¿Es hora de ‘tomar’ vacaciones?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Es hora de ‘tomar’ vacaciones?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Es hora de ‘tomar’ vacaciones?

22/06/2020
Actualización 23/06/2020 - 9:35

El formato cambió. Ahora no hay auditorios llenos de abuelos y mamás y papás peleando por la primera fila para grabar el video del último día de clases. A la familia de Valeria, de 12 años, le pidieron llegar el lunes a las 8:00 a la puerta de su escuela. Solo uno de sus familiares podría conducirla hasta ahí. Ella se bajará del coche y en la calle recibirá un sobre esterilizado que le entregarán un par de maestros que como ella usan tapabocas. Omar, su padre, el conductor del vehículo, le tomará la foto desde el volante y ella se irá a casa para procesar lo que ocurrió. Es tiempo de “graduaciones” en medio de la pandemia.

¿Es tiempo de vacaciones? En otros días sí, pero no abundan vuelos ni hoteles abiertos en este nuevo mundo marca Covid. Quizás hay que reflexionarlo más.

Hay un problema: las oficinas de recursos humanos no siempre están preparadas para dar un buen “servicio al cliente” que en su caso lo representan los empleados de la firma. Menos lo están, probablemente, para cambiar rápidamente las políticas de la empresa ante una pandemia.

El Covid-19 expone a un problema global que parte de un posible error: abrir porque hay que volver a la 'normalidad', no porque las cosas ya estén mejor.

“A corto plazo, a medida que las empresas comienzan a reabrir y adaptarse a las operaciones normales, las empresas deben centrarse en tres elementos centrales de su negocio”, escribió el mes pasado Sam Palmisano, exlíder de IBM, el primero de ellos es: “Asegúrese de que sus empleados estén saludables”.

Obvio, los trabajadores deben estar libres de Covid, pero ¿cómo andarán de la cabeza para producir la innovación y adaptación que requiere el negocio?

Las otras dos sugerencias de Palmisano son: Haz lo que tengas que hacer por tus clientes y cuida a las comunidades en las que opera tu negocio.

Su enfoque se centra como el de la mayoría en la urgente adaptación a futuras interrupciones globales a la transformación digital; las tecnologías disruptivas como la inteligencia artificial y el aprendizaje automático.

Eso tiene sentido, pero no hay mucha información para entender el estado de ánimo del equipo durante una guerra mundial contra un bicho en este siglo y la necesidad que ellos pueden tener de darse un respiro.

Hacen algunos intentos firmas legales como Mayer Brown, de Chicago, con oficinas en la Ciudad de México, que en mayo publicó un reporte 'Managing HR Through COVID-19 A Practical Guide for Multinational Employers', que expone los riesgos judiciales en torno a diversas acciones que puede tomar hoy la empresa con los empleados.

Pero atención con Gaspar Gorocica, un psicólogo mexicano con posgrados por el IPADE ny el MIT, quien responde: “sí, es el mejor momento para pedir vacaciones”, asegura el director general de la consultora Grupo PuestaPunto. Su lógica se basa en la imposibilidad de conocer el escenario actual de negocios cuando la mayoría del país sigue en semáforo en 'rojo' y nadie sabe cuándo pasará a 'verde'. Tampoco, si un rebrote puede regresar a todos a su casa.

Los dueños del negocio corren el riesgo de 'reventar' a su equipo al pedir información y ejercer presión sobre elementos que están fuera de su control.

Es momento de dar unos días de total desconexión a quien la pida, aunque no pueda viajar a ningún lado. Lo es porque si bien urge remar, “¿hoy remas a dónde? Estás manejando unas canoas en medio de baches de lodo”, apunta este experto.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.