¿Con Claudia al DesPEÑAdero?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Con Claudia al DesPEÑAdero?

COMPARTIR

···

¿Con Claudia al DesPEÑAdero?

15/05/2019

¿Qué le dirá el priismo a Claudia Ruiz Massieu el próximo 2 de junio? Porque todo indica que, así como con su tío Carlos Salinas de Gortari, que por primera vez en la vida el Revolucionario Institucional perdió Baja California, en las próximas elecciones están en riesgo de perder… pero el registro. ¡Así como lo está leyendo! De acuerdo con la encuesta telefónica que Varela y asociados levantó del 6 al 8 de mayo (o sea, está muy fresca) su candidato, Enrique Acosta, en la votación bruta sacaría un 3 por ciento y en la efectiva un 4 por ciento; pero esto no es lo peor, sino que en febrero los números eran 6 y 8 por ciento, respectivamente. Ojo, la elección del candidato a góber de BC fue una consulta a la base, y por lo que se ve no es una buena medida. Será una llamada de atención al priismo para que recapacite y piense en cambiar el método.

En Puebla, Alberto Jiménez, de acuerdo con la misma casa encuestadora, también perderá y quedará en un muy lejano tercer lugar, obteniendo sólo un 10 por ciento. Aquí la buena noticia es que no perderán el registro, y así sígase con los demás estados.

Las quejas son básicamente que Claudia no ha hecho de la presidencia del partido su principal prioridad. Baste decir que, dicen, está más preocupada por salvar cara, quedar bien con todos, que por atender lo prioritario, que son las elecciones. “¡Que no nos venga a vender que pidió una licencia al Senado 25 días antes de las elecciones! Pues ya están en el extraordinario y tampoco tendría mayor cosa que hacer. Eso se llama quererle vender chiles a Clemente Jacques”, me dijo un militante –como pueden leer un poco molesto.

“Tampoco ha hecho nada para lograr un proceso imparcial para las elecciones de presidente del partido y menos aún ha tomado decisiones. Ni los candidatos ni los gobernadores tienen por qué hacerlo, ¡ese es su trabajo! Ah, pero qué tal Zamora, sí, Arturo Zamora, ese que sí le entiende, y es un viejo zorro, anda operando por debajo de la mesa queriendo quedarse con el partido y en una de esas ser diputado y coordinador”.

Ahora bien, me pregunto: ¿quién está alargando el proceso para definir al nuevo presidente? Y no menos importante: ¿Para qué lo está haciendo? Otro ejemplo de la falta de liderazgo de esta presidencia, me dicen, es ¿cómo le permitieron a la Sra. Piñón, quien hasta hace dos minutos era panista, levantar la mano para dirigir el PRI? ¿Cómo?” Bueno, y aunque no estén para saberlo, les cuento que la Piñón se aventó en un video en redes para pegarle a Narro, asegurando que el PRI necesita ser más revolucionario y menos institucional. Sí, dijo, más Piñón y menos Narro. ¿Cómo la ven?

Ah, y lo que tampoco puedo dejar de recordarles es que al Consejo Político iba ataviada de Rojo, como si así tuviera más calidad moral o ética para contender; y en el video, qué les cuento, vestía de blanco. ¿Será qué contrató a Ale Sota como asesora? Pues ella fue la artífice del nuevo traje militante priista tecnócrata de blanco, ¿o ya se nos olvidaron las campañas de Alfredo del Mazo y de Pepe Meade? De Sota sé que, luego de no encontrar cabida en la 4T por más que la buscó, ahora anda en Panamá.

Hasta hoy, me cuenta otra de mis fuentes, no hay dinero para operar ni el primer piso para las próximas elecciones estatales ni los candidatos han recibido apoyo alguno ni en dinero ni en estrategia jurídica ni de campaña ni nada. La irresponsabilidad y el nivel de desorganización de la actual presidencia es grande, y para que puedan dimensionarla, déjenme decirles que el INE al PRD le hizo solamente un señalamiento, mientras que al Revolucionario Institucional le hizo cuatro, ¡quihúboles!

La derrota el próximo 2 de junio será tal, que en el Consejo Político del otrora Partidazo no dejarán que esté un minuto más esta dirigencia, cuya fecha de caducidad es el 19 de agosto. Ah, y qué tal que mientras unos góbers muestran su avaricia otros juegan al “No voy a tomar partido”, como Del Mazo, del Edomex; Astudillo, de Guerrero, y Omar Fayad, de Hidalgo, ¿ustedes les creen? Yo, como a Madrazo, ¡tampoco!

En fin, Ruiz Massieu perdió el eje de su presidencia, que no son las elecciones ni la conformación de un padrón de militantes actualizado, es ni más ni menos que la sobrevivencia... ¡del PRI!

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.