener cerca. El que hará posible, mediante la distribución del juego, el mejor pase para un gol de cualquiera de las demás posiciones.

Este nuevo rol del director de finanzas puede dividirse en diferentes funciones estratégicas fundamentales. Una, quizá la más conocida, es la del manejo del dinero y los costos de la organización, lo cual requiere eficiencia, control y disciplina.

Otra función relevante del CFO es seleccionar el mejor vehículo para financiar los proyectos de la empresa, sea a través de un crédito, de la selección de un instrumento de inversión o de la emisión de deuda, considerando los flujos de la organización, sus costos fijos, plazos y perspectiva de negocio, etcétera.

No menos importante es su función para el control y respuesta en temas regulatorios o frente a la realización de auditorías. La transparencia de los datos, la capacidad de proveerlos en el momento en que lo requiere la empresa es fundamental. Otra actividad del CFO es crear y mantener una efectiva cultura del riesgo y el manejo de prácticas corporativas transparentes hacia el resto de la organización.

Dentro de esta alineación de diferentes funciones de un CFO se imponen de forma transversal dos elementos más: la innovación y el uso de la tecnología. No haría sentido a un delantero saber que el mediocampista siempre hará la misma jugada, si cada partido es distinto. Cuando hay reglas claras hace más sentido que el mediocampista explore y anticipe nuevas jugadas, aceite sus técnicas y habilidades y pueda ofrecer respuestas más asertivas.

La preparación y experiencia del CFO, su capacidad de escuchar y analizar, además de su visión del negocio y la fortaleza de su equipo sugieren también una necesaria buena relación con sus pares ejecutivos dentro y fuera de la organización. Hacia dentro el trabajo es en equipo; hacia afuera en alineación con la regulación y con prácticas y estándares vigentes.

Así, el director de finanzas es una columna vertebral dinámica, que alterna en diferentes momentos con el resto de los miembros de la organización —¿qué área podría no tocar las finanzas?— para generar propuestas y sobre todo, respuestas que tendrán incidencia directa con los números futuros del negocio. Por ello, podríamos concluir que el CFO es en sí mismo un generador de valor para la organización. Un mediocampista que comprende las funciones de sus compañeros, se anticipa a las jugadas, y está listo para tomar el balón.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.