El chance de AMLO para bajar precios de luz y gas
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El chance de AMLO para bajar precios de luz y gas

COMPARTIR

···
menu-trigger

El chance de AMLO para bajar precios de luz y gas

24/01/2020
Actualización 24/01/2020 - 12:12

Si ustedes administran una flotilla, deben de leer esto:

La empresa de mensajería UPS, dirigida por David P. Abney, anunció que desde este año y hasta 2022 comprará más de seis mil camiones a gas natural y no de diésel o gasolina. Invertirá 450 millones de dólares en la misión.

Por supuesto, la empresa refiere este movimiento como una intención de cuidar el medio ambiente y evitar más calentamiento global, pero escondido seguramente existe otro interés. El gas natural está muy barato y eso ayuda a bajar costos.

Ayer, los contratos rondaban 1.90 dólares por millón de BTUs en el mercado estadounidense del Henry Hub, de acuerdo con datos recopilados por Bloomberg. Pongámoslo así: es como si la gasolina en la bomba de Pemex de pronto bajara a unos 12 pesos por litro. Otro ejemplo hipotético: solo imaginen la circunstancia de un taxista que firmase un contrato de compra con la gasolinera a ese precio para todo este año y el que sigue.

Las empresas privadas, además de CFE y Pemex, sí pueden amarrar contratos de gas a esos precios comprando futuros. Es decir, compromisos de compras posteriores, a fin de garantizar los precios actuales.

Ayer expliqué aquí que están casi 50 por ciento por debajo del nivel del inicio de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Las empresas que hagan una buena planeación financiera podrían bajar sus costos y trasladar al menos parte del beneficio a sus clientes, bajando precios o tarifas de mensajería... o de luz.

Tanto CFE como Pemex son presididas por empleados gubernamentales de contribuyentes como ustedes que podrían verse beneficiados de tal circunstancia.

El precio del gas natural para generación de electricidad en Estados Unidos –procedencia del que importa la empresa de electricidad dirigida por Manuel Bartlett– cayó 26 por ciento en 12 meses contados hasta octubre 2019, que son los datos más recientes registrados en la Agencia de Información Energética del país vecino.

¿Cuál es el resultado? Una baja en precios estadounidenses de electricidad al mayoreo en 2019 que la misma agencia advirtió en un reporte. En México no hay reportes de una caída similar.

¿Cómo es que está abierta esta ventana de oportunidad en el gas natural?

La producción estadounidense del hidrocarburo –generalmente extraído junto con el petróleo– aumentó 50 por ciento en 10 años.

En el mismo lapso, la de México cayó 36 por ciento, principalmente por un deliberado abandono de las inversiones en exploración y producción por parte de la administración del presidente Enrique Peña Nieto, quien privilegió cuadrar las cifras financieras de Pemex en ánimo de no perder la calificación crediticia soberana de México.

Las bajas más dramáticas en la producción ocurrieron en Tabasco y en Chiapas, estados que hoy enfrentan una seria crisis económica. También en Nuevo León y Tamaulipas, en donde hay reservas de gas sin petróleo.

La administración de AMLO puso freno a la caída en la producción de gas mediante inversiones a costa del erario y podría generar una tendencia de aumento.

La producción ya está por arriba de los 5 mil millones de pies cúbicos diarios, 239 millones más que cuando inició su mandato. Ojo, 40 por ciento del incremento lo aportaron sus 'socios' privados, con oportunidades abiertas con la reforma energética.

Esa cantidad, empero, aún está lejos de los 7 mil millones de pies cúbicos que produjo Pemex hace 10 años y a una distancia enorme de los 114 mil millones de pies cúbicos que extraen en Estados Unidos cada día.

Se trata pues de una situación de abundancia de gas estadounidense que no hay en donde poner, o no había... el lunes terminaremos con este tema. Buen fin de semana.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.