¿Para qué quieren los mexicanos el Internet?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Para qué quieren los mexicanos el Internet?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Para qué quieren los mexicanos el Internet?

18/02/2020

La mayoría de quienes lean este texto no pudo tener una computadora en su niñez, menos... acceso a Internet.

En este 2020, más de 10 millones de niñas y niños mexicanos de entre 6 y 11 años de edad pueden darle “play” a los pormenores del show de baile del intermedio del reciente Super Bowl de la NFL, mediante un smartphone… una y otra vez.

Los mexicanos usan el Internet para entretenerse. El 91 por ciento de ellos admite que esa es la principal razón de usar la gigantesca red.

Pero no significa que eso es lo único que hacen y menos, lo que harán en el futuro.

Cada vez que hablan de “la nube” en buena medida se refieren a los servicios que ofrece Andy Jassy, director de Amazon Web Services, que renta espacios virtuales a individuos y empresas en servidores de Amazon. La semana advirtió que esos servicios aún están en una fase muy incipiente, la oferta puede explotar durante esta década.

En ánimo de impactar a la sociedad, los emprendedores y directivos de empresas nacionales pueden observar estas tendencias extraídas de una encuesta del INEGI publicada ayer, que reveló que ya hay 86.5 millones de internautas en el país, contados hasta el cierre de 2019:

Uno. ¿En serio el comercio electrónico va lento? Casi 9 mil personas se sumaron diariamente al grupo de quienes hacen compras en línea, que pueden ir de lo más común como una reservación de un vuelo, hasta compras diversas como las que ahora mueven las empresas de mensajería gracias a la llegada justamente de Amazon a México.

En 2019 se sumaron 3.2 millones de individuos que compran a través de Internet y en total suman 19.1 millones en México.

Mientras las tiendas tradicionales departamentales o supermercados apenas aumentan sus ventas por arriba de la inflación, miren cómo le fue a Mercado Libre el año pasado:

“Pasando a México, el crecimiento en ese mercado fue muy fuerte durante el trimestre.

El GMV (Volumen Bruto de Mercancía) aceleró 53 por ciento sobre una base neutral de tipo de cambio”, reportó la empresa a sus accionistas respecto de sus ventas de 2019. Les ayudó una mejora en el tiempo de entrega de sus pedidos e inversiones en marketing.

Dos. ¿Si el smartphone es el rey… la televisión es la reina? De todas las casas con TV en México, 86 por ciento tienen una TV digital y considerando que más de la mitad o 56 por ciento de los hogares nacionales tienen Internet, es fácil entender la relevancia de Netflix.

Hay unos 60 millones de mexicanos o más que pueden consumir películas, series y contenidos de YouTube en su sala o en la recámara.

Esta “tele” parece quitarle atención a la PC o a la laptop, de acuerdo con las estadísticas del INEGI que muestran una baja.

“El porcentaje de usuarios de computadora observado es menor en dos puntos porcentuales respecto del registrado en 2018”, indica el estudio.

Algo similar ocurre con la atención que reciben libros, revistas y periódicos vía Internet, pues el 47.3 por ciento de los usuarios buscan estos medios, pero la cifra es 1.4 puntos porcentuales inferior que la del año pasado.

Tres. La gente está hambrienta de… datos. El grupo de quienes respondieron que buscan información a través de Internet ascendió a un 91 por ciento en 2019 que se compara con 87 por ciento de 2018, en números cerrados.

La oportunidad de crear valor para esas personas es amplia para quien sepa ver el beneficio económico o social de conseguirlo.

Por cierto, hoy inició en Mérida el Foro Latinoamericano de Inversión de Impacto en que participa gente como Rodrigo Villar, de New Ventures; John Kluge de Refugee Investment Network y Morgan Simon, de Candide Group. También, Cemex, dirigida por Fernando González, lanzó ayer la convocatoria para emprendedores para el décimo Premio Cemex-Tec.

Hay capital y si quieren información, búsquenla... ya saben en dónde.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.