El día en que escapó Lozoya
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El día en que escapó Lozoya

COMPARTIR

···

El día en que escapó Lozoya

19/07/2019
Actualización 19/07/2019 - 14:03

Nada, por increíble que parezca, fue lo que hizo Emilio Lozoya para esconderse de la FGR de Alejandro Gertz Manero, el 28 de mayo, cuando catearon su domicilio en las Lomas de Chapultepec. De hecho, déjenme platicarles que de acuerdo con los testimonios que recogí, todo parece indicar que el exdirector de Pemex fue visto esa misma tarde entrar a una lujosa torre en la calle mega 'tú las traes' en Rubén Darío, en el corazón de Polanco.

Dimensionando aún más la zona, para darnos una idea más clara, por ahí Mariasun Aramburuzabala vendió un inmueble a 20 mil dólares el metro cuadrado, cuando en Central Park el promedio es de 15 mil, ¡ay nomás!

De hecho, algunos curiosos alertaron, vía redes sociales, del suceso (aquí la foto), pero nadie de la 4T se apareció de manera formal para investigar y atrapar al exfuncionario.

El depa era uno de sus sitios preferidos y muchos decían que era de su propiedad, pero no, pertenece a William Karam, dueño de Hidrosina, empresa a la cual el gobierno de Enrique Peña Nieto siempre tuvo entre sus consentidas, y el de AMLO entre ceja, madre y oreja por los rumores de que vendía gasolina del huachicol.

Vale la pena aclarar que, mientras muchos aseguran que Alejandro Gertz NO pudo avisarle a su exabogado Javier Coello Trejo, quien también representa a Lozoya, sobre los operativos en contra del exdirector de Pemex, muchos otros creen que sí hubo 'pitazo' y 'ceguera' para ayudarlo. Por cierto, en su momento, en esta Sobremesa les dije que Lozoya andaba por Alemania, ya que su esposa es de aquellos lares; sin embargo, dicho país no mete las manos al fuego por sus ciudadanos naturalizados. Así pues, hoy el rumor es que podría andar por Rusia, para que luego no se quejen de que no avisamos.

La incertidumbre generalizada por el aplazamiento de la apertura de propuestas para la compra consolidada de medicamentos del segundo semestre del año, se ha nutrido de diversos hechos:

De 2016 a noviembre de 2018, a petición de su amigo Pablo Escandón, Alfonso Romo se incorporó como consejero independiente del Consejo de Administración de Nadro, la distribuidora que presentó no una, no dos, sino tres empresas a la licitación de medicamentos, hecho considerado como inmoral por la industria en general.

También, de acuerdo con diversas fuentes, Nadro enfrenta problemas de liquidez y supuestamente ha dejado de pagar a sus acreedores, quienes han recibido como explicación que el recurso se ha destinado a invertir en su infraestructura de distribución.

¿Será que la empresa se está fortaleciendo, teniendo como objetivo la próxima licitación para la distribución de medicamentos en todo el país? Y no está de más que también los anote para el mercado de alta especialidad y oncológicos con sus otras dos empresas, BT1 y Sohin.

Qué les cuento, que el excomisionado de la CRE, Guillermo García Alcocer, quien fue atacado y perseguido por la 4T, ya tiene una chamba… –música de suspenso tipo escena de Psicosis, cuando el asesino está por abrir la cortina del baño y apuñala a su víctima. No, no crean que hará algo similar a Rocío Nahle o a otros, sólo quería ponerle más sabor a la nota antes de develarles que se integrará como: maestro del ITAM. Sí señores, a la universidad de los neoliberales fifís que tanto critica este gobierno. Enhorabuena para él y para sus próximos alumnos, quienes aprenderán de un hombre hecho y derecho y con conocimientos que no están en tela de juicio.

Pues mientras muchas marcas decidieron conmemorar los 50 años de la llegada del hombre a la Luna, ellos lo hicieron ¡al revés! De hecho Vincent Montalescot, vicepresidente de marketing de Montblanc International, vino a México a presentar la colección StarWalker, con la cual celebraron el momento de auge cuando los exploradores espaciales voltean a ver a la Tierra desde el espacio y experimentan la belleza y lo precioso del planeta que ellos llaman casa. ¡Quihúboles!

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.