menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Los siguientes 15 días...

COMPARTIR

···
menu-trigger

Los siguientes 15 días...

19/10/2020

Estamos ante una quincena clave para el mundo y sus empresarios y los mexicanos parecen estar sólo del lado de los espectadores.

El gerente de un restaurante muy probablemente está en el extremo de los más afectados por la pandemia y tal vez quiere estar en otro lado: el de productores de videojuegos que sirven a un montón de gente confinada y hoy atienden a un mercado de 145 mil millones de dólares.

Pero justo cuando las empresas del ramo podrían hacer un mayor negocio con el lanzamiento de la nueva consola de videojuegos Playstation 5, el creador del juego Final Fantasy resaltó algo que estaba fuera de la vista de la mayoría: no pueden desarrollar nuevos juegos.

Sucede que hoy esta industria requiere de proveedores similares a los de la industria del cine: actores a los que les son grabados movimientos, voces grabadas en estudio y computadoras poderosas que no pueden ser trasladadas fácilmente y requieren de servicios de internet dedicados. Hoy todo eso enfrenta obstáculos.

“No hemos podido desarrollar nada”, dijo Yosuke Matsuda al Financial Times.

La realidad es que casi nadie está a salvo y quizás es el mejor momento para agruparse, para hacer un team back, por ejemplo en asociaciones civiles. La incertidumbre domina el panorama y la unión parece útil.

Ayer, el diario The New York Times advirtió que una posible reelección del presidente Donald Trump es la mayor amenaza para Estados Unidos desde la Segunda Guerra Mundial.

Este medio divulgó que su mandato dañó gravemente a Estados Unidos en todo el mundo y rompió normas que unieron a los estadounidenses durante generaciones.

El mismo escenario fue dibujado matizadamente la semana pasada por la lideresa de las empresas estadounidenses, Suzanne Clark.

La presidenta de la US Chamber of Commerce, la mayor cámara comercial, emitió una carta pública que comienza así:

“Vivimos un momento notable de incertidumbre derivado de la pandemia en curso, las elecciones que se avecinan y la recuperación económica que para unos es robusta y para otros inexistente.

“La mejor manera de manejar tanta incertidumbre es concentrarse en lo que sabe y controlar lo que puede. Todos nosotros aquí en la Cámara de los Estados Unidos, nos guiamos por nuestra misión y nos enfocamos en nuestro trabajo”.

Ese escenario es el que se viene encima para la economía más grande del mundo, que es también el mejor cliente de México.

En esta necesidad urgente de estrategias comunes, la US Chamber hace su intento y sus agremiados habrán de calificar el éxito de este organismo que hace poco consiguió la victoria de una reforma fiscal que redujo impuestos en Estados Unidos y la defensa del libre comercio norteamericano por encima de la retórica nacionalista de Trump.

En México, su equivalente, el Consejo Coordinador Empresarial, que comanda Carlos Salazar, tiene el reto de entregar también cuentas a sus agremiados en el momento más difícil. Esta quincena es clave para mostrar caminos.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.