World Justice Project y la 4T
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

World Justice Project y la 4T

COMPARTIR

···

World Justice Project y la 4T

06/03/2019
Actualización 06/03/2019 - 14:39

Hace unos días se publicó el índice 2018 del Proyecto de Justicia Mundial (World Justice Project). México salió peor que en 2016, ocupando el lugar 99 de 126 países. Era de esperarse. Peña Nieto y su gobierno llevaron a México del lugar 50, en 2012, al 99; es decir, perdimos 49 posiciones. Ese, entre tantos otros indicadores, es testimonio del legado de su pésima gestión.

El lugar que ocupamos es patético. Dinamarca, Finlandia, Noruega, Suecia y Holanda ocupan los primeros cinco lugares, respectivamente (pero son nórdicos, podemos justificar). Sin embargo, más cerca de nuestra geografía, Costa Rica es el lugar 24; Chile, 25; Argentina, 46; Brasil, 57, y Perú, 70. Les siguen Colombia y El Salvador que ocupan los lugares 80 y 84; Guatemala, número 96 en el índice, nos pisa los talones.

En cada una de las ocho categorías que se miden en el índice estamos reprobados. En equilibrio de poderes ocupamos el lugar número 84; en ausencia de corrupción, 117; en derechos humanos fundamentales, 73; en seguridad y orden, 117; en cumplimiento de regulación, el lugar 87; en justicia civil, 113, y en justicia penal, 115. Sólo en gobierno abierto y transparencia México tiene una posición aceptable, ocupando el número 35.

Por este deterioro en materia de legalidad, justicia, Estado de derecho y respeto a los derechos humanos, es que López Obrador arrasó en la elección de julio del año pasado. De ahí el malestar social en el país. AMLO hizo de la corrupción el eje central de sus promesas: erradicar la corrupción le daría al gobierno 500 mil millones de pesos anuales, crecimiento del 4 por ciento del PIB, justicia y bienestar. En la corrupción, afirma el presidente con razón, está el corazón de todos nuestros males.

La 4T tiene la enorme oportunidad para revertir esta tendencia y encausar a México en la ruta de la cultura de la legalidad, tanto en el sector público como en el privado. Si en seis años regresamos al lugar número 50 se habrá avanzado de manera fundamental en el factor más importante que el país necesita: “Nada ni nadie por encima de la ley”.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.