Mexicali: todos perdimos
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Mexicali: todos perdimos

COMPARTIR

···
menu-trigger

Mexicali: todos perdimos

25/03/2020
Actualización 25/03/2020 - 13:27

El fin de semana pasado se llevó a cabo en Mexicali una consulta organizada por el gobierno federal para preguntar si la planta cervecera de Constellation Brands debería construirse y operar en dicho municipio, o no. La consulta pública es toda, por cualquier lado, una aberración. Con 36 mil 781 votos, de un padrón de 795 mil electores, el 76 por ciento votó en contra de la planta.

Constellation comercializa la cerveza Corona en Estados Unidos desde que InBev compró el cien por ciento de Grupo Modelo. El conflicto social de Constellation data del inicio del proyecto durante la administración del exgobernador, Francisco Vega, y los errores que se cometieron por parte de su gobierno.

Sin embargo, la llegada a la presidencia de AMLO ofrecía una gran oportunidad para corregir los errores del exgobernador, aclarar la situación con respecto del agua, y poder llegar a soluciones que beneficiaran a todas las partes: a los habitantes de Mexicali, a los agricultores y a la planta industrial.

Con el objetivo de encontrar dicho arreglo, el gobierno de López Obrador impulsó mesas de trabajo entre la empresa y Semarnat, Segob, Conagua, la Oficina de la Presidencia, así como el gobierno de BC y el municipio de Mexicali. Todo indicaba que se estaba avanzado en una solución. El tema central del conflicto radica en el uso del agua, para cuya solución lo que se requiere es invertir en sistemas de riego agrícola eficiente en el valle de Mexicali, como los de Imperial Valley, Arizona; con riego por goteo que reducirían el consumo de agua agrícola en un 50 por ciento y además incrementaría su productividad.

Incluso con permisos que habían sido auditados y aprobados en múltiples ocasiones, una inversión privada es cancelada en una consulta pública llena de falsedades. No es la manera de gobernar, ni de atraer inversión, ni de resolver los problemas de la gente. Al menos autoridades y empresa han manifestado su voluntad de diálogo, pero urgen resultados concretos e inmediatos a favor de la economía y México.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.