La destrucción es intencional
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La destrucción es intencional

COMPARTIR

···
menu-trigger

La destrucción es intencional

11/11/2019

Qué les cuento, que la losa de cimentación del edificio terminal del NAIM, sí, la famosa X que se ve desde el cielo, ya tiene daños estructurales; en términos de ingenieros, ya bufó en los dedos. En palabras coloquiales, los extremos de la X ya se levantaron hasta 20 centímetros. Oooooobvio, estamos a 3,2,1 que AMLO, Riobóo o Jiménez Espriú salgan a decirnos: 'De la que los salvamos. Miren cómo estaba mal planeado. Vean cómo se está partiendo'. Relájense. Nada más alejado de la realidad, pues ellos, la 4T, son responsables de este daño, que ya es irreversible al NO preservar la obra, como lo mandatan los amparos otorgados por el Poder Judicial.

Me explico:

Para la construcción del Edificio Terminal de Pasajeros, ícono del NAIM, se requería una losa de cimentación, la cual fue adjudicada mediante una LICITACIÓN PÚBLICA, a la constructora ICA, por casi 8 mddp.

Para su ejecución, excavaron aproximadamente 6 metros de profundidad en un área de 310 mil metros cuadrados; es decir, se retiraron 3 millones de metros cúbicos de material.

Se utilizaron más de 520 mil metros cúbicos de un concreto diseñado especialmente para soportar las características especiales del terreno (salino), en los laboratorios de Cemex en Suiza. Además, les cuento que esta losa fue diseñada por Arup, una de las empresas de ingeniería más importantes del mundo, la cual proyectó, entre otras obras, la Opera de Sidney, símbolo de Australia, la cual casualmente está en el agua. Una vez construida la losa de cimentación, en tiempo y forma, el consorcio CTVM (encabezado por Carlos Slim) inició la construcción del edificio terminal.

Ahora bien, cuando el proyecto fue cancelado, la losa de cimentación quedó abandonada y, al no seguir la construcción, no se compensó con un peso o carga sobre la losa, para mantenerse estable. Además, súmele que dejaron de bombear el agua del subsuelo. Explicado lo anterior, la losa ya presenta grietas y en unos meses más el daño será estructural, el cual –inhale y tómese fuerte– podría imposibilitar su uso futuro. O sea, están tirando a la basura casi 8 mmdp. Dimensionando esta cifra, sólo déjenme decirles que en el Proyecto de Presupuesto de la Federación hay 5,372 mdp para ejercer el próximo año para Santa Lucía. ¡Los cuales ni para tapar una muela servirán!

Luego entonces, en unos años veremos:

¿Quién destruyó este patrimonio del pueblo bueno y sabio? Así como, ¿a quién responsabilizarán?

a) AMLO

b) Jiménez Espriú

c) Riobóo

d) Pueblo bueno y sabio que participó en la 'encuesta'

e) Todos los anteriores

En una semana compleja por la negociación del Presupuesto, dos señalados anteriormente como connotados miembros de “la mafia del poder”, Luis Carlos Ugalde, expresidente del IFE, y quien fuera secretario de Gobernación, Alejandro Poiré, organizan un seminario sobre la industria de los asuntos públicos y las relaciones de la IP con el gobierno de la 4T. Uno de los paneles analizará si se evalúa a AMLO “con lentes neoliberales”. Otro, la honorabilidad en el cabildeo de asuntos en el Congreso. ¡Qué nervios! Pero a saber si el gobierno tomará nota o enviará al foro –mañana la Escuela de Gobierno del Tec de Monterrey en la CDMX– a la secretaria de la Función Pública o de plano al jefe de la Unidad de Inteligencia Financiera.

Sin lugar a dudas yo estoy lejos de ser una experta en derechos humanos, pero sí sé leer, y en los requisitos para ser ombudsperson dice que tener un cargo partidista te hace inelegible. Así pues, Rosario Piedra NO puede ser elegida, puesto que tomó protesta como responsable en Morena de Derechos Humanos. Señora, le pregunto: ¿cuenta usted con el nivel ético y moral para ser ombudsperson con tanto cuestionamiento? Sabiéndose que es in-e-le-gi-ble, ¿qué fuerza tendrán sus recomendaciones? Aquí las pruebas de su imparcialidad.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.