Las olvidadas
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Las olvidadas

COMPARTIR

···
menu-trigger

Las olvidadas

22/01/2020
Actualización 22/01/2020 - 14:04
columnista
Javier Risco
La Nota Dura

Este país está lleno de víctimas. Hacia cualquier lugar, en cualquier dirección y de todas las edades. El Presidente lo sabe. Andrés Manuel López Obrador se ha reunido con víctimas desde hace décadas, no ha dejado de recorrer el país y en cada rincón se encuentra con reclamos, demandas e injusticias de todo tipo; los ha escuchado y quiero pensar que a muchas de ellas las ha ayudado, ya sea como líder social, como jefe de Gobierno, como político en campaña o como Presidente. Sus más fieles seguidores no se cansan de decir que él es diferente a todos los anteriores: “él sí conoce al país”; “él está cerca del pueblo, lo escucha”; “él habla el lenguaje de la mayoría”; “él es el de los 30 millones de votos”. Él, él, él. Con todo esto en sus espaldas, cómo cuesta trabajo entender que haya declarado en la mañanera de antier, sobre el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, que “pueden entrar a Palacio Nacional, van a ser recibidos, pero no los voy a recibir yo, los va a recibir el gabinete de seguridad, para no hacer un show, un espectáculo”. Es increíble que desprestigie de esa manera a un movimiento que cumple una década pidiendo justicia, nada más. No importa, interpreto esas palabras como resultado de una discordia con una de las figuras del movimiento, el poeta Javier Sicilia; así es el Presidente de impulsivo y a eso se expone al estar dos horas todos los días frente a decenas de cámaras y micrófonos. Tras un año de gobierno hemos aprendido que no todo lo que se dice en la mañanera se debe de tomar en serio, ahí caben ocurrencias, enojos, señalamientos y una que otra verdad, pero, insisto, tomémoslas como declaraciones desafortunadas y ya.

Lo que debería indignarnos, lo que deberíamos reclamarle al Presidente es que, a 13 meses de su llegada al gobierno federal, mantiene el Sistema Nacional de Atención a Víctimas (SNAV) en el completo OLVIDO. El reportaje del periodista Arturo Ángel en el portal Animal Político, titulado “Incompleto, sin sesionar ni operar: el Sistema para Víctimas en México a 6 años de su creación”, es deprimente. El SNAV, cuya responsabilidad es responder, apoyar y reparar a las víctimas en este país, simplemente NO OPERA. La última vez que reunió a instituciones y autoridades de los tres niveles de gobierno en una sesión ordinaria fue hace cinco años, en 2014. Hoy, las víctimas acuden a la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV), que se ha convertido, en palabras de Jacobo Dayán, especialista en Derecho Penal Internacional, Justicia Transicional y Derechos Humanos, “en una comisión que es más bien una oficina asistencialista, que ha generado una relación casi clientelar con las víctimas”. Esto sí es un fracaso, esto sí es fallarles a las víctimas de este país.

El reportaje apunta a una simulación: esta Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas se ha convertido también en el lavadero de manos de todas las instituciones del Estado –la Policía, la Fiscalía, los institutos de salud–, cualquier instancia del gobierno manda a sus víctimas a esta comisión que está rebasada, sin recursos y a punto de morir por la burocracia y por una intención que se lee bien en el papel, pero que no opera.

Señor presidente, si usted no quiere recibir a algunas víctimas porque no está dispuesto a “hacer un show”, como usted lo ha llamado, es su decisión; lo que no puede hacer es despreciar el Sistema Nacional de Atención a Víctimas y olvidar a miles que esperan un proceso de reparación y de justicia, que tampoco parece llegar con usted en la presidencia.

(El reportaje completo de Arturo Ángel se puede consultar aquí: https://www.animalpolitico.com/2020/01/sistema-victimas-sin-operar-incompleto/)

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.