Estados y municipios al rescate
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Estados y municipios al rescate

COMPARTIR

···
menu-trigger

Estados y municipios al rescate

25/06/2020
Actualización 25/06/2020 - 12:22
columnista
Jeanette Leyva
Moneda en el Aire

Los pronósticos de organismos e instituciones tanto públicos como privados sobre las perspectivas de la economía mexicana para este año, caen y caen cada vez más con las implicaciones que eso tendrá para todos, pero en donde quizás poco se ha volteado a ver es el efecto que tendrá en los estados y municipios.

Por un lado, aquellos que han logrado elevar su recaudación propia podrán sobrellevar esta caída de la economía, a pesar de que reciban menores participaciones federales, pero son los que se cuentan con la mano de los más de dos mil 400 ayuntamientos del país.

Para Carlos Serrano, economista en jefe de BBVA, si bien coincide en que sobrevivirán, es oportuno que comiencen a recaudar los impuestos que son de su competencia, ahí tienen el predial y la ‘odiada’ tenencia que es fácil de cobrar y fuente constante de ingresos, pero existe una más que deben voltear a ver: reestructurar sus deudas, y justo ese es un tema en que varios estados y municipios deben voltear a ver a los verdaderos expertos.

Uno de esos especialistas es Marcela Andrade, directora de Banca de Inversión de Altor Finanzas e Infraestructura, quien tiene un amplio conocimiento sobre las finanzas estatales y municipales y reconoce que las entidades tienen un gran reto en la parte económica con esta crisis sanitaria: atender a sus gobernados y reactivar la economía.

Por ello, recomienda una herramienta que las entidades pueden usar y que es la inversión, deben priorizar aquellas que generen empleo inmediato como son, por ejemplo, las obras de pavimentación, de restauración de infraestructura, de rápida realización; hoy más que nunca se requiere, ya que generan fuentes de empleo y sobre todo rescatan a las pequeñas y medianas empresas locales.

La mejor forma de generar un circulo virtuoso es que realicen estas inversiones rápidas con sus ingresos o bien vía financiamientos que pueden ser bancarios, hoy ya con la Ley de Disciplina Financiera cada peso que se pide prestado tiene que ir a obra y hay candados y supervisión estricta y hoy es una herramienta que puede ayudar a los estados y municipios.

La reestructura de las deudas si bien es una opción para sanear las finanzas de las entidades subnacionales, hoy todos necesitan un plan rápido de reactivación de sus economías locales en donde al elegir el camino de las inversiones en ciertas obras debe hacerse de la mano de los que conocen estos temas, ya que no es momento de desperdiciar un peso y contratar deuda bien enfocada debe ser la prioridad si es que no tienen los recursos propios suficientes.

Una deuda manejable, a una buena tasa de interés, que no vulnere las finanzas de una entidad, es una opción cien por ciento válida en la que estados y municipios deben poner atención, quienes opten por este camino, ojalá lo hagan de la mano de expertos.

* * *

Y en el otro lado de la moneda, tras los cambios en el ex-Bansefi hoy Banco del Bienestar, no hay que perder de vista lo que ahí pasará próximamente, más allá de los planes que tienen de crecer sus sucursales o si logra convertirse en el centro político que se tiene planeado. En lo económico esta el pendiente de la licitación de los casi tres mil cajeros automáticos, que habrá que ver si ya cuentan con lectores biométricos acorde a lo que viene en el sector bancario, pero también el saneamiento de su cartera vencida que ha crecido producto de la desaparición de programas como Prospera; no hay que olvidar que la directora general adjunta de Crédito y Garantías del banco, Lucía Buenrostro, además de ser una financiera reconocida y con amplias credenciales en el sector, es hermana de la titular del SAT, Raquel Buenrostro, así que seguro esas licitaciones y 'convidados' a ser proveedores serán más que revisados, por lo pronto, la moneda está en el aire.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.