¿Quién ya firmó un ‘nuevo’ contrato de Pemex?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Quién ya firmó un ‘nuevo’ contrato de Pemex?

COMPARTIR

···

¿Quién ya firmó un ‘nuevo’ contrato de Pemex?

17/07/2019
Actualización 17/07/2019 - 10:26

El control de los hidrocarburos regresa al Poder Ejecutivo como en los viejos tiempos y sin fórmulas nuevas más allá de una propuesta de reducirle impuestos a Pemex que podría avanzar en el Legislativo.

No, no son nuevos los CSIEE o contratos de servicios de largo plazo para la producción de petróleo que ayer mencionó el actual líder de la petrolera, Octavio Romero.

El primero fue firmado con la petrolera texana Lewis Energy, de Rod Lewis, el 29 de marzo de 2018, durante la administración de Enrique Peña Nieto.

Con la firma de ese CSIEE lo que hizo Lewis fue cambiar los compromisos de un contrato previo a uno mejorado en el que ellos invierten todo lo necesario y Pemex les paga en función del volumen de crudo o gas que obtengan para la empresa.

Así serán los que sigan. No hay reglas nuevas. Romero no dijo ayer que lo fueran. Con eso a la vista no habrán más 'Rondas' en lo próximo.

Tendremos otros concursos en los que empresas competirán para tener contratos del tipo de CSIEE que les concederán en la práctica el derecho de explorar y producir hidrocarburos para Pemex en una zona delimitada del país. Invertirán su propio dinero y obtendrán a cambio el pago de una cuota de su único cliente: Pemex.

Quedan de lado las licitaciones de las citadas 'Rondas' en las que empresas compitieron para —aquí viene lo sutil— tener contratos que les concedieron el derecho de explorar y producir hidrocarburos invirtiendo su propio dinero en una zona delimitada del país —sí igual que en el caso anterior— pero obteniendo a cambio el pago de aproximadamente 20 por ciento de las utilidades del negocio de la venta directa del crudo y gas, mientras entregan el restante 80 por ciento al estado de los mexicanos.

Lo que cambia en buena medida es el número de vigilantes en el proceso. Hasta el año pasado aún existieron los dos mundos: el de Pemex que siempre mantuvo el control opaco de la mayoría de los recursos petroleros y el de los ciudadanos representados por la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), que no tiene partido.

Sabemos que lo que ocurre en Pemex se queda en Pemex, las Rondas en cambio fueron vigiladas por todos, incluyendo Pemex que participó en esos concursos.

No esperemos mucho de los CSIEE. El mercado internacional no lo hace. Citibank estima próxima otra baja en el rating de calificación crediticia de la petrolera.

El dólar otra vez subió ayer, pese al esfuerzo del Banco de México por contener el tipo de cambio.

Los CSIEE se basan en normas y leyes aprobadas algunas desde los cambios legales empujados por Felipe Calderón en 2008 —¿Alguien recuerda aquello del “tesoro”?— y fortalecidos durante la aprobación de la reforma energética durante el sexenio anterior.

Cuesta trabajo, pero requerimos entenderlo: las reservas que están en poder de Pemex no están bajo el control de los mexicanos. Eso es la clave para comprender lo que ayer presentó el director de la petrolera durante la conferencia matutina del presidente.

En la práctica, lo que es de Pemex es administrado solo por una élite de ciudadanos sentados en el Consejo de Administración de la empresa, mesa en cuya cabecera se sienta el enviado de quien dirija el poder Ejecutivo, en estos días corresponde a AMLO el privilegio.

Lo que es de los mexicanos, en cambio, debe ser del estado que ellos conforman y que encargan al Poder Ejecutivo, al Legislativo y al Judicial. En el mejor de los casos administrado por ciudadanos seleccionados al menos por dos de esos poderes, como fueron escogidos los comisionados de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) que poco a poco se desdibujan.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.