El tianguis y la Guardia Nacional
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El tianguis y la Guardia Nacional

COMPARTIR

···

El tianguis y la Guardia Nacional

02/07/2019
Actualización 02/07/2019 - 11:23

Muchos dirán que se trata de una anécdota, dirán que es irrelevante. Poco importa después del anuncio del despliegue de decenas de miles de elementos. Incluso afirmarán que es detenerme en lo cotidiano, en algo que a nadie le sorprende, estamos acostumbrados a eso y más. Yo no creo eso, yo creo que incluso merece una mención presidencial en alguna de sus mañaneras, merece que le dedique unos minutos, que presente a los culpables y que los convenza que está mal y será sancionado.

Ayer en la portada del diario Reforma apareció la siguiente noticia: “En un operativo en Naucalpan, Estado de México, elementos de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) detuvieron a tres personas por la venta ilegal de la vestimenta de la Guardia Nacional. De acuerdo con Quadratín (agencia de noticias), la SSPC informó que la detención se realizó antier cuando elementos de la División de Investigación acudieron a la colonia Residencial Lomas de Sotelo para revisar distintos puestos semifijos que exponían insignias falsas”. En la fotografía aparecen los brazaletes de la Guardia Nacional por cientos.

Ayer, Andrés Manuel López Obrador cerró su discurso del primer año de su victoria electoral ante decenas de miles de personas diciendo que, para finales de este año, para diciembre de 2019, desterraría el régimen corrupto y quedarían construidas las bases para “la transformación política de México”. Supongo que se refería al gobierno que encabeza, en realidad no tengo elementos para decir si esto sucederá o no, pero noticias como las publicadas por el diario Reforma deberían de ponerlo a pensar que no es suficiente, que poco importa “desterrar el régimen corrupto”, cuando nada cambia en la dinámica social, cuando de pronto un grupo de mexicanos decide vender insignias de la Guardia Nacional; manda a hacer los diseños, los aprueba, consiguen el material, los mandan a imprimir, deciden hacer miles –cientos de miles tal vez– los distribuyen y los venden desde la clandestinidad. ¿Cuántos mexicanos participan en esta cadena de corrupción? ¿Cuántos abonan a lo ilegal? ¿Por qué no le tienen miedo a venderlo en la calle a la luz de todo el mundo?

La gran apuesta de seguridad de este gobierno se vende en un tianguis en el Estado de México, por menos de 100 pesos, al fin sólo es un brazalete. La nota toma más relevancia cuando se revisan los números, cuando se confirma que el domingo llegaron a Ecatepec 400 elementos de la Guardia Nacional, aunque, de acuerdo con información de la secretaria de Seguridad Estatal, Maribel Cervantes, hay más de 4 mil elementos desplegados desde hace varias semanas. De acuerdo con información oficial, llegarán a ser 17 mil elementos de la GN los que vigilarán el Estado de México, una de las entidades más violentas del país. ¿Tenemos que tomar este atrevimiento del comercio informal como una simple ocurrencia? Insisto, yo creo que no. El gobierno federal debe hacer una lectura mucho más aguda de lo que muestra una noticia como esta. Andrés Manuel López Obrador fue contundente en la época de campaña, dijo que en cuanto llegara al poder se acabarían los corruptos. A manera de manta casi milagrosa la sociedad vería que el presidente no es como los anteriores y cambiaría su forma de comportarse. No, la gente no ha cambiado, sigue habiendo corruptos y siguen burlándose de la autoridad con el mayor cinismo. Es en estas noticias donde debería de haber una sanción ejemplar, nunca más un ciudadano se burlará del gobierno, no más impunidad ante la simpleza de replicar un uniforme de un cuerpo de seguridad nacional. En fin, mientras sigamos tratando estos delitos como un álbum de anécdotas, no habrá fuerza de seguridad que detenga al crimen organizado ni destierro al régimen corrupto que alcance a la sociedad.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.