Los 60 minutos sin secretario de Hacienda
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Los 60 minutos sin secretario de Hacienda

COMPARTIR

···

Los 60 minutos sin secretario de Hacienda

16/07/2019
Actualización 16/07/2019 - 10:23

12:15 pm, el Secretario Urzúa renuncia en un tweet. 1:15 pm, el presidente López Obrador propone al subsecretario Herrera como nuevo secretario de la SHCP. A estas alturas, el posible detonante de la renuncia y su contexto son ya conocidas. En cambio, opto en este espacio por presentar cinco reflexiones relevantes sobre lo ocurrido en los 60 minutos que transcurrieron entre la renuncia y el anuncio de nuevo secretario propuesto. Considero que lo acontecido en dicho periodo envió poderosas señales.

Primero. La renuncia del secretario de la SHCP no necesariamente marca un hito en la historia del México democrático. Renuncias como las del secretario Serra Puche (1994) o Videgaray (septiembre 2016) en un contexto de error de implementación o estrategia política son referentes inmediatos. No obstante, el detonante no fue tan claro en el caso del secretario Urzúa y claramente en un contexto distinto. Sin embargo, el evento generó volatilidad financiera a nivel local en claro reflejo de la favorable evaluación que los mercados hacían del Doctor Urzúa.

Segundo. Los minutos que siguieron a la renuncia fueron largos, la opción lógica era el Doctor Arturo Herrera. Sin embargo, hubo minutos de especulación. Al final fue Herrera. Fue un acierto. Sobre todo, fue clave el haber anunciado la propuesta a muy pocos minutos de la renuncia del Doctor Urzúa. Me atrevería a concluir que la premura dejó ver una conciencia clara de la relevancia de mercado de los minutos que corrían y la preocupación por enviar el mensaje correcto. El Doctor Herrera era ya conocido por los mercados y sin duda un referente técnico en la interacción con inversionistas y calificadoras crediticias.

Tercero. Entre la renuncia y la propuesta de nuevo secretario hubo minutos de reflexión, al menos de mi parte. En ese lapso surgió una interrogante clave: ¿quién si no Herrera? De repente, las alternativas no fueron claras, cuestión que claramente contrastó con pasadas administraciones, cuando uno podía delinear relativamente rápido una terna de candidatos que cumplían con al menos tres condiciones esenciales: Alto nivel técnico, amplia experiencia gubernamental y reconocimiento de mercado. En esta ocasión tomó más tiempo el construir una terna factible, síntoma claro de la ruptura con el statu quo presente hasta hace pocos meses.

Cuarto. El contexto para el eventual nuevo Secretario Herrera no es muy disímil al del anterior. Habiendo tenido contrastes de opinión con el Ejecutivo, ahora da un paso al frente y es el rostro que encarará circunstancias y personas que llevaron al exsecretario Urzúa a renunciar. Aquí se deriva otro potente mensaje: es clave para la percepción de estabilidad en el ámbito de política económica que el Doctor Herrera se extienda en el cargo y continúe impulsando el camino ascendente en la curva de aprendizaje de un equipo con muchos relevos en sus áreas técnicas y administrativas, así como el impulso de una cantera de técnicos con creciente experiencia pública.

Quinto. El contexto no es menos retador para el nuevo secretario. Existen al menos cuatro procesos abiertos con los cuales se lidiará en los meses inmediatos: el diseño del Plan de Negocios de Pemex, la disputa contractual impulsada por CFE, el próximo inicio de trabajos asociados al Paquete Fiscal 2020 y los procesos de evaluación de calificación crediticia que continúan abiertos, sobre todo en el caso de S&P y Moody’s.

Sin duda fueron 60 minutos para pensar mucho y dejar ver parte de los retos en materia de señalización y entendimiento de la lógica de mercado. Hay trabajo por hacer y los procesos abiertos son excepcionalmente relevantes.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.