¿Tienes una empresa y un seguro de crédito?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Tienes una empresa y un seguro de crédito?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Tienes una empresa y un seguro de crédito?

12/11/2019
Actualización 12/11/2019 - 12:18

El menor crecimiento económico que se ha tenido este año ha ubicado a algunas empresas mexicanas de menor tamaño en una posición complicada ante la falta de pago de sus clientes, otras han visto la oportunidad de poder crecer en otras áreas o incluso fuera de México, pero no saben cómo y hay otras que están viendo lo qué pasa, pero a salvo de mayores problemas.

¿Cuál es la diferencia? El que tiene un seguro de crédito y por ende asesoría para decirles el mejor camino a seguir según su perfil; aunque parece simple y fácil, la realidad es que en nuestro país todavía el avance y la penetración de esos instrumentos entre las empresas es bajo.

Una de las compañías dedicadas a este tema es Solunion, que aunque este mes cumplen cinco años de operación en México, bajo ese nombre tienen tras de sí un respaldo importante, ya que son resultado de la consolidación de las actividades de sus accionistas, Euler Hermes y MAPFRE, ambas aseguradoras reconocidas en el mundo.

Lo más interesante, reconoce Federico Pronzati, director comercial y con amplia experiencia en riesgos, es que es precisamente la gestión del riesgo comercial un factor determinante para las empresas y que de hacerlo de forma adecuada con un seguro de crédito se pueden prevenir o mitigar precisamente las situaciones indeseadas derivadas del impagos de los clientes, al mismo tiempo que logran ayudar a los negocios a que crezcan al explicarles sus áreas de oportunidad o límites para que hagan negocios.

Hoy, reconoce, han visto no solo más empresas interesadas en saber cómo contratar un seguro de crédito, y lo que llama la atención es que quienes ya los tienen, en este momento están viendo y pidiendo asesoría para ir hacia nuevos mercados y dado el conocimiento y respaldo que tienen en otros países pueden orientarlos para que lo logren. Lo más importante de un seguro de crédito no es solo tener el respaldo de recibir el pago si un cliente no paga, sino ayudar a la empresa a la recuperación del mismo; el seguro de crédito estima que podría tener un mayor crecimiento en los siguientes meses, ya que cada vez más empresas se convencen de los beneficios. Ya veremos si esto sucede así, dado el panorama económico poco favorable que se vislumbra.

* * *

Y en el otro lado de la moneda, todos los que tiene relación con el tema de la ciberseguridad lo saben, México se ha convertido en un centro atractivo por los ciberdelincuentes de todo el mundo. Esto por el gran número de empresas internacionales que operan y que trabajan con negocios más pequeños que muchas veces no cumplen con los niveles mínimos de protección ante ataques cibernéticos; la OEA registró que todos los bancos y un gran número de instituciones del sector financiero han sufrido ataques y son los más expuestos, aunque, ojo, no necesariamente se han concretado; en fin, hay claros ejemplos de que los ataques están a la orden del día y en donde pese a existir protocolos de actuación como en el sector financiero, siempre tratan por todos los medios de que no se sepa quién fue atacado y cómo, lo que genera luego más afectados, ahí tenemos ahora a Pemex víctima de un virus, que paró parte de sus procesos administrativos.

La falta de protocolos de actuación y de una agenda nacional de ciberseguridad son solo dos de los muchos puntos que se requiere trabajar para que haya una mayor conciencia entre la iniciativa privada y el sector público de que es una tarea conjunta, han habido ya vulnerabilidades importantes que han dejado expuestos nuestros datos, pero imaginen un ataque en donde fallen los servicios básicos, que no se pueda tener acceso al sistema bancario (en pleno Buen Fin por ejemplo), se revele toda nuestra información fiscal, y sume lo que se le ocurra el panorama parece bastante preocupante. ¿Harán algo? Por lo pronto, la moneda está en el aire.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.