¿Más apoyos de los bancos a sus clientes?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Más apoyos de los bancos a sus clientes?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Más apoyos de los bancos a sus clientes?

26/05/2020
Actualización 26/05/2020 - 9:41
columnista
Jeanette Leyva
Moneda en el Aire

Pese a que el panorama económico y social en muchos sentidos se ve negro, en el sector bancario al menos los últimos datos hacen que muchos directivos bancarios se vean más que optimistas de que no todo será tan malo para sus negocios.

Al menos esa fue la percepción que se tuvo de la última reunión de los banqueros con medios, en donde además del estreno de ‘barbas largas’ en varios de ellos, el semblante y mensaje de cada uno de los integrantes de la asociación fue de mucha tranquilidad, y prácticamente de que ‘nada malo’ pasará con la banca, ya que ahora son parte de la solución, no son un problema y lo más importante, no fueron los causantes de que la economía no crezca desde el año pasado.

Los números al primer trimestre de este 2020 muestran que pese a la caída que se ha tenido en la economía desde el 2019, el crédito al sector privado de parte de la banca al cierre del mes de marzo creció en 3.0 por ciento en términos reales. En términos nominales se tuvo un crecimiento del 10.4 por ciento al conjunto del sector privado; todas las líneas de crédito crecieron, aunque sin duda a partir de este segundo y tercer trimestre veremos ya una baja en el crecimiento e incluso una contracción, que muy probablemente al cierre del año nuevamente reviertan, pero bueno, todos estos números sirvieron para que al menos el mensaje fuera de optimismo de que con la firma del T-MEC y la reapertura de ciertas industrias seguirán operando con buenos números.

La fortaleza de los números de varios bancos incluso hace viable que si alguno pequeño presentara problemas podría ser inmediatamente absorbido por uno de mayor tamaño (un plan de emergencia que ya tienen en Hacienda, dicen los que saben); es un hecho que si solo se ven los niveles de capital, no hay nadie con peligro real de caer hoy, pero mañana quién sabe.

Si bien reconocen que se viene un problema fuerte de desempleo en el país y por ende, de ingresos para millones de familias, el haberse anticipado a diferir 7.9 millones de créditos consideran fue un buen avance y eso hace que sus preocupaciones en cuanto a la afectación de sus negocios no las vean tan graves porque piensan que una vez reactivada la economía todos empezarán a pagar para cuidar su historial crediticio, ya que tras 20 años muchos aseguran han entendido cómo sirve pagar los créditos que se piden.

Pero de verse un panorama mucho más complicado y extendido en lo económico tienen aún un ‘as’ sobre la manga y es dar más tiempo a los deudores para pagar, no solo veremos extensiones de programas de diferimiento, sino que ya se analiza la forma de reestructurar otros créditos y no solo los hipotecarios que ya se han venido haciendo en los últimos años.

Los tiempos ameritarán nuevas soluciones y apoyos, sobre todo para aquellos clientes que por la reducción de sus salarios ya no pueden pagar el mismo monto del crédito previo al Covid-19, pero tienen la voluntad de hacerlo y el compromiso de aunque sea la mitad de lo que mensualmente pagaban destinarlo a sus créditos, a ellos ponerles una mala nota en su historial por esa causa sería injusto. En este tema de cambios en reestructuras y cómo las reportan a los burós de crédito va iniciando y ojalá los bancos sean sensibles, porque ahí está la propuesta enviada por la parte radical del actual partido en el poder a la Secretaría de Hacienda, que por esta pandemia, piden que nadie tenga un reporte malo en su historial crediticio, es decir borrón y cuenta nueva, faltan meses para llegar aún a esa fase, la cual ojalá no se requiera y todos puedan pagar sus deudas, ya que eso significará que el país crece. Por lo pronto, la moneda está en el aire.

Consulta más columnas en nuestra versión impresa, la cual puedes desplegar dando clic aquí

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.